Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Linfedema

Por James D. Douketis, MD, Professor, Divisions of General Internal Medicine, Hematology and Thromboembolism, Department of Medicine;Director, Vascular Medicine Research Program, McMaster University;St. Joseph's Healthcare Hamilton

El linfedema es la acumulación de linfa en los tejidos, lo que provoca hinchazón.

  • Cuando los vasos linfáticos se lesionan o se obstruyen, el fluido linfático no puede drenarse y se acumula en los tejidos, causando inflamación.

  • Este edema puede reducirse mediante vendajes de compresión y medias neumáticas.

El linfedema se produce cuando el sistema linfático no puede evacuar adecuadamente la linfa de los tejidos, produciendo hinchazón. El linfedema puede deberse a:

  • Alteraciones de nacimiento (congénito, también denominado linfedema primario)

  • Alteraciones desarrolladas posteriormente (linfedema secundario o adquirido)

Linfedema congénito

Algunos trastornos hereditarios pueden causar un linfedema congénito. Estos trastornos varían en función de la edad a la que la inflamación resulta aparente.

Este trastorno se produce porque el número de vasos linfáticos es tan reducido que no pueden transportar toda la linfa. El problema casi siempre afecta a las piernas. En raras ocasiones afecta a los brazos. Las mujeres tienen mayor probabilidad que los hombres de padecer linfedema congénito.

La hinchazón se manifiesta desde el nacimiento solo en casos excepcionales, ya que, por lo general, los vasos linfáticos pueden transportar la pequeña cantidad de linfa que se produce en el lactante. Más a menudo, la hinchazón aparece con posterioridad, cuando el volumen de linfa aumenta y supera la capacidad del reducido número de vasos linfáticos existente.

La hinchazón comienza gradualmente en una de las piernas o en ambas. La primera señal de linfedema puede ser el aumento de volumen del pie, que hace que al final del día se note que el calzado aprieta. El calzado puede dejar marcas en la piel del pie. (Muchas personas que no sufren linfedema experimentan hinchazón después de estar de pie durante periodos prolongados; pueden presentar marcas alrededor de los tobillos después de usar calcetines cortos, pero las marcas son mucho menos profundas que las del linfedema y la zona circundante no está hinchada).

En las etapas iniciales del linfedema congénito, la hinchazón desaparece cuando se eleva la pierna. Este trastorno empeora con el tiempo: la hinchazón se vuelve más notoria y no desaparece por completo, ni siquiera después de una noche en reposo.

Linfedema congénito

Trastorno

Edad al inicio de los síntomas

Comentarios

Linfedema congénito

Antes de los 2 años

La enfermedad de Milroy, un subtipo, también causa ictericia (coloración amarillenta de la piel) y diarrea.

Linfedema praecox

2–35 años

La enfermedad de Meige, un subtipo, también provoca que la persona tenga pestañas adicionales, el paladar hendido e hinchazón de las piernas, los brazos y la cara.

Linfedema tarda

Después de los 35 años de edad

Algunas de las personas afectadas (aunque no todas) tienen familiares afectados por este trastorno.

Linfedema adquirido

El linfedema adquirido es más frecuente que el congénito. Suele darse después de una intervención quirúrgica mayor, en especial después de un tratamiento contra el cáncer en el que se han extirpado los ganglios y los vasos linfáticos, o cuando estos han sido tratados con radioterapia. Por ejemplo, tras extirpar un cáncer de mama y los ganglios linfáticos axilares, suele hincharse el brazo. La cicatrización de los vasos linfáticos como consecuencia de infecciones recidivantes también puede causar linfedema, pero este tipo de fibrosis es muy poco frecuente, excepto en pacientes con una infección producida por el parásito tropical Filaria (filariasis).

En el linfedema adquirido, la piel parece sana pero está hinchada. Al presionar la zona con un dedo no queda una señal característica como sucede cuando el edema es debido a un flujo inadecuado de sangre por las venas. En raras ocasiones, especialmente en la filariasis, la extremidad hinchada se vuelve exageradamente grande y la piel está tan gruesa y arrugada que tiene un aspecto similar al de la piel de un elefante. Este trastorno se denomina elefantiasis.

Diagnóstico de linfedema

  • Evaluación médica

  • A veces, imágenes de diagnóstico

Por lo general, el linfedema puede diagnosticarse a partir de los síntomas de la persona. En algunas ocasiones es necesario realizar una prueba de diagnóstico por la imagen, como una ecografía, una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética nuclear (RMN) para determinar la ubicación del bloqueo. En las zonas donde la filariasis es frecuente, pueden requerirse pruebas para detectar la presencia del parásito.

Tratamiento del linfedema

  • vendajes o medias de compresión

El linfedema no tiene cura. En las personas afectadas por linfedema leve se puede reducir la hinchazón con medias de compresión sobre la pierna o una manga compresiva aplicada al brazo. Las personas más gravemente afectadas pueden utilizar medias de compresión neumática intermitente todos los días durante varias horas, dependiendo de la extensión de los síntomas, para reducir la hinchazón. Una vez que la hinchazón se ha reducido, se deben utilizar a diario medias elásticas graduadas hasta la rodilla o el muslo, desde el momento de levantarse hasta el de acostarse. Estas medias aplican presión en el tobillo y menos presión a medida que suben por la pierna. Esta medida controla la hinchazón solo hasta cierto punto. Para reducir la hinchazón en el linfedema del brazo se pueden usar a diario mangas de compresión neumática, parecidas a las medias neumáticas; también existen mangas elásticas.

En la elefantiasis, se puede extirpar quirúrgicamente la mayor parte de los tejidos hinchados bajo la piel.

Recursos en este artículo