Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Tumores de las vías respiratorias

Por Anne S. Tsao, MD, Associate Professor and Director, Mesothelioma Program; Director, Thoracic Chemo-Radiation Program, University of Texas M.D. Anderson Cancer Center

La tráquea, la garganta (faringe), y la laringe pueden desarrollar tumores que, o bien crecen hacia el interior de tales estructuras, o bien ejercen presión sobre ellas, bloqueando así la respiración. Los tumores de otras partes del cuerpo también pueden extenderse a estas áreas (metástasis).

Es poco frecuente que se desarrollen tumores en la tráquea; suelen ser cancerosos (malignos) y descubrirse en un estadio localmente avanzado (habiéndose extendido a los tejidos circundantes o a los ganglios linfáticos).

Los tipos más frecuentes de tumores malignos de la tráquea incluyen el carcinoma de células escamosas, el carcinoma adenoquístico (carcinoma quístico adenoide), los tumores carcinoides y los carcinomas mucoepidermoides.

El tumor no canceroso (benigno) más frecuente en las vías respiratorias es un papiloma escamoso, aunque también pueden aparecer otros trastornos benignos.

Síntomas

Los síntomas de los tumores de las vías aéreas incluyen:

  • Dificultad respiratoria (disnea)

  • Tos

  • Tos con sangre (hemoptisis)

  • Sibilancias u otros ruidos respiratorios anómalos

También pueden aparecer dificultad para tragar y afonía.

Diagnóstico

  • Broncoscopia

Los médicos pueden sospechar la presencia de un tumor de las vías respiratorias si los síntomas se desarrollan gradualmente y si los tratamientos convencionales no son efectivos; por ejemplo, si los medicamentos utilizados para tratar el asma no alivian las sibilancias. Si se sospecha la presencia de un tumor de las vías respiratorias, se realiza una broncoscopia. La broncoscopia puede aliviar la obstrucción de las vías respiratorias al tiempo que permite la obtención de muestras para el diagnóstico. Si se detecta cáncer, se realizan pruebas más extensas para la estadificación.

Pronóstico

El pronóstico depende del tipo de cáncer. Los cánceres que se propagan a los ganglios linfáticos en el cuello o el pecho o hacia zonas circundantes tienden a tener un peor pronóstico.

Tratamiento

  • Cirugía

  • Radioterapia

  • Técnicas de reducción de la obstrucción

Algunos tipos de tumores de las vías aéreas deben extirparse quirúrgicamente si es posible. En otros casos, se recomienda la radioterapia, con o sin quimioterapia, o terapias dirigidas.

Si la cirugía no es posible, pueden utilizarse ciertos procedimientos menos invasivos para eliminar parte del tumor. La vaporización con láser, la terapia fotodinámica, la crioterapia y la braquiterapia endobronquial son opciones para eliminar un tumor que esté bloqueando una vía aérea. Si un tumor ejerce presión sobre la tráquea, los médicos pueden insertar una prótesis para mantener la tráquea abierta o usar radioterapia para reducir el tumor.

Más información