Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción al sodio

Por James L. Lewis, III, MD

Casi todo el sodio corporal se encuentra en la sangre y en el líquido que rodea las células. El sodio ayuda al organismo a mantener un equilibrio hídrico adecuado (ver Introducción al agua corporal). Además, desempeña un papel clave en el funcionamiento correcto de músculos y de nervios.

El organismo obtiene el sodio de los alimentos y de las bebidas y lo elimina principalmente en el sudor y en la orina. Unos riñones sanos mantienen una concentración constante de sodio en el organismo, ajustando la cantidad eliminada en la orina. Cuando la ingesta y la pérdida de sodio no están en equilibrio, se altera la cantidad total de sodio en el organismo. La concentración de sodio en la sangre puede ser demasiado baja (ver Hiponatremia (concentración baja de sodio en la sangre)) o demasiado alta (ver Hipernatremia (concentración alta de sodio en la sangre)).

Controlar la volemia

La cantidad total de sodio afecta a la cantidad de líquido presente en la sangre y alrededor de las células (volemia). El organismo supervisa continuamente la volemia y las concentraciones de sodio (además de otros electrólitos). Si cualquiera de estos valores se vuelve demasiado alto, los sensores del corazón, de los vasos sanguíneos y de los riñones detectan el aumento y estimulan a los riñones para que eliminen más sodio, con lo que la volemia retorna a los valores normales. Cuando los valores de volemia o de sodio bajan mucho, estos sensores activan los mecanismos que aumentan el volumen de sangre. Entre estos mecanismos se incluyen los siguientes:

  • Los riñones estimulan a las glándulas suprarrenales para que segreguen la hormona aldosterona, que provoca que los riñones retengan sodio y eliminen potasio. Al retener el sodio, se produce menos orina, lo que termina causando que la volemia aumente.

  • La hipófisis segrega la hormona antidiurética, que induce a los riñones a que retengan líquido. Como consecuencia, la volemia aumenta.

Recursos en este artículo