Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Garganta y esófago

Por Atenodoro R. Ruiz, Jr., MD, Consultant, Section of Gastroenterology, The Medical City, Pasig City, Metro-Manila, Philippines

La garganta (faringe, ver Garganta) se sitúa por detrás y por debajo de la boca. Cuando los alimentos y líquidos salen de la boca, descienden a través de la garganta. La deglución de los alimentos y de los líquidos comienza de manera voluntaria y continúa de forma automática. Una pequeña lengüeta muscular (epiglotis) se cierra para evitar que los líquidos y los alimentos bajen por la tráquea hacia los pulmones. El velo del paladar se eleva para evitar que suban a la nariz. La úvula, una pequeña solapa unida al velo del paladar, ayuda a evitar que asciendan los líquidos hacia el interior de la cavidad nasal.

El esófago es un canal muscular de paredes finas, recubierto en su interior por membranas mucosas, que conecta la garganta con el estómago. Los alimentos y líquidos son propulsados a través del esófago no solo por la gravedad sino también por ondas de contracciones musculares rítmicas, lo que se denomina peristaltismo. En ambos extremos del esófago existen dos músculos en forma de anillo (esfínteres esofágicos superior e inferior), que se abren y cierran. Normalmente, los esfínteres esofágicos impiden que el contenido del estómago vuelva a pasar al esófago o a la garganta.