Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Calorías

Por Adrienne Youdim, MD, Associate Professor of Medicine;Associate Professor of Medicine, David Geffen School of Medicine at UCLA;Cedars Sinai Medical Center

La caloría es una medida de energía. Los alimentos tienen calorías, es decir, los alimentos suplen al organismo con energía, que se libera cuando los alimentos se descomponen en la digestión. La energía permite a las células realizar todas sus funciones, incluida la síntesis de proteínas y otras sustancias necesarias en el organismo. La energía puede ser utilizada inmediatamente o almacenada para su uso posterior.

Es posible que los alimentos no sean absorbidos completamente. En tales casos, el organismo puede no ser capaz de utilizar la totalidad de las calorías de los alimentos como energía.

Cuando el suministro de energía (el número de calorías aportadas por los alimentos) excede las necesidades inmediatas del organismo, este almacena tal exceso. La mayor parte del exceso de energía se almacena en forma de grasa. Otra parte lo hace como hidratos de carbono, por lo general en el hígado y los músculos. Como resultado, se gana peso corporal. Un exceso de solo 200 kcal diarias durante 10 días probablemente resultará en un aumento de casi 230 g de peso, principalmente en forma de grasa. Sin embargo, la ganancia puede ser ligeramente mayor o menor.

¿Sabías que...?

  • Después de perder los primeros kilos, cuando el organismo ha quemado todos los hidratos de carbono almacenados y empieza a quemar sus reservas de grasa, la pérdida de peso se vuelve más lenta.

Cuando el consumo de calorías es insuficiente para las necesidades del organismo, este comienza a utilizar los hidratos de carbono que se hallan almacenados en el hígado y en los músculos. Dado que el organismo moviliza con prontitud los hidratos de carbono almacenados, y que durante esta acción excreta agua, la pérdida de peso tiende a ser inicialmente rápida. Sin embargo, la poca cantidad de hidratos de carbono almacenados solo proporciona energía por un corto periodo de tiempo. Después, el organismo recurre a los depósitos grasos. Dado que la grasa contiene mayor cantidad de energía por unidad de masa, la pérdida de peso es más lenta a medida que el organismo la utiliza para obtener energía. Sin embargo, la cantidad de grasa almacenada es bastante grande y puede, en la mayoría de las personas, suministrar energía durante mucho tiempo. Solo durante prolongadas y graves carencias de energía, el cuerpo utiliza las reservas de proteínas. Si una persona normalmente nutrida se ve sometida a una total inanición (sin consumir ninguna clase de alimento), la muerte se produce en un término de 8 a 12 semanas.

Las necesidades energéticas varían notablemente, desde cerca de 1000 hasta más de 4000 kcal al día, dependiendo de la edad, el sexo, el peso, la actividad física, las enfermedades o trastornos actuales y la velocidad con que la persona quema calorías (tasa o índice metabólico). Sin embargo, normalmente, las calorías diarias necesarias para mantener el peso corporal están en torno a los siguientes valores:

  • Para los niños pequeños: 1000 a 1800

  • Para los niños mayores y los adolescentes: 1200 a 3200

  • Para los adultos: 1600 a 3000

El número de calorías necesarias aumenta a medida que aumenta el nivel de actividad y, en general, los niños varones y los hombres necesitan más calorías que las niñas y las mujeres.

Número estimado de calorías necesarias basado en la edad*, el sexo y el nivel de actividad

Sexo

Nivel de actividad

Sedentario

Activo

Niños pequeños (2-6 años)

Niños

1000–1400

1000–1800

Niñas

1000–1200

1000–1600

Niños mayores y adolescentes (7-18 años)

Niños

1400–2400

1600–3200

Niñas

1200–1800

1600–2400

Adultos (19-60 años)

Hombres

2200–2600

2400–3000

Mujeres

1600–2000

1800–2400

Adultos (61 años o más)

Hombres

2000

2200–2600

Mujeres

1600

1800–2000

*Hasta los 20 años de edad, el número de calorías necesarias aumenta a medida que la persona se hace mayor. A partir de los 20 años, el número de calorías necesarias empieza a reducirse.

Cuanto más activa es una persona, mayor número de calorías necesita.

Tales recuentos de calorías solo sirven como indicaciones generales, en parte porque las necesidades del cuerpo varían de acuerdo con su actividad en un lapso determinado de tiempo. Además, la división de la ingesta calórica en periodos de 24 horas es arbitraria. Debido a que menos del 10% de los estadounidenses realiza tanta actividad física como se recomienda, tienden a necesitar menos calorías que las enumeradas anteriormente para personas activas. Una actividad vigorosa, como los ejercicios aeróbicos, aumenta sustancialmente las necesidades energéticas, y una falta de actividad las disminuye.

Recursos en este artículo