Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Virilización

(Síndrome genitosuprarrenal)

Por Ashley B. Grossman, MD, FRCP, FMedSci, Churchill Hospital, University of Oxford

La virilización es la aparición de caracteres sexuales masculinos exagerados, por lo general en las mujeres, y, a menudo, como resultado de la producción excesiva de andrógenos en las glándulas suprarrenales (testosterona y hormonas similares).

  • La virilización se debe a una producción excesiva de andrógenos, por lo general a causa de un tumor en una glándula suprarrenal o de la hipertrofia de dicha glándula, de un tumor en un ovario o de la producción anómala de hormonas por parte de los ovarios.

  • Los síntomas incluyen exceso de vello facial y corporal, calvicie, acné, voz grave, aumento de la musculatura e intensificación del deseo sexual.

  • Los cambios corporales permiten reconocer la virilización con facilidad, y la prueba de inhibición con dexametasona ayuda a determinar la causa.

  • La glándula suprarrenal que contiene el tumor se extirpa quirúrgicamente, aunque a veces los fármacos contribuyen a reducir la sobreproducción de hormonas.

La causa más frecuente de virilización es un agrandamiento de las regiones de la corteza suprarrenal que producen hormonas (hiperplasia suprarrenal). En ocasiones, se debe a un tumor que produce hormonas (adenoma o cáncer) en la glándula. Otras veces, aparece virilización cuando un tumor maligno, situado fuera de la glándula suprarrenal, produce andrógenos. Es probable que se trate de un tumor en los ovarios, aunque de vez en cuando, en edades más tardías, los ovarios segregan un exceso de andrógenos. Los deportistas que toman grandes cantidades de andrógenos (esteroides anabolizantes, ver Otros fármacos de abuso) para aumentar su masa muscular presentan síntomas de virilización. El agrandamiento de los ovarios debido a ciertos tipos de quistes causa virilización, pero estos casos son casi siempre leves. A veces, también es consecuencia de una alteración congénita en una enzima (una proteína) de las glándulas suprarrenales. Dicha anomalía se suele diagnosticar en la infancia o en la adolescencia y se denomina hiperplasia suprarrenal congénita.

Síntomas

Los síntomas dependen del sexo y de la edad.

Los síntomas de virilización incluyen exceso de vello facial y corporal (hirsutismo), calvicie, acné, voz grave, aumento de la musculatura e intensificación del deseo sexual. En las mujeres, el útero se contrae, el clítoris se agranda, las mamas pierden tamaño y cesa la menstruación normal.

En los hombres, el exceso de hormonas suprarrenales inhibe la actividad gonadal y causa infertilidad.

En los bebés de sexo femenino con hiperplasia suprarrenal congénita, los genitales se parecen a los de los bebés de sexo masculino. En los niños, el crecimiento puede acelerarse. Si no se trata, los cartílagos de crecimiento se cierran antes de tiempo, lo que resulta en una estatura baja. La maduración sexual de los niños de sexo masculino afectados es precoz.

Diagnóstico

Esta combinación de cambios corporales facilita el diagnóstico de virilización. Los análisis de sangre permiten determinar la concentración de andrógenos en la sangre. Si es muy alta, se efectúa una prueba de inhibición con dexametasona para identificar si el origen del trastorno se encuentra en las glándulas suprarrenales y si se trata de un adenoma o de una hiperplasia suprarrenal. En caso de hiperplasia suprarrenal, la dexametasona impide que las glándulas suprarrenales produzcan andrógenos, mientras que si se trata de un adenoma o de un tumor, la dexametasona inhibe la producción de andrógenos solo parcialmente o no lo logra en absoluto. También se realiza una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética nuclear (RMN) para obtener una imagen de las glándulas suprarrenales.

Tratamiento

Por lo general, los adenomas secretores de andrógenos y los tumores suprarrenales se extirpan quirúrgicamente de la glándula suprarrenal que contiene el tumor. En la hiperplasia suprarrenal, se administran cantidades pequeñas de corticoesteroides, como la hidrocortisona, para inhibir la producción de andrógenos. En casos de virilización leve causada por ovarios quísticos, no es necesario ningún tratamiento. Se administran medicamentos que disminuyen la concentración de testosterona libre, como los anticonceptivos orales, o que bloquean los efectos de la testosterona.