Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Neumonitis por hipersensibilidad

Por Harold R. Collard, MD, Associate Professor, Department of Medicine, University of California San Francisco

La neumonitis por hipersensibilidad (alveolitis alérgica extrínseca) es un tipo de inflamación en el interior y alrededor de los minúsculos sacos de aire del pulmón (alvéolos) y las vías respiratorias más pequeñas (bronquiolos) provocada por una reacción de hipersensibilidad a la inhalación de polvo orgánico o, con menos frecuencia, de sustancias químicas.

  • El polvo que contiene microorganismos o proteínas puede causar una reacción de hipersensibilidad en los pulmones.

  • Los pacientes pueden desarrollar fiebre, tos, escalofríos y dificultad respiratoria en el término de 4 a 8 horas desde la reexposición a las sustancias a las que están sensibilizados.

  • Los médicos emplean radiografías de tórax y pruebas de función pulmonar para determinar si hay un problema en los pulmones.

  • La sustancia que está causando la reacción a veces se puede identificar mediante un análisis de sangre y, cuando el sujeto se ve afectado en su ambiente laboral, un especialista en medicina del trabajo puede analizar el lugar para identificar las sustancias desencadenantes.

  • Las personas que trabajan con sustancias que pueden producir reacciones de hipersensibilidad deben usar un equipo de protección, como mascarillas faciales, durante el trabajo.

  • Las personas que pueden evitar la reexposición generalmente se recuperan, pero a veces tienen que tomar corticoesteroides para reducir la inflamación pulmonar.

En estas reacciones de hipersensibilidad, el sistema inmune ataca ciertos componentes del polvo orgánico o sustancias químicas inhaladas por el sujeto. Las sustancias liberadas por las células del sistema inmune dañan los pulmones, donde se encontraba alojado el polvo. Los componentes del polvo inhalado que desencadenan la reacción inmune se denominan antígenos. Las reacciones de hipersensibilidad son diferentes de las reacciones alérgicas típicas (ver Introducción a las reacciones alérgicas).

Causas

Muchas sustancias pueden desencadenar reacciones de hipersensibilidad en los pulmones. Los polvos orgánicos que contienen microorganismos o proteínas, al igual que algunas sustancias químicas, como los isocianatos, pueden ocasionar una neumonitis por hipersensibilidad. Por ejemplo, el «pulmón de granjero» es una neumonitis por hipersensibilidad que resulta de la inhalación repetida de bacterias termófilas (resistentes a altas temperaturas) del heno enmohecido. Otro ejemplo es el «pulmón del aficionado a las aves». Se produce cuando se inhala el polvo de plumas de aves (ya sea procedente de aves vivas o en almohadas y edredones).

¿Sabías que...?

  • Solo un número reducido de personas que inhalan estos polvos desarrollan reacciones de hipersensibilidad. Generalmente, una persona debe exponerse repetidamente a lo largo del tiempo antes de que se produzca la sensibilización y desarrolle la enfermedad.

La lesión pulmonar parece ser consecuencia de algún daño producido por los linfocitos, un tipo de glóbulos blancos. La exposición inicial al polvo sensibiliza a los linfocitos. Luego, algunos linfocitos ayudan a producir anticuerpos que intervienen en el daño tisular. Otros linfocitos participan directamente en la inflamación, que se produce después de la exposición al antígeno. La exposición repetida al antígeno genera una respuesta inflamatoria crónica, que se manifiesta con la acumulación de glóbulos blancos (leucocitos) en las paredes de los alvéolos y las vías respiratorias de pequeño calibre. Esta acumulación de circunstancias conduce progresivamente a los síntomas y a la enfermedad.

Causas de la neumonía por hipersensibilidad

Enfermedad

Fuente de partículas de polvo o antígenos

Pulmón de humidificador

Humidificadores y aparatos de aire acondicionado

Bagazosis

Caña de azúcar

Pulmón de cuidador de aves (personas aficionadas a las aves), pulmón de criador de palomas, pulmón de trabajador de gallinas

Polvo formado por excrementos de periquitos, palomas y pollos

Pulmón de lavador de queso

Moho del queso

Pulmón de trabajador químico

Sustancias químicas utilizadas en la fabricación de materiales de espuma de poliuretano, molduras, aislamiento, caucho sintético y embalaje

Pulmón de trabajador del café

Granos de café sin tostar

Pulmón de trabajador del corcho (suberosis)

Corcho enmohecido

Pulmón del granjero

Heno enmohecido

Pulmón de bañera de hidromasaje

Bañeras de hidromasaje y piscinas terapéuticas contaminadas por bacterias

Pulmón de descortezador de arce

Corteza de arce infectada

Pulmón de trabajador de la malta

Cebada o malta enmohecidas

Pulmón de molinero

Harina de trigo infestada de gorgojos

Pulmón de trabajador en cultivos de setas

Abono de las setas

Sequoiosis

Serrín de secuoya enmohecido

Pulmón de trabajador de la madera

Polvo de madera

Síntomas

Dependiendo de lo rápido que se desarrollan los síntomas, la neumonitis por hipersensibilidad puede ser:

  • Aguda

  • Subaguda

  • Crónica

En la neumonitis por hipersensibilidad aguda, los sujetos desarrollan fiebre, tos, escalofríos y dificultad para respirar normalmente de 4 a 8 horas después de una nueva exposición a cantidades significativas del polvo orgánico causante. Las sibilancias no son frecuentes. Si los afectados no vuelven a exponerse al antígeno, los síntomas habitualmente disminuyen al cabo de un día o dos, pero la recuperación completa puede tardar varias semanas.

La neumonía subaguda por hipersensibilidad se desarrolla más lentamente. Pueden desarrollarse tos y disnea, que empeoran a lo largo de días o semanas. En ciertas ocasiones los síntomas pueden ser tan graves que se requiera hospitalización.

En la neumonitis por hipersensibilidad crónica, las personas entran en contacto repetidamente con el antígeno durante meses o años, lo cual puede provocar la formación de cicatrices en los pulmones (fibrosis). La dificultad respiratoria mientras se hace ejercicio, la tos y el cansancio se van agravando a lo largo de meses o años. Finalmente, la enfermedad evoluciona hasta la insuficiencia respiratoria (ver Insuficiencia respiratoria). Las personas mayores pueden ser más propensas al empeoramiento crónico y progresivo de la enfermedad, porque han estado expuestas al antígeno durante un mayor periodo de tiempo.

Diagnóstico

El diagnóstico de neumonitis por hipersensibilidad se basa en parte en los síntomas, las características clínicas, la identificación (en la medida de lo posible) del polvo u otra sustancia causante del problema (según se determine a partir de lo referido por la persona afectada), el análisis del lugar de trabajo por parte de especialistas en higiene industrial, la presencia de anticuerpos en un análisis de sangre o una combinación de los anteriores.

El médico puede sospechar el diagnóstico basándose en los resultados obtenidos mediante una radiografía de tórax. Por lo general, no obstante, suele ser necesario hacer una tomografía computarizada (TC) para contribuir a confirmar el diagnóstico. Los resultados de las pruebas de función pulmonar (ver Pruebas funcionales respiratorias (PFR)), que miden la capacidad pulmonar para retener el aire, su habilidad para su inspiración y espiración, así como su capacidad de intercambio de oxígeno y dióxido de carbono, son la base para saber si el funcionamiento de los pulmones es correcto y ayudan a corroborar el diagnóstico de la neumonitis por hipersensibilidad.

En casos confusos y especialmente cuando se sospecha una infección, el médico puede extraer un pequeño fragmento de tejido pulmonar para su examen al microscopio (biopsia pulmonar). Para obtener una muestra de tejido puede ser necesario recurrir a otro tipo de dispositivo visual (toracoscopia, Toracoscopia) insertado a través de la pared torácica, y que además se utiliza para el examen de la superficie pulmonar y el espacio pleural, o a una intervención en la que se practica una incisión en la pared del tórax (toracotomía) (ver La toracotomía). Algunas veces, en lugar de (o además de) extraer tejido mediante un instrumento cortante, se aprovecha la broncoscopia para lavar el pulmón (lavado broncoalveolar) con un líquido para poder extraer células para ser examinadas.

De vez en cuando, se necesitan análisis de sangre para buscar indicios sobre la sustancia que causa la hipersensibilidad o descartar otras posibles causas.

Prevención y tratamiento

La mejor prevención es evitar la exposición al antígeno, pero esto no siempre es fácil en la práctica (por ejemplo, para alguien que no puede cambiar de trabajo). La eliminación o la reducción del polvo, las mascarillas protectoras y el uso de buenos sistemas de ventilación ayudan a evitar la sensibilización y la recaída. Sin embargo, incluso los mejores métodos de prevención pueden no dar resultado.

Los individuos que han sufrido un episodio agudo de neumonitis por hipersensibilidad se restablecen si evitan ulteriores contactos con la sustancia. Cuando el episodio es grave, los corticoesteroides, como la prednisona, reducen los síntomas y pueden disminuir una inflamación intensa. Los episodios prolongados o repetidos pueden conducir a una enfermedad irreversible y a una discapacidad progresiva.

Recursos en este artículo