Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trasplante de intestino delgado

Por Martin Hertl, MD, PhD, Jack Fraser Smith Chair of Surgery and Director of Solid Organ Transplantation, Rush University Medical Center ; Paul S. Russell, MD, John Homans Distinguished Professor of Surgery;Senior Surgeon, Harvard Medical School;Massachusetts General Hospital

El trasplante de intestino delgado está indicado en personas que no obtienen nutrientes suficientes, porque:

  • padecen un trastorno grave que impide que el intestino absorba los nutrientes,

  • el intestino tuvo que ser extraído debido a causa de un trastorno o de una lesión, o

  • deben alimentarse por vía intravenosa (nutrición parenteral total), pero la presencia de trastornos, como la insuficiencia hepática o infecciones recurrentes, lo hace imposible.

Después de 3 años, más del 50% de los trasplantes de intestino delgado aún funcionan, y alrededor del 65% de los receptores de este tipo de trasplantes siguen vivos.

Complicaciones

Los receptores de trasplantes intestinales son particularmente propensos a sufrir tanto infecciones como rechazo.

Después del trasplante, el intestino se examina mediante un tubo de observación (endoscopio) para detectar posibles signos de rechazo. Esta prueba se realiza con frecuencia, a veces incluso hasta una vez por semana poco después del trasplante. Con el paso del tiempo, solo se realiza cada pocas semanas y, más adelante, cada pocos meses.

Dado que el intestino delgado contiene una gran cantidad de tejido linfático, el tejido intestinal puede producir células que atacan las células del receptor, lo que provoca la enfermedad de injerto contra huésped.