Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Mixomas

Por Jonathan G. Howlett, MD, Clinical Professor of Medicine;President, University of Calgary;Canadian Heart Failure Society

Un mixoma es un tumor cardíaco primario no canceroso que suele ser de forma irregular y de consistencia gelatinosa.

  • Las personas afectadas pueden sentir ahogo o desvanecimiento, tener fiebre o perder peso.

  • Los médicos confirman el diagnóstico mediante un ecocardiograma.

  • Es necesaria la cirugía para extirpar un mixoma.

La mitad de todos los tumores primarios cardíacos son mixomas. Tres cuartas partes de los mixomas se encuentran en la aurícula izquierda, la cavidad del corazón que recibe sangre con un alto contenido de oxígeno procedente de los pulmones. Los mixomas aparecen por lo general en mujeres, característicamente entre los 40 y los 60 años de edad.

Algunos tipos poco frecuentes de mixomas aparecen en varios miembros de una misma familia. Estos mixomas hereditarios (parte del complejo de Carney, un síndrome constituido por diversos tumores no cancerosos) por lo general se desarrollan en varones jóvenes a mitad de la tercera década, y pueden ocurrir en una o más de cualquiera de las cámaras del corazón.

Obstrucción del flujo sanguíneo en el corazón por un mixoma

Un mixoma en la aurícula izquierda crece de un tallo y se mueve libremente con el flujo de sangre. Con su balanceo, el mixoma puede desplazarse hacia dentro y hacia fuera de la válvula mitral adyacente, la cual se abre de la aurícula izquierda hacia el ventrículo izquierdo. Este movimiento oscilante tapa y destapa la válvula alternativamente, de modo que el flujo sanguíneo se detiene y se inicia de forma intermitente.

Los mixomas de la aurícula izquierda tienen un pedúnculo y pueden balancearse libremente con el flujo sanguíneo, de la misma manera que lo hace un balón sujeto con una cuerda. Al balancearse, pueden entrar y salir por la válvula mitral contigua, que se abre desde la aurícula izquierda hacia el ventrículo izquierdo. Este movimiento oscilante tapa y destapa la válvula alternativamente, de modo que el flujo de la sangre se detiene y se inicia de forma intermitente.

Síntomas del mixoma

Los individuos con un mixoma en la aurícula izquierda pueden sentir ahogo o desmayarse. Al estar en posición erecta, la fuerza de la gravedad empuja al mixoma hacia el interior de la abertura de la válvula mitral, de modo que se bloquea el flujo sanguíneo que pasa por el corazón. Esta obstrucción produce una insuficiencia cardíaca transitoria. Cuando la persona está tumbada, el mixoma se aleja de la válvula y se produce un alivio de los síntomas.

Cuando se desprenden fragmentos de un mixoma o los coágulos de sangre que se forman en su superficie (que se convierten en émbolos), estos pueden viajar por el torrente sanguíneo hasta otros órganos y obstruir allí las arterias. Los síntomas dependen de qué arteria esté bloqueada. Por ejemplo, una arteria obstruida en el cerebro puede producir un accidente cerebrovascular y una arteria obstruida en un pulmón puede causar dolor y expectoración con sangre. Los émbolos son las complicaciones más comunes del mixoma.

Otros síntomas de los mixomas incluyen fiebre, pérdida de peso, dolor articular, síndrome de Raynaud (los dedos de las manos y de los pies se enfrían y duelen si se exponen al frío), un número bajo de glóbulos rojos (anemia) y de plaquetas, y un número alto de glóbulos blancos (leucocitos). La anemia puede causar cansancio, debilidad y palidez. Un bajo número de plaquetas puede causar problemas con la coagulación de la sangre.

Diagnóstico del mixoma

  • Evaluación médica

  • Pruebas de diagnóstico por la imagen

Los mixomas se sospechan basándose en los síntomas de la persona en cuestión. Con un fonendoscopio, los médicos escuchan un sonido (soplo cardíaco) producido por el flujo sanguíneo anormal. El mixoma puede obstruir el flujo sanguíneo que procede del corazón o que regresa a él.

Debido a que muchos de los síntomas de un mixoma también pueden ser causados por muchos otros trastornos, puede ser necesario realizar múltiples pruebas antes de alcanzar el diagnóstico.

Los análisis de sangre indican inflamación, anemia y un número bajo de plaquetas, pero ninguno de estos datos es concluyente.

El diagnóstico se confirma mediante ecocardiograma. A veces son necesarios otros procedimientos, como la angiografía, la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética nuclear (RMN).

Tratamiento del mixoma

  • Cirugía

La extirpación quirúrgica del mixoma habitualmente es curativa. Después de la intervención quirúrgica se realiza periódicamente una ecocardiografía, durante unos 5 años, para cerciorarse de que el mixoma no recidiva.

Recursos en este artículo