Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Isquemia mesentérica aguda

Por Parswa Ansari, MD, Department of Surgery, Lenox Hill Hospital, New York

La isquemia mesentérica aguda es una obstrucción súbita del flujo sanguíneo a una parte del intestino, que puede conducir a gangrena y perforación.

  • Se produce de modo súbito un dolor abdominal intenso.

  • Puede realizarse una angiografía.

  • Es necesaria una intervención quirúrgica inmediata.

La isquemia mesentérica aguda tiene diversas causas. Puede ser causada por un embolismo arterial, que es un coágulo sanguíneo o un fragmento de material de una placa ateroesclerótica (la acumulación de colesterol y otros materiales grasos en una arteria) que viaja desde su origen en el corazón o la aorta hasta alojarse en las arterias más pequeñas (en este caso, del intestino). Otra causa es un coágulo sanguíneo que se forma de manera espontanea en las arterias o las venas intestinales y obstruye el flujo sanguíneo. Algunas veces el flujo no se bloquea totalmente, pero es insuficiente a causa de un bajo gasto cardíaco (como en la insuficiencia cardíaca o el choque, ver ver Choque (shock)) o a causa de ciertas drogas (como la cocaína) que estrechan los vasos sanguíneos. En general, las personas mayores de 50 años tienen un riesgo más elevado.

La obstrucción del flujo sanguíneo durante más de 10 a 12 horas causa la muerte de la zona del intestino afectada, permitiendo que las bacterias intestinales invadan el organismo. Si se produce la muerte intestinal, es probable la aparición de choque (shock), insuficiencia orgánica y fallecimiento.

Síntomas

Inicialmente, la persona afectada tiene dolor abdominal intenso, generalmente de aparición súbita, pero el abdomen solo se nota ligeramente hipersensible cuando el médico lo presiona. El dolor desproporcionado con la respuesta a la palpación es una pista importante para el médico. Más tarde, cuando empieza a producirse la muerte intestinal, el abdomen del afectado se vuelve doloroso al tacto.

Diagnóstico y tratamiento

Si el médico puede establecer el diagnóstico en una fase temprana, la persona afectada suele recuperarse bien. Si el diagnóstico no se establece hasta que parte del intestino afectado ha muerto, entre el 70 y el 90% de los casos son mortales. Si la persona afectada tiene síntomas característicos y el abdomen está muy sensible a la palpación, el médico suele indicar una cirugía inmediata. En la intervención quirúrgica, a veces puede resolverse la obstrucción del vaso sanguíneo o realizar una derivación (bypass), pero en ocasiones, debe extirparse la parte de intestino afectada. Si los síntomas sugieren isquemia aguda y el abdomen no está sensible a la palpación, puede realizarse una angiografía, en la que se introduce un pequeño catéter a través de la arteria de la ingle hasta las arterias de los intestinos y se inyecta un agente de contraste que realza los vasos sanguíneos. Si se detecta una obstrucción, algunas veces puede solucionarse mediante la inyección de ciertos fármacos; en caso contrario, se requiere cirugía. Después de la recuperación, muchas personas necesitan tomar un fármaco para prevenir la formación de coágulos. Cuando casi todo el intestino delgado ha muerto o se ha extirpado, la persona afectada no puede sobrevivir.