Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Prolapso de la válvula mitral

Por Guy P. Armstrong, MD, Cardiologist;Cardiologist, North Shore Hospital, Auckland;Waitemata Cardiology, Auckland Valvular Disorders

El prolapso de la válvula mitral es un trastorno por el cual las "solapas" de la válvula (valvas) protruyen hacia el interior de la aurícula izquierda cuando el ventrículo izquierdo se contrae, lo que a veces permite el escape (regurgitación) de sangre hacia el interior de la aurícula.

  • En algunas ocasiones, el prolapso de la válvula mitral se debe a la debilidad del tejido valvular.

  • La mayoría de las personas no tienen síntomas, pero algunas presentan dolor torácico, pulso rápido, sienten los latidos del corazón y tienen dolores de cabeza migrañosos, fatiga y mareos.

  • Los médicos establecen el diagnóstico al escuchar un chasquido característico a través del estetoscopio colocado sobre el corazón, y lo confirman mediante ecocardiografía.

  • En la mayoría de los casos no es necesario el tratamiento.

La válvula mitral se sitúa en la abertura entre la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo. La válvula mitral se abre para permitir que la sangre de la aurícula izquierda se desplace hasta llenar el ventrículo izquierdo, y se cierra cuando el ventrículo izquierdo se contrae para bombear la sangre a la aorta. El prolapso significa que las aletas de la válvula protruyen hacia el interior la aurícula izquierda cuando se contrae el ventrículo izquierdo. Con el prolapso, la sangre a veces se escapa (regurgita) de nuevo hacia el interior de la aurícula (Ver también Regurgitación de la válvula mitral).

Entre el 1 y el 3% de las personas tienen un prolapso de la válvula mitral. Causa graves problemas en el corazón solo si la regurgitación se vuelve grave, si se produce infección de la válvula (ver Endocarditis infecciosa) o si se rompe el tejido debilitado.

Causas

Por lo general, la causa es una elongación excesiva del tejido de la válvula provocada por la debilidad en el tejido valvular (degeneración mixomatosa). La degeneración mixomatosa es de origen genético. Otros trastornos que parecen aumentar el riesgo de prolapso de la válvula mitral incluyen la enfermedad reumática del corazón, el síndrome de Marfan y el síndrome de Ehlers-Danlos.

Síntomas

La mayoría de las personas con prolapso de la válvula mitral no presentan síntomas. Otras presentan síntomas que son difíciles de explicar basándose únicamente en el problema mecánico. Los síntomas incluyen dolor torácico, pulso rápido, palpitaciones (notarse los latidos del corazón), dolores de cabeza migrañosos, fatiga y mareos. En algunas personas, la presión arterial desciende por debajo de los niveles normales cuando se ponen en pie (hipotensión ortostática).

Diagnóstico

  • Exploración física

  • Ecocardiografía

Los médicos diagnostican un prolapso de la válvula mitral tras escuchar un clic característico a través del estetoscopio. La regurgitación se diagnostica si se ausculta un soplo cuando el ventrículo izquierdo se contrae. La ecocardiografía permite al médico visualizar el prolapso y, si hay regurgitación, determinar su gravedad.

Tratamiento

  • A veces, betabloqueantes

La mayoría de las personas con prolapso de la válvula mitral no requieren tratamiento. Si el corazón late demasiado rápido se administra un beta-bloqueante para hacer más lenta la frecuencia cardíaca y reducir las palpitaciones y los demás síntomas.

Recursos en este artículo