Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Neumonía en personas inmunodeprimidas

Por Sanjay Sethi, MD, Professor and Chief, Pulmonary, Critical Care and Sleep Medicine, and Assistant Vice President for Health Sciences, University at Buffalo SUNY

La neumonía en personas cuyo sistema inmunitario está debilitado o deteriorado (por ejemplo, a causa del sida, un cáncer, un trasplante de órganos o el uso de ciertos fármacos) generalmente está causada por organismos distintos a los que causan la neumonía en personas sanas.

  • Las neumonías causadas por microorganismos que no suelen provocar la enfermedad en personas sanas pueden aparecer en personas cuyo sistema inmunitario está debilitado.

  • Tienen dificultad respiratoria, tos seca y muchas veces, fiebre.

  • Para establecer el diagnóstico, suelen combinarse las radiografías torácicas con el examen al microscopio de muestras de esputo.

  • En el tratamiento de esta neumonía se utilizan antibióticos, antifúngicos o antivirales, y se trata cualquier problema del sistema inmunológico.

La neumonía es la infección de los pulmones. En las personas con un sistema inmunológico debilitado, la neumonía puede ser causada por muchos microorganismos, incluyendo aquellos que no suelen producir neumonías. Muchas enfermedades pueden ocasionar debilidad del sistema inmunológico, incluyendo:

  • El cáncer y los fármacos utilizados contra el cáncer

  • Defectos en los glóbulos blancos (leucocitos)

  • Enfermedades como el SIDA

  • Ciertos fármacos (como los corticoesteroides, los antineoplásicos y los usados para tratar enfermedades autoinmunitarias o enfermedades del tejido conjuntivo)

Causas

En las personas con un sistema inmunológico debilitado, la neumonía puede ser causada por los mismos microorganismos causantes de las neumonías adquiridas en la comunidad pero con más frecuencia está producida por organismos inusuales o poco comunes.

Pneumocystis jirovecii es un hongo común que puede residir inofensivamente en los pulmones de las personas sanas. Por lo general causa la neumonía solo cuando las defensas del organismo se debilitan a causa del cáncer, el uso de fármacos o sustancias que alteran el sistema inmunitario, o el sida. A menudo, la neumonía por P. jirovecii es la primera indicación de que una persona con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ha desarrollado el sida.

Otros hongos tales como Aspergillus y Candida, bacterias tales como Staphylococcus aureus, Streptococcus pneumoniae, y Haemophilus influenzae, y virus como el citomegalovirus y el virus del herpes simple también causan neumonía en personas con un sistema inmunológico debilitado.

Síntomas

La mayoría de los afectados manifiestan fiebre, disnea y tos seca. Estos síntomas pueden desarrollarse rápidamente en algunos casos, o lentamente, como es a menudo el caso de la neumonía por P. jirovecii. Los pulmones pueden ser incapaces de aportar suficiente oxígeno a la sangre, lo que provoca ahogo que, a veces, es grave.

Diagnóstico

  • Radiografía de tórax

  • El examen microscópico de una muestra de esputo (moco espeso o coloreado)

El problema específico del sistema inmunológico puede sugerir el organismo que está causando la neumonía.

La radiografía no muestra anomalía o infección alguna, similar a lo que sucede en algunas infecciones víricas.

El diagnóstico se basa en el examen microscópico de una muestra de esputo expectorado o bien de esputo obtenido con uno de estos dos métodos: inducción del esputo (en la que se utiliza un vapor para estimular la tos) o broncoscopia (en la que se introduce un instrumento en las vías respiratorias para obtener una muestra).

Tratamiento

  • Antibióticos, antivirales o antifúngicos

  • El tratamiento de cualquier problema del sistema inmunológico

El tratamiento de la neumonía depende de:

  • El problema específico del sistema inmunológico

  • La gravedad de la enfermedad

  • Los organismos que puedan estar causando la infección

Los médicos suelen administrar un antibiótico eficaz contra muchos organismos (un antibiótico de amplio espectro). Si no mejora el estado del paciente, los médicos pueden añadir un fármaco adicional que sea eficaz contra los virus u hongos.

Incluso cuando se trata la neumonía, la tasa de mortalidad general es más alta que cuando la neumonía ha sido adquirida en la comunidad porque las infecciones son mucho más difíciles de tratar cuando existen problemas en el sistema inmunológico y porque estas personas tienden a estar mucho más enfermas, incluso antes de la aparición de la neumonía.

Para el tratamiento de la neumonía en personas con problemas del sistema inmunológico también es importante el tratamiento para mejorar el sistema inmunológico. Los fármacos que inhiben el sistema inmunitario (por ejemplo, los quimioterápicos o los fármacos utilizados para tratar enfermedades autoinmunitarias) deben suspenderse temporalmente hasta que la infección se haya resuelto.

Prevención

Los médicos suelen administrar tratamientos para fortalecer el sistema inmunitario de la persona y prevenir la neumonía. Por ejemplo, en personas cuyo sistema inmunológico está debilitado por el tratamiento del cáncer, los médicos pueden administrar un fármaco denominado factor estimulante de las colonias de granulocitos, para mejorar la producción de glóbulos blancos de la sangre (el tipo de células que combate las infecciones).

Las personas que están en riesgo de infección deben recibir vacunas contra el neumococo y el H. influenzae.

La combinación de un antibiótico con trimetoprima-sulfametoxazol se utiliza de modo preventivo en las personas con riesgo de contraer neumonía neumocística (por Pneumocystis). Las reacciones adversas, particularmente frecuentes en individuos con sida, consisten en erupciones, número reducido de glóbulos blancos (leucocitos) que combaten la infección y fiebre. Otras opciones farmacológicas para el tratamiento preventivo son: dapsona, atovacuona y pentamidina (que puede ser inhalada directamente hacia los pulmones).