Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Incontinencia fecal

Por Norton J. Greenberger, MD, Clinical Professor of Medicine;Senior Physician, Harvard Medical School;Brigham and Women's Hospital

La incontinencia fecal es la pérdida de control sobre las deposiciones.

Causas

La incontinencia fecal puede ser pasajera, durante los episodios de diarrea o cuando las heces endurecidas quedan retenidas en el recto (retención fecal). La incontinencia fecal persistente puede evolucionar en caso de lesiones en el ano o en la médula espinal, prolapso rectal (protrusión de la mucosa rectal por el ano), demencia, lesión neurológica debida a la diabetes, tumores en el ano o lesiones pélvicas durante el parto.

Valoración

El médico explora al paciente en busca de cualquier anomalía estructural o neurológica. Esto implica la exploración del ano y el recto, la comprobación de la sensibilidad alrededor del ano, y normalmente una sigmoidoscopia. Pueden ser necesarias otras pruebas, como ecografía del esfínter anal, resonancia magnética nuclear (RMN) y pruebas funcionales de los nervios y la musculatura del suelo pélvico.

Tratamiento

El primer paso para corregir la incontinencia fecal es tratar de establecer un patrón regular de deposiciones con heces bien formadas. A menudo es útil hacer cambios en la dieta, como añadir una pequeña cantidad de fibra. Si estos cambios no ayudan, pueden ser eficaces fármacos como la loperamida, que enlentece los movimientos intestinales.

Ejercitar los músculos anales (esfínteres), apretándolos y relajándolos, incrementa su tono y su fuerza. Mediante una técnica conocida como biorretroalimentación (biofeedback) se puede aprender a contraer los esfínteres y a incrementar la sensibilidad del recto a la presencia de heces. Alrededor del 70% de las personas bien motivadas mejoran con la técnica de biorretroalimentación (biofeedback).

Si la incontinencia fecal persiste puede ser útil realizar una intervención quirúrgica, por ejemplo, cuando la causa es una lesión del ano o un defecto anatómico de este. Como último recurso, puede realizarse una colostomía (creación mediante cirugía de una abertura entre el intestino grueso y la pared abdominal, ver figura Qué es la colostomía). El ano se sutura y las heces se desvían hacia el interior de una bolsa de plástico recambiable, adherida a la abertura practicada en la pared abdominal.