Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Toracoscopia

Por Noah Lechtzin, MD, MHS, Associate Professor of Medicine and Director, Adult Cystic Fibrosis Program, Johns Hopkins University School of Medicine

La toracoscopia es el examen visual de las superficies pulmonares y de la cavidad pleural mediante un tubo de observación (un toracoscopio). La toracoscopia también se puede utilizar para ciertos procedimientos quirúrgicos. Cuando se utiliza para la cirugía, el procedimiento suele denominarse a cirugía toracoscópica videoasistida (VATS). La toracoscopia es el método más utilizado para obtener muestras de tejido pulmonar para una biopsia. También puede emplearse para tratar la acumulación de líquido en el espacio pleural (derrame pleural).

La VATS se hace normalmente con anestesia general, pero la toracoscopia se puede realizar a veces con la persona despierta pero sedada. El cirujano practica hasta tres pequeñas incisiones en la pared torácica e introduce el toracoscopio en el interior de la cavidad pleural; este procedimiento permite la entrada de aire en la cavidad, provocando el colapso del pulmón. Además de poder observar la superficie pulmonar y la pleura, pueden extraerse muestras de tejido para examen microscópico y para cultivo; así mismo, pueden administrarse fármacos a través del toracoscopio con objeto de impedir una nueva acumulación de líquido en la cavidad pleural. Cuando se retira el toracoscopio, se introduce una sonda pleural para aspirar el aire que ha penetrado en la cavidad pleural durante la intervención, lo que permite de nuevo la expansión del pulmón colapsado.

Las complicaciones son similares a las que aparecen durante la toracocentesis (ver Toracocentesis) y tras una punción con aguja para biopsia pleural. Sin embargo, este procedimiento es más agresivo porque deja una pequeña herida y requiere hospitalización.