Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Perforación del tubo digestivo

Por Parswa Ansari, MD, Department of Surgery, Lenox Hill Hospital, New York

Cualquiera de los órganos digestivos huecos puede perforarse, lo que causa la liberación del contenido gastrointestinal y conduce a choque (shock) y a la muerte si no se realiza una intervención quirúrgica inmediatamente.

  • Los síntomas incluyen dolor intenso en el tórax o el abdomen y respuesta dolorosa del abdomen a la palpación.

  • Para establecer el diagnóstico se utiliza una radiografía o una tomografia computarizada.

  • Es necesaria una intervención quirúrgica inmediata.

La perforación permite que los alimentos, los jugos digestivos o el contenido intestinal se viertan en el interior del abdomen (o a veces en el tórax, si la perforación es esofágica). Estos materiales son muy irritantes y contienen bacterias, que causan inflamación e infección graves, por lo general mortales si no se tratan.

Causas

Las causas varían dependiendo de la localización de la perforación, pero las lesiones pueden afectar a cualquier zona del sistema digestivo. Cuando se ha tragado un cuerpo extraño, este suele pasar a través del conducto digestivo sin dificultad, pero a veces se clava y provoca una perforación. Cuerpos extraños insertados a través del ano pueden perforar el recto.

Algunas causas de perforación

Zona perforada

Causas

Comentarios

En cualquier lugar a lo largo del tubo digestivo

Lesión

Cuerpos extraños

Esófago

Vómitos violentos

Este trastorno se denomina síndrome de Boerhaave.

Herida causada por una intervención médica

Lesión causada típicamente por un esofagoscopio, un dilatador de globo o una bujía o candelilla (un dilatador delgado de forma cilíndrica o tubular).

Ingestión de material muy corrosivo

Normalmente, al tragar ácido sulfúrico diluido o sosa cáustica.

Estómago o el primer segmento del intestino delgado (duodeno)

Úlcera gastroduodenal

Aproximadamente una tercera parte de las personas afectadas no han tenido síntomas ulcerosos previos.

Ingestión de material muy corrosivo

Este material suele dañar más al estómago que al intestino delgado.

Intestino

Un bloqueo que corta el aporte de sangre al intestino (obstrucción estrangulada)

Posiblemente apendicitis aguda y diverticulitis de Meckel

Colon

Bloqueo (obstrucción)

Obstrucción típicamente derivada de un cáncer o de heces retenidas o impactadas.

Diverticulitis

Las personas que están tomando prednisona u otros medicamentos que inhiben el sistema inmunitario (inmunosupresores) presentan mayor riesgo de desarrollar diverticulitis. Sin embargo, pueden tener pocos síntomas.

Enfermedad inflamatoria intestinal (como la colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn)

Síntomas

La perforación del esófago, el estómago o el duodeno provoca un dolor intenso y súbito que puede alcanzar (irradiar) el hombro. La persona afectada se ve muy enferma, con un ritmo cardíaco muy acelerado, sudoración y un abdomen doloroso y duro a la palpación. Dado que la perforación de los intestinos delgado o grueso a menudo se produce durante la evolución de otra enfermedad dolorosa y queda, a veces, enmascarada, los síntomas pueden ser menos evidentes e intensos y pueden ser interpretados erróneamente como un empeoramiento del problema original.

En todos los tipos de perforación, la persona afectada suele tener náuseas, vómitos e inapetencia.

Diagnóstico y tratamiento

El médico suele realizar radiografías de tórax y abdominales, que pueden mostrar aire fuera del aparato digestivo, lo cual constituye un signo evidente de perforación. A veces, el médico necesita realizar una tomografía computarizada (TC) del abdomen antes de poder confirmar el diagnóstico.

Si el médico diagnostica una perforación, se requiere intervención quirúrgica inmediata. Los médicos deciden qué operación específica realizar en función de la ubicación y la causa de la perforación. El objetivo inmediato de los médicos es evitar que el contenido intestinal se derrame en el abdomen o en la cavidad torácica. Antes de la cirugía, se administran al paciente líquidos y antibióticos por vía intravenosa. A veces se coloca una sonda a través de la nariz hasta el interior del estómago para succionar los jugos gástricos de modo que no fluyan a través de la perforación hacia el exterior de la cavidad gástrica y para disminuir la presión del intestino (descompresión).

Recursos en este artículo