Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Hígado

Por Ali A. Siddiqui, MD, Thomas Jefferson University Hospital

El hígado, con forma de cuña, es el órgano más grande y, en algunos aspectos, el más complejo del cuerpo humano. Sirve como la fábrica de productos químicos del organismo, desempeñando muchas funciones vitales que incluyen desde la regulación de compuestos químicos en el organismo hasta la producción de sustancias que hacen que la sangre se coagule (factores de coagulación) durante una hemorragia.

Funciones del hígado

El hígado produce casi la mitad del colesterol del organismo; el resto proviene de los alimentos. La mayor parte del colesterol fabricado en el hígado se utiliza para la producción de bilis, un líquido espeso, viscoso y de color amarillo verdoso que ayuda a la digestión. El colesterol también es necesario para sintetizar ciertas hormonas, incluidos los estrógenos, la testosterona y las hormonas suprarrenales, y es un componente esencial de todas las membranas celulares. El hígado elabora otras sustancias, entre ellas las proteínas que el organismo necesita para llevar a cabo sus funciones. Por ejemplo, los factores de la coagulación son proteínas necesarias para detener los sangrados. La albúmina es una proteína necesaria para mantener la presión de los líquidos en el torrente sanguíneo.

Los azúcares son almacenados en el hígado en forma de glucógeno y posteriormente descompuestos y liberados al torrente sanguíneo en forma de glucosa a medida que el organismo la necesita, como ocurre, por ejemplo, durante el sueño, cuando una persona pasa muchas horas sin comer y los niveles de azúcar en sangre se vuelven demasiado bajos.

El hígado también descompone sustancias nocivas o tóxicas (toxinas) absorbidas desde el intestino o producidas en otras partes del organismo, y las excreta luego como subproductos inocuos a la bilis o la sangre. Los subproductos excretados a la bilis pasan al intestino y son eliminados del organismo en las heces. Los subproductos excretados a la sangre son filtrados por los riñones y posteriormente eliminados del organismo en la orina. El hígado también altera químicamente (metaboliza) los fármacos (ver Metabolismo de los fármacos), con frecuencia inactivándolos o haciendo más fácil su excreción.

Irrigación del hígado

El hígado recibe sangre directamente de los intestinos y también del corazón, como lo hacen todos los demás órganos. La sangre de los intestinos contiene casi todo lo absorbido por estos, incluyendo nutrientes, fármacos y a veces toxinas. Esta sangre fluye a través de diminutos capilares de la pared intestinal hacia el interior de la vena porta, que desemboca en el hígado. Después la sangre fluye a través de una red de minúsculos canales dentro del hígado, donde se procesan los nutrientes digeridos y las toxinas.

La arteria hepática lleva sangre al hígado desde el corazón. Esta sangre transporta oxígeno hacia los tejidos hepáticos, así como colesterol y otras sustancias para ser transformadas. La sangre procedente del intestino y la que proviene del corazón se mezclan en los tejidos hepáticos y retornan al corazón por la vena hepática.