Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Acidosis

Por James L. Lewis, III, MD

La acidosis consiste en la acidez excesiva de la sangre causada por un exceso de ácido, por una carencia de bicarbonato (acidosis metabólica) o por una acumulación de dióxido de carbono en la sangre, resultado de un funcionamiento pulmonar deficiente o de una respiración lenta (acidosis respiratoria).

  • La acidez de la sangre aumenta cuando se ingieren sustancias que contienen ácido o que lo producen, o cuando los pulmones no expelen suficiente dióxido de carbono.

  • En presencia de acidosis metabólica, se sienten náuseas, vómitos y fatiga, y se respira con más rapidez y profundidad de lo normal.

  • En presencia de acidosis respiratoria, se sienten cefalea y confusión, y la respiración es poco profunda, lenta o ambas cosas.

  • Los resultados del análisis de sangre indican un exceso de ácido.

  • El tratamiento está dirigido a curar la causa de la acidosis.

Si el aumento de ácido supera la capacidad del organismo de estabilizar el pH corporal, la sangre se acidifica. Al disminuir el pH de la sangre, se estimulan los centros cerebrales que regulan la respiración y esta se vuelve más rápida y profunda. Respirar con más frecuencia y más profundamente aumenta la cantidad de dióxido de carbono que se exhala.

También los riñones tratan de compensar el pH eliminando una cantidad mayor de ácido en la orina. Pero ambos mecanismos pueden verse sobrepasados si el organismo sigue produciendo demasiado ácido, lo que conduce a una acidosis grave y, finalmente, el coma.

Causas

Existe acidosis metabólica cuando la cantidad de ácido presente en el organismo aumenta debido a la ingestión de una sustancia que se descompone, o puede descomponerse (metabolizarse), en un ácido, como el metanol (alcohol de madera), un anticongelante (etilenglicol) o grandes cantidades de aspirina (ácido acetilsalicílico). También puede ser el resultado de una alteración en el metabolismo. El organismo produce un exceso de ácido en las fases avanzadas de un choque (shock) o en la diabetes mellitus de tipo 1 que no se controla de forma adecuada. Incluso una producción de cantidades normales de ácido puede causar acidosis cuando los riñones no funcionan con normalidad y, por lo tanto, no son capaces de eliminar cantidades adecuadas de ácido en la orina.

Existe acidosis respiratoria cuando los pulmones no expulsan el dióxido de carbono de un modo apropiado, un trastorno que acompaña a enfermedades pulmonares graves (como el enfisema, la bronquitis crónica, la neumonía grave, el edema pulmonar y el asma). Además, la acidosis respiratoria es secundaria a trastornos cerebrales o de los nervios o los músculos torácicos que dificultan la respiración. También se puede padecer acidosis respiratoria si la respiración se ralentiza debido a sedación excesiva por opiáceos (narcóticos) o a sedantes fuertes (medicamentos que inducen el sueño).

Síntomas

Puede no haber síntomas cuando se padece acidosis metabólica leve, pero lo habitual es que se tengan náuseas, vómitos y fatiga. La respiración se vuelve más profunda y un poco más rápida (ya que el organismo intenta compensar la acidosis exhalando más dióxido de carbono). A medida que la acidosis se agrava, se siente una debilidad extrema y somnolencia, además de tener confusión y cada vez más náuseas. Al final, la presión arterial desciende y se produce choque (shock), coma y muerte.

Los primeros síntomas de la acidosis respiratoria son cefalea y somnolencia. Esta última evoluciona a estupor y coma. Se puede llegar a tal estado en cuestión de minutos si la respiración se interrumpe o se ve gravemente impedida, o bien en horas si la respiración se altera de forma menos drástica.

Diagnóstico

El diagnóstico de acidosis se basa en los resultados de medir el pH sanguíneo en una muestra de sangre arterial, que suele extraerse de la arteria radial en la muñeca. Se usa la sangre arterial porque la sangre venosa contiene niveles elevados de bicarbonato y, por tanto, no permite medir con tanta precisión el pH del organismo.

Para averiguar más sobre la causa de la acidosis, también se miden las concentraciones sanguíneas de dióxido de carbono y de bicarbonato. Si fuera necesario para determinar la causa, se efectúan más análisis de sangre.

Tratamiento

El tratamiento de la acidosis metabólica depende en gran parte de la causa. Por ejemplo, puede ser necesario controlar la diabetes con insulina o eliminar sustancias tóxicas de la sangre en casos de intoxicación.

El tratamiento de la acidosis respiratoria está enfocado a mejorar el funcionamiento de los pulmones. Los fármacos que abren las vías respiratorias (broncodilatadores, como el salbutamol [albuterol]) pueden servir de alivio cuando se padecen enfermedades pulmonares tales como el asma y el enfisema. Si, independientemente de la causa, existe insuficiencia pulmonar o respiratoria grave, puede ser necesario utilizar ventilación asistida para respirar (ver Síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA)).

La acidosis también puede tratarse directamente. Si es leve, es suficiente con administrar soluciones intravenosas; si es muy grave, se administra bicarbonato también por vía intravenosa. Sin embargo, el bicarbonato solo proporciona alivio temporal y tiene efectos nocivos porque sobrecarga el organismo con sodio y con agua.

Recursos en este artículo