Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a la enfermedad pericárdica

Por Brian D. Hoit, MD, Professor of Medicine and Physiology and Biophysics;Director of Echocardiography, Harrington-McLaughlin Heart and Vascular Center, Case Western Reserve University;University Hospitals, Case Medical Center

La enfermedad pericárdica (del pericardio) afecta al pericardio, un saco flexible compuesto por dos capas, que envuelve el corazón.

El pericardio mantiene el corazón en su sitio, evita que se llene demasiado de sangre y lo protege de posibles lesiones producidas por infecciones en el tórax; aun así, no es indispensable para la vida. Si se extirpa, el efecto sobre el funcionamiento del corazón es mínimo.

Por lo general, el pericardio contiene entre sus dos capas una cantidad suficiente de líquido lubricante para que una capa se pueda deslizar con facilidad sobre la otra. Este espacio entre las dos capas es muy pequeño. Sin embargo, en algunos trastornos se acumula líquido adicional en este espacio (denominado cavidad pericárdica), lo que provoca su agrandamiento.

De forma excepcional, puede que el recién nacido nazca sin pericardio o que presente defectos tales como zonas débiles u orificios. Estos defectos son peligrosos porque el corazón o un vaso sanguíneo principal pueden llegar a salir (herniarse) por un orificio del pericardio y quedar atrapados. En estos casos, la muerte puede producirse en minutos. Por ello, estos defectos se suelen corregir mediante una intervención quirúrgica. Si no es posible corregirlo, se extirpa la totalidad del pericardio. Otros trastornos se deben a infecciones, a heridas o a la diseminación de un cáncer.

El trastorno más frecuente del pericardio es la inflamación (pericarditis), que puede presentarse inmediatamente después del suceso desencadenante. Esta inflamación súbita es la pericarditis aguda (ver Pericarditis aguda). Otras veces puede tardar entre unas pocas semanas y varios meses en aparecer; si este es el caso y además existe otro trastorno que la desencadenó se denomina pericarditis subaguda. La pericarditis crónica es la que dura más de 6 meses (ver Pericarditis crónica).

Recursos en este artículo