Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica

Por Lee S. Newman, MD, MA, Professor, Departments of Environmental and Occupational Health and Epidemiology;Professor of Medicine, Division of Pulmonary Sciences and Critical Care Medicine, Colorado School of Public Health;Colorado University Anschutz

Las enfermedades relacionadas con la contaminación del aire se consideran enfermedades pulmonares medioambientales (ver Introducción a las enfermedades pulmonares de origen ambiental).

Los principales componentes de la contaminación del aire en los países desarrollados son:

  • El dióxido de nitrógeno (debido a la combustión de combustibles fósiles, como el carbón, el petróleo y el gas natural)

  • El ozono (debido al efecto de la luz solar sobre el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos)

  • Partículas sólidas o líquidas en suspensión

La quema de combustible de biomasa (como madera, excrementos animales y restos de cosecha) es una fuente importante de partículas en espacios cerrados en los países en desarrollo. El humo «de segunda mano» también es una fuente importante de contaminación del aire interior.

Los altos niveles de contaminación del aire pueden provocar ataques (exacerbaciones) en personas con asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Las enfermedades pulmonares relacionadas con la contaminación del aire también aumentan el riesgo de trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos. Las personas que viven en zonas con mucha circulación de vehículos tienen un especial riesgo. La mayoría de las partículas atmosféricas contaminantes provocan que los músculos de las vías respiratorias se contraigan, lo que estrecha la vía (hiperreactividad bronquial). Entre los miembros de la población general, especialmente en niños, la exposición a largo plazo a la contaminación del aire puede aumentar las infecciones respiratorias y los síntomas de los trastornos respiratorios (como la tos y la dificultad para respirar) y disminuir la función pulmonar.

El ozono, que es el componente principal de la bruma industrial (smog), es un fuerte irritante pulmonar. Los niveles tienden a ser más altos en verano, en comparación con otras temporadas, y relativamente mayores al final de la mañana y al comienzo de la tarde, en comparación con otros momentos del día. Las exposiciones a corto plazo causan dificultades respiratorias, dolor torácico e hiperreactividad de las vías respiratorias. Los niños que realizan actividades al aire libre los días en que la contaminación por ozono es alta son más propensos a desarrollar asma. La exposición prolongada al ozono causa una pequeña disminución permanente de la función pulmonar.

La quema de combustibles fósiles con alto contenido de azufre puede crear partículas de ácido que son fácilmente depositadas en la vía respiratoria superior. Estas partículas, llamadas óxidos de azufre, pueden causar que las vías respiratorias se inflamen y se estrechen, lo que provoca síntomas como dificultad respiratoria y aumenta el riesgo de bronquitis crónica.

La contaminación del aire por partículas procedentes de la combustión de combustibles fósiles (especialmente diésel) es una mezcla compleja. Las partículas pueden causar inflamación de las vías respiratorias o pueden afectar otras partes del cuerpo, como el corazón. Los datos de algunos estudios sugieren que la contaminación atmosférica por partículas aumenta las tasas de muerte por cualquier causa, especialmente por trastornos cardíacos y pulmonares.

Los niveles de contaminantes en el aire varían en función de la ubicación y de las condiciones ambientales. Por ejemplo, el ozono tiende a permanecer en el aire en días cálidos y húmedos, especialmente por la tarde y a primeras horas de la noche. El monóxido de carbono tiende a elevarse durante los períodos en que hay muchas personas desplazándose en vehículos hacia el, o desde el, trabajo. El Índice de Calidad del Aire se utiliza para comunicar la intensidad de la contaminación del aire en un momento dado. Las personas, especialmente aquellas con trastornos cardíacos o pulmonares, pueden utilizar el Índice de Calidad del Aire para tomar decisiones sobre sus actividades al aire libre los días en los que los niveles de contaminación son altos.

Índice de calidad del aire*

Valores ICA

Nivel de preocupación por la salud (situación de la calidad del aire)

0–50

Bien

51–100

Moderado

101–150

Poco saludables para los miembros de los grupos sensibles

151–200

Poco saludable

201–300

Muy poco saludable

301–500

Peligroso

*El ICA se basa en los niveles de 5 contaminantes regulados por los Estados Unidos La Agencia de Protección del Medio Ambiente emitió la Ley de Aire Limpio. Los contaminantes son el ozono, las partículas, el monóxido de carbono, el dióxido de azufre y el dióxido de nitrógeno.

Los miembros de los grupos sensibles incluyen a pacientes con cáncer de pulmón o enfermedades del corazón, los niños y los ancianos.

ICA = índice de calidad del aire.

Adaptado de la US Environmental Protection Agency: Air quality index: A guide to air quality and your health. Research Triangle Park, NC, 2009

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

Los médicos basan el diagnóstico en los síntomas, las pruebas de función pulmonar, y la exposición a altas concentraciones de contaminantes conocidos en el aire que se respira en el trabajo y en el domicilio. Los médicos preguntan a los pacientes con trastornos pulmonares como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica si sus síntomas empeoran cuando se exponen a la contaminación del aire.

Las pruebas a menudo no ayudan a diferenciar las enfermedades relacionadas con la contaminación del aire de otros trastornos pulmonares. El diagnóstico puede llegar a ser evidente si muchos trabajadores de la misma profesión y con exposiciones similares desarrollan el mismo trastorno pulmonar, incluso después de grandes exposiciones repentinas.

Prevención

Los trabajadores con exposición a la contaminación del aire deben cumplir con las recomendaciones emitidas por los principales organismos gubernamentales que limitan la exposición a gases, polvos y humos transportados en el aire. Los niños, los ancianos y las personas con asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y otras enfermedades pulmonares deben evitar el ejercicio al aire libre cuando el aire tiene altos niveles de contaminantes.

Tratamiento

  • Tratamiento de los síntomas

Se administran tratamientos para aliviar los síntomas. Por ejemplo, los fármacos utilizados para tratar el asma (como los broncodilatadores, que abren las vías respiratorias) pueden aliviar algunos síntomas. Si los síntomas son graves, algunos sujetos pueden necesitar oxígeno suplementario o ventilación mecánica.

Recursos en este artículo