Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Síndrome pulmón-riñón

Por Marvin I. Schwarz, MD, The James C. Campbell Professor of Pulmonary Medicine, Division of Pulmonary Sciences and Critical Care Medicine, University of Colorado Denver

El síndrome pulmón-riñón combina tanto la hemorragia alveolar difusa (hemorragia recurrente o persistente en los pulmones) y la glomerulonefritis (lesión de los vasos sanguíneos microscópicos en los riñones en el sujeto que presenta hinchazón corporal, tensión arterial alta, y presencia de glóbulos rojos en la orina).

  • El síndrome pulmón-riñón es casi siempre causado por un trastorno autoinmunitario.

  • Las pruebas diagnósticas implican un análisis de orina, un análisis de sangre para ciertas proteínas (anticuerpos) que indican que el cuerpo está reaccionando a sus propios tejidos, y, a veces, análisis del tejido procedente del pulmón o del riñón.

  • El tratamiento incluye corticoesteroides y en muchas ocasiones ciclofosfamida (un medicamento de quimioterapia).

El síndrome pulmón-riñón puede estar causado por diversos trastornos. El síndrome pulmón-riñón implica una hemorragia alveolar difusa, que es un daño generalizado en los pequeños vasos sanguíneos que irrigan los pulmones, haciendo que la sangre se acumule en los pequeños sacos de aire de los pulmones (alvéolos). También puede aparecer glomerulonefritis, un trastorno de los glomérulos (conjunto de vasos sanguíneos microscópicos en los riñones, con pequeños poros a través de los cuales se filtra la sangre). La glomerulonefritis se caracteriza por la hinchazón de los tejidos corporales (edema), la hipertensión arterial y la presencia de glóbulos rojos en la orina.

Causas

El síndrome pulmón-riñón casi siempre está producido por un trastorno autoinmunitario, como el síndrome de Goodpasture, el lupus eritematoso sistémico (lupus), la granulomatosis con poliangeítis (antes denominada granulomatosis de Wegener), la poliangeítis microscópica, y otros trastornos que causan inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis). Las causas menos comunes incluyen la artritis reumatoide, la esclerosis sistémica (esclerodermia), la polimiositis o la dermatomiositis, los trastornos renales autoinmunitarios, los fármacos (por ejemplo, el propiltiouracilo), y la insuficiencia cardíaca.

Síntomas

Los síntomas típicos incluyen tos (generalmente tos con sangre), dificultad para respirar, fiebre e hinchazón generalizada (edema). De vez en cuando los síntomas son lo suficientemente graves como para causar que los pulmones fallen y el sujeto tenga dificultad severa para respirar, presentando jadeo y coloración azulada de la piel (cianosis). Cuando los pulmones fallan, los tejidos corporales no reciben suficiente oxígeno, y el sujeto puede morir. La afectación renal hace que exista sangre en la orina, pero si la cantidad es muy pequeña, puede que no sea visible. La afectación renal también hace que aumente la tensión arterial. Los síntomas relacionados con los pulmones y los riñones puede que no se presenten de forma simultánea.

Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome pulmón-riñón requiere la presencia tanto de hemorragia alveolar difusa (como en el síndrome de hemorragia alveolar difusa) como de glomerulonefritis. Los médicos a menudo pueden diagnosticar la hemorragia alveolar difusa por los síntomas del sujeto y los hallazgos de la radiografía de tórax. Las radiografías de tórax suelen mostrar manchas blancas anómalas en los pulmones debidas a la hemorragia pulmonar. Si basándose en los síntomas y en los hallazgos de la radiografía de tórax (por ejemplo, si el sujeto no ha expulsado sangre con la tos) el diagnóstico no está claro puede ser necesario introducir un tubo flexible de visualización en los pulmones (broncoscopia) y lavar los pulmones con líquido (lavado broncoalveolar) para verificar la presencia de sangre. El nivel de glóbulos rojos en la sangre se mide para detectar si existe anemia. La glomerulonefritis se diagnostica por los síntomas, mediante un análisis de orina y mediante un análisis de sangre con pruebas de función renal.

Una vez que se ha diagnosticado el síndrome pulmón-riñón, los médicos tratan de determinar la causa. Se realizan análisis de sangre para detectar los anticuerpos que actúan contra los propios tejidos de la persona afectada (denominados autoanticuerpos). Si los resultados no revelan la causa, puede ser necesario obtener un pequeño fragmento de tejido pulmonar o renal para su análisis (biopsia).

Tratamiento

La mayor parte de las personas con síndrome pulmón-riñón tienen enfermedades autoinmunitarias, y el tratamiento suele requerir altas dosis de corticoesteroides (como la prednisona). Si el sujeto está muy grave a menudo se realiza tratamiento con ciclofosfamida para suprimir aún más el sistema inmunológico. A menudo es útil realizar una plasmaféresis, un procedimiento por el cual se eliminan de la sangre los anticuerpos no deseados (ver Control de enfermedades mediante la purificación de la sangre). Muchos pacientes necesitan un tratamiento de apoyo hasta que una crisis aguda de la enfermedad disminuye su intensidad. Por ejemplo, puede administrarse oxígeno, o bien puede ser necesario utilizar ventilación mecánica durante cierto tiempo. Podrán ser necesarias las transfusiones de sangre. Si los riñones fallan, es necesario someter al paciente a diálisis renal o a un trasplante de riñón.