Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Alcalosis

Por James L. Lewis, III, MD

La alcalosis consiste en un exceso de alcalinidad sanguínea causado por la presencia de demasiado bicarbonato o por una carencia de ácido en la sangre (alcalosis metabólica), o por una concentración baja de dióxido de carbono en la sangre a consecuencia de una respiración rápida o profunda (alcalosis respiratoria).

  • Los síntomas son irritación, sacudidas o calambres musculares, o incluso espasmos musculares.

  • El diagnóstico de alcalosis se basa en los resultados de los análisis de sangre.

  • El tratamiento de la alcalosis metabólica está enfocado a reponer agua y electrólitos o a corregir la causa subyacente.

  • La alcalosis respiratoria se trata respirando más despacio.

La alcalosis metabólica aparece cuando el organismo pierde demasiado ácido o acumula demasiado álcali. Por ejemplo, se pierde ácido del estómago cuando los vómitos persisten durante mucho tiempo o cuando se aspira el ácido del estómago con una sonda (como se hace en los hospitales). En casos excepcionales, la alcalosis metabólica es el resultado de ingerir demasiadas sustancias alcalinas, como el bicarbonato sódico. También puede ser consecuencia de una pérdida excesiva de sodio o de potasio, que afecta a la capacidad renal para regular el equilibrio ácido-básico de la sangre. Por ejemplo, una carencia de potasio lo suficientemente grave como para provocar alcalosis metabólica puede deberse a la hiperactividad de una glándula suprarrenal o a la ingesta de diuréticos.

La alcalosis respiratoria es el resultado de una respiración rápida y profunda (hiperventilación) que provoca una eliminación excesiva de dióxido de carbono de la sangre. La ansiedad es la causa más frecuente de hiperventilación y, por tanto, de alcalosis respiratoria. Otras causas de hiperventilación y, por consiguiente, de alcalosis respiratoria son el dolor, concentraciones bajas de oxígeno en la sangre, fiebre y sobredosis de ácido acetilsalicílico (que también puede dar lugar a acidosis metabólica, ver ver Acidosis).

Síntomas y diagnóstico

La alcalosis puede provocar irritabilidad y sacudidas musculares o no dar lugar a ningún síntoma. Si es grave, pueden producirse contracciones prolongadas y graves, además de espasmos musculares (tetania).

La alcalinidad de la sangre se mide en una muestra de sangre que se suele extraer de una arteria.

Tratamiento

Por lo general, el tratamiento de la alcalosis metabólica consiste en reponer el agua y los electrólitos (sodio y potasio) a la vez que se resuelve la causa. A veces, cuando la alcalosis metabólica es muy grave, se administra ácido diluido por vía intravenosa.

El único tratamiento posible de la alcalosis respiratoria consiste en respirar más despacio. Cuando la alcalosis respiratoria es consecuencia de la ansiedad, el esfuerzo consciente por ralentizar la respiración puede provocar que la anomalía desaparezca. Si el dolor es la causa de la respiración rápida, suele ser suficiente con aliviarlo. Cuando la alcalosis respiratoria se debe solamente a ansiedad, respirar dentro de una bolsa de papel (no de plástico) ayuda a aumentar el contenido de dióxido de carbono de la sangre, ya que este se vuelve a aspirar tras haberlo expulsado.