Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Síndrome de proliferación bacteriana

Por Atenodoro R. Ruiz, Jr., MD, Consultant, Section of Gastroenterology, The Medical City, Pasig City, Metro-Manila, Philippines

El síndrome de proliferación bacteriana es un trastorno en el que un movimiento escaso del contenido intestinal permite que algunas bacterias intestinales normales proliferen en exceso, causando diarrea y una absorción de nutrientes insuficiente (malabsorción).

  • Ciertas enfermedadess y trastornos reducen o detienen el movimiento del contenido intestinal a través del intestino.

  • Algunas personas no tienen síntomas, mientras que otras tienen malestar abdominal, diarrea, distensión abdominal y flatulencia excesiva.

  • El diagnóstico se basa en los síntomas que aparecen después de someterse a determinados tipos de cirugía.

  • El tratamiento antibiótico puede eliminar el exceso de bacterias.

El movimiento normal y constante del contenido intestinal (peristaltismo) es importante para ayudar a mantener un apropiado equilibrio bacteriano en el intestino delgado. Los trastornos en que el contenido intestinal se enlentece o se deposita en un lugar favorecen la proliferación excesiva de bacterias. Entre estos trastornos se encuentran algunos tipos de cirugía gástrica, intestinal o una combinación de ambas. Enfermedades como la diabetes, la esclerosis sistémica y la amiloidosis pueden también enlentecer el peristaltismo y provocar proliferación bacteriana.

Las bacterias en exceso consumen nutrientes, como hidratos de carbono y vitamina B12, lo que provoca un descenso en la entrada de calorías y déficit de vitamina B12. Las bacterias también descomponen las sales biliares, que son secretadas por el hígado para facilitar la digestión. La pérdida de sales biliares dificulta la absorción de grasas, lo cual provoca diarrea y desnutrición.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes son malestar abdominal, diarrea, distensión abdominal y flatulencia excesiva. Algunas personas presentan pocos síntomas o solo pérdida de peso o déficits nutricionales. Otras personas tienen diarrea grave o esteatorrea (heces claras, blandas, voluminosas, grasas e inusualmente malolientes).

Diagnóstico

  • Evaluación de los síntomas por un médico

  • Pruebas de aliento y heces

  • Radiografía

Los médicos basan el diagnóstico en los síntomas característicos que se presentan en personas que se han sometido a algunos tipos de cirugía.

A veces toman una muestra de líquido con una sonda flexible que se inserta en el intestino delgado en un procedimiento llamado endoscopia. Se efectúa un cultivo del líquido para determinar cuántas bacterias están presentes.

En lugar de esto, los médicos realizan pruebas del aliento, como la prueba del aliento con xilosa marcada con 14C. En esta prueba, la persona debe tomar un líquido que contiene un marcador especial mínimamente radiactivo (carbono-14) incorporado a un azúcar (xilosa). Si la xilosa se descompone por el exceso de bacterias, el carbono-14 se detecta en el aliento.

A veces las personas tienen anomalías en las estructuras internas que las hacen propensas a la proliferación bacteriana. Para identificar estas anomalías, los médicos toman radiografías del estómago y el intestino delgado (llamadas serie gastrointestinal [GI] superior) después de que la persona beba un colorante líquido.

Tratamiento

  • Antibióticos

  • Cambios en la alimentación

La mayoría de las personas mejoran con un tratamiento antibiótico por vía oral de 10 a 14 días.

Debido a que el exceso de bacterias crece más rápidamente con hidratos de carbono, se debe comer una dieta alta en grasas y baja en hidratos de carbono y fibra. Los médicos prescriben suplementos para corregir cualquier deficiencia nutricional.