Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trombosis de la vena porta

Por Nicholas T. Orfanidis, MD, Clinical Assistant Professor, Thomas Jefferson University Hospital

La trombosis de la vena porta es la obstrucción o estrechamiento de dicha vena, que es la que lleva sangre al hígado desde el intestino, a causa de un coágulo de sangre.

  • La mayoría de las personas no presentan síntomas, pero en algunas de ellas, el líquido se acumula en el abdomen, el bazo se dilata y/o se produce una hemorragia grave en el esófago.

  • Por lo general, una ecografía Doppler puede confirmar el diagnóstico.

  • En lo posible se trata la causa, así como los trastornos derivados y se administran fármacos para disolver el coágulo o evitar éste aumente de tamaño o reaparezca.

Al estrecharse u obstruirse la vena porta, la presión aumenta en ella, y este trastorno, llamado hipertensión portal (ver Hipertensión portal), provoca un aumento de tamaño del bazo (esplenomegalia), que a su vez conduce a una dilatación y torsión (varices) de las venas en el esófago (denominadas varices esofágicas) y a menudo en el estómago (llamadas varices gástricas). Estas venas pueden sangrar abundantemente.

La acumulación de líquido en el abdomen (llamada ascitis, ver Ascitis) no es frecuente, pero puede ocurrir cuando las personas también tienen congestión hepática (retorno de la sangre al hígado) o daño hepático, como en caso de cirrosis hepática grave, o cuando se administran grandes cantidades de líquidos por vía intravenosa para el tratamiento de una hemorragia masiva por rotura de varices en el esófago o el estómago. Una trombosis de la vena porta en una persona con cirrosis hepática provoca un empeoramiento de su enfermedad.

Causas

Alrededor del 25% de los adultos con cirrosis padecen una trombosis de la vena porta debido a que el flujo sanguíneo a través de un hígado con cirrosis grave es lento, lo cual hace que la sangre presente más propensión a formar coágulos. Cualquier afección que favorezca la coagulación de la sangre puede causar una trombosis en la vena porta.

Las causas más comunes difieren según la edad:

  • Recién nacidos: infección del muñón del cordón umbilical (en el ombligo)

  • Niños mayores: apendicitis (la infección puede extenderse a la vena porta y desencadenar la formación de coágulos de sangre)

  • Adultos: exceso de glóbulos rojos (policitemia), ciertos tipos de cáncer (hígado, páncreas, riñón o glándula suprarrenal), cirrosis, lesiones, trastornos que favorecen la formación de coágulos, cirugía y embarazo

A menudo, en la causa de la obstrucción confluyen varios trastornos, aunque en aproximadamente un tercio de las personas se desconocen.

Síntomas

La mayoría de las personas no presentan síntomas.

En algunas, los trastornos aparecen de forma gradual como resultado de la hipertensión portal. Las varices que aparecen en el esófago o en el estómago pueden romperse y sangrar, a veces profusamente, y en este caso se produce vómito de sangre, o bien la sangre pasa a través del tubo digestivo y produce heces de color negro, alquitranadas y fétidas (melena).

Diagnóstico

Los médicos sospechan una trombosis portal en las personas en quienes confluyen algunos de los siguientes trastornos:

  • Sangrado de varices en el esófago o en el estómago

  • Agrandamiento del bazo

  • Afecciones que aumentan el riesgo de padecer una trombosis de la vena porta (por ejemplo, la infección del cordón umbilical en recién nacidos o la apendicitis aguda en niños mayores)

Se llevan a cabo análisis de sangre para comprobar si el hígado funciona bien y si está dañado (pruebas de función hepática), pero los resultados suelen ser normales.

La ecografía Doppler normalmente confirma el diagnóstico, ya que muestra la reducción o la falta de riego sanguíneo a través de la vena porta. En algunas personas es necesaria la resonancia magnética nuclear (RMN) o la tomografía computarizada (TC).

La angiografía se realiza si se planea un procedimiento para crear una ruta alternativa del flujo sanguíneo. Para la angiografía, se toman radiografías de las venas después de inyectar un contraste radiopaco (que es visible bajo los rayos X) en la vena porta.

Tratamiento

Si un coágulo de sangre bloquea súbitamente la vena, a veces se utiliza un medicamento que disuelve los coágulos (como el activador tisular del plasminógeno), aunque la efectividad de este tratamiento (denominado trombólisis) no está clara.

Cuando el trastorno aparece de forma gradual, a veces se utiliza un anticoagulante, como la heparina, durante periodos prolongados para ayudar a evitar el crecimiento o reaparición de los coágulos. Los anticoagulantes no disuelven los coágulos existentes.

En los recién nacidos y los niños se trata la causa (por lo general, la infección del cordón umbilical o la apendicitis aguda).

También se tratan los problemas causados por la hipertensión portal. La hemorragia derivada de varices esofágicas puede detenerse utilizando diversas técnicas (ver Tratamiento):

  • Generalmente, con ayuda de un tubo flexible de visualización, o endoscopio, se introducen unas bandas de goma por la boca hacia el interior del esófago con la finalidad de atar las venas varicosas.

  • Los fármacos antihipertensores, como los betabloqueantes y los nitratos reducen la presión en la vena porta y por lo tanto, previenen la hemorragia esofágica.

  • El octreotida, un fármaco que reduce el flujo de sangre hacia el hígado y que, por lo tanto, disminuye la presión en el abdomen, se administra por vía intravenosa con la finalidad de que contribuya a detener la hemorragia.