Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Hipofosfatemia (concentración baja de fosfato en la sangre)

Por James L. Lewis, III, MD

La hipofosfatemia consiste en una concentración demasiado baja de fosfato en la sangre.

El nivel de fosfato en la sangre puede disminuir con el tiempo y dar lugar a una hipofosfatemia crónica. Esta suele aparecer cuando se elimina demasiado fosfato (ver Introducción al fosfato). Entre las causas, se incluyen:

  • Hiperparatiroidismo

  • Diarrea crónica

  • Tomar diuréticos durante mucho tiempo

  • Tomar grandes cantidades de antiácidos a base de aluminio durante mucho tiempo

  • Tomar grandes cantidades de teofilina (se usa para tratar el asma)

La concentración de fosfato en la sangre puede descender de forma repentina hasta niveles peligrosamente bajos cuando el organismo utiliza grandes cantidades de este mineral para recuperarse de los siguientes trastornos:

  • Desnutrición grave (incluida la inanición)

  • Cetoacidosis diabética

  • Alcoholismo grave

  • Quemaduras graves

Esta hipofosfatemia repentina puede evolucionar a arritmia e incluso a muerte.

¿Sabías que...?

  • Algunos supervivientes de los campos de concentración murieron a consecuencia de una caída súbita de sus niveles de potasio, que ya eran extremadamente bajos, cuando volvieron a alimentarse con normalidad. Es el llamado síndrome de realimentación.

Solo aparecen síntomas cuando la concentración sanguínea de fosfato desciende a valores muy bajos. Estos síntomas son debilidad muscular, seguida de estupor, coma y muerte. La hipofosfatemia crónica leve provoca un debilitamiento óseo que causa dolor y fracturas en los huesos, además de los síntomas de debilidad e inapetencia.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico se basa en resultados de los análisis de sangre que indiquen que la concentración de fosfato es baja. Si la causa no está clara, se realizan otras pruebas para identificarla.

Se interrumpe la administración de cualquier fármaco que pueda reducir el nivel de fosfato. Si la hipofosfatemia es leve y no causa ningún síntoma, conviene beber leche descremada o semidescremada, ya que proporciona una gran cantidad de fosfato. También se puede tomar fosfato por vía oral, pero provoca diarrea. Si la hipofosfatemia es muy grave o si no se puede ingerir fosfato por vía oral, se administra por vía intravenosa.

Recursos en este artículo