Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Propulsión anómala de los alimentos

(Trastornos de la motilidad esofágica)

Por Michael C. DiMarino, MD, Clinical Assistant Professor, Sidney Kimmel Medical College at Thomas Jefferson University

El paso de los alimentos desde la boca hasta el estómago requiere una acción normal y coordinada de la boca y la garganta, ondas de propulsión esofágicas y relajación de los esfínteres. Un problema en cualquiera de estas funciones puede causar dificultad en la deglución (disfagia, ver Dificultad para tragar), pirosis, dolor torácico, regurgitación (expeler alimentos desde el esófago o el estómago sin náuseas o contracciones esforzadas de los músculos abdominales, ver Regurgitación y rumiación), vómitos o aspiración de alimentos (aspiración de alimentos hacia las vías respiratorias al inhalar).

Los trastornos de la garganta pueden causar alteraciones en el movimiento de los alimentos (ver Trastornos de propulsión de la garganta).

Las principales causas de una propulsión anormal del alimento son los trastornos del movimimiento esofágico (trastornos de motilidad esofágica). Los trastornos más frecuentes son la acalasia (ver Acalasia) y el espasmo esofágico (ver Espasmo esofágico). A veces, los trastornos que afectan a todo el cuerpo también afectan al movimiento del esófago. Como por ejemplo la esclerosis sistémica (ver Esclerosis sistémica) y la enfermedad de Chagas (ver Enfermedad de Chagas).

Los médicos utilizan diferentes métodos para diagnosticar trastornos de la motilidad del esófago. Estos métodos son: endoscopia, radiografía con contraste de bario (papilla baritada), manometría y pruebas relacionadas con el ácido o con el reflujo, (ver Diagnóstico de los trastornos digestivos).

El tratamiento depende de la causa.