Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción al sistema venoso

Por James D. Douketis, MD, Professor, Divisions of General Internal Medicine, Hematology and Thromboembolism, Department of Medicine;Director, Vascular Medicine Research Program, McMaster University;St. Joseph's Healthcare Hamilton

Las venas llevan al corazón la sangre procedente de todos los órganos del cuerpo. Las grandes venas transcurren paralelas a las grandes arterias y, por lo general, se llaman igual, pero el trayecto del sistema venoso es más difícil de identificar que el del sistema arterial. Numerosas venas de pequeño calibre, sin nombre, forman redes irregulares y se conectan con las grandes venas.

Muchas venas, sobre todo las de los brazos y las de las piernas, tienen válvulas que actúan en un solo sentido. Cada válvula está formada por dos aletas (cúspides u hojuelas) cuyos bordes hacen contacto entre sí. A medida que la sangre se desplaza hacia el corazón, empuja a las cúspides para que se abran como un par de compuertas abatibles antirretorno. Si la fuerza de la gravedad o las contracciones de los músculos intentan hacer retroceder la sangre o si la sangre comienza a estancarse en una vena, se fuerza el cierre de las cúspides, lo que evita que el flujo de sangre vuelva hacia atrás. De este modo, las válvulas contribuyen al retorno de la sangre al corazón, abriéndose cuando la sangre fluye hacia el corazón y cerrándose cuando esta, por la ley de la gravedad, debería circular en sentido contrario.

El cuerpo tiene:

  • Venas superficiales, situadas en la capa de grasa que se encuentra debajo de la piel

  • Venas profundas, que se encuentra en los músculos y a lo largo de los huesos

Unas venas cortas, denominadas venas perforantes, conectan las venas superficiales con las profundas.

Las venas profundas desempeñan un papel crucial en la propulsión de la sangre hacia el corazón. Las válvulas de sentido único de las venas profundas evitan que la sangre retroceda, y los músculos que rodean a estas venas las comprimen, lo que contribuye a impulsar la sangre hacia el corazón, del mismo modo que sale el dentífrico cuando se aprieta el tubo. Los potentes músculos de la pantorrilla son especialmente importantes, ya que, en cada paso, comprimen con energía las venas profundas de las piernas. Estas venas transportan el 90% o más de la sangre que circula desde las piernas hasta el corazón.

Venas profundas de las piernas

Válvulas venosas de sentido único

Cada válvula está formada por dos aletas (cúspides u hojuelas) cuyos bordes hacen contacto entre sí. Estas válvulas ayudan a que las venas devuelvan la sangre al corazón. A medida que la sangre se desplaza hacia el corazón, empuja a las cúspides para que se abran como un par de compuertas abatibles antirretorno (se muestra a la izquierda). Si la fuerza de la gravedad intenta de forma momentánea hacer retroceder la sangre o si la sangre comienza a estancarse en una vena, se fuerza el cierre inmediato de las cúspides, lo que evita que el flujo de sangre vuelva hacia atrás (se muestra a la derecha).

Las venas superficiales tienen el mismo tipo de válvulas que las venas profundas, pero no están rodeadas de músculos. Por lo tanto, la sangre de las venas superficiales no se ve impulsada hacia el corazón por la acción compresora de los músculos y fluye más despacio que la sangre de las venas profundas. Gran parte de la sangre que circula por las venas superficiales se desvía hacia las venas profundas a través de las numerosas venas perforantes que conectan los dos sistemas. Las válvulas de estas venas permiten que la sangre fluya desde las venas superficiales hacia las venas profundas, pero no en sentido inverso.

Problemas con las venas

Los principales problemas que afectan a las venas son los siguientes:

  • Conexiones anómalas entre las arterias y las venas, denominadas fístulas arteriovenosas o deformaciones arteriovenosas, que pueden ser congénitas o desarrollarse a lo largo de la vida

  • Inflamación de una vena superficial como consecuencia de un coágulo de sangre (tromboflebitis)

  • Coágulo de sangre en el interior de una vena profunda (trombosis)

  • Defectos que producen hinchazón (distensión) de la vena (venas varicosas)

Las venas de las piernas sufren un especial riesgo de coágulos o de hinchazón venosa porque cuando una persona está de pie, la sangre debe circular desde las venas de las piernas hacia arriba, superando la fuerza de gravedad, hasta llegar al corazón.

Recursos en este artículo