Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Queratitis punteada

Por Melvin I. Roat, MD, FACS, Clinical Associate Professor of Ophthalmology;Cornea Service, Sidney Kimmel Medical College at Thomas Jefferson University;Wills Eye Hospital

La queratitis punteada es un trastorno ocular provocado por la muerte de pequeños grupos de células de la superficie de la córnea (la capa transparente situada delante del iris y de la pupila).

  • Los ojos se enrojecen, lagrimean y se vuelven sensibles a la luz; puede perderse algo de visión.

  • La mayoría de las personas se recuperan por completo.

  • Los síntomas pueden aliviarse.

Localización de la córnea

La causa de la queratitis punteada puede ser cualquiera de las siguientes:

  • Una infección vírica

  • Infección bacteriana (incluyendo el tracoma)

  • Sequedad ocular (xeroftalmía)

  • Salpicadura en los ojos de productos químicos fuertes

  • Exposición a los rayos ultravioleta (luz solar, lámparas solares o arcos de soldadura)

  • Uso prolongado de lentes de contacto

  • Alergia a colirios

  • Blefaritis (inflamación de los párpados)

  • Un efecto secundario de ciertos fármacos administrados por vía oral o intravenosa.

Síntomas

La queratitis punteada suele producir dolor en los ojos, lagrimeo, hipersensibilidad a la luz brillante, enrojecimiento ocular y visión ligeramente borrosa. A menudo puede sentirse ardor, sensación de arenilla o de cuerpo extraño en el ojo.

Cuando los rayos ultravioleta son la causa del trastorno, los síntomas no se manifiestan hasta varias horas después de la exposición y duran entre 1 y 2 días.

Cuando la causa del trastorno es un virus, el ganglio linfático que se encuentra delante de la oreja aparece inflamado y sensible al tacto.

Diagnóstico

  • Evaluación médica

El diagnóstico de la queratitis punteada se basa en los síntomas, en determinar si ha habido exposición a alguna de las causas conocidas y en la exploración de la córnea con una lámpara de hendidura (un instrumento que permite explorar el ojo a gran aumento). Durante la exploración, el médico puede aplicar colirios que contienen un colorante de color amarillo-verdoso llamado fluoresceína. La fluoresceína tiñe temporalmente las áreas dañadas de la córnea, y permite ver las áreas dañadas que de otro modo no serían visibles.

Tratamiento

  • El tratamiento depende de la causa

Casi todas las personas con esta afección se recuperan por completo.

Cuando la causa es un virus (que no sea una infección ocular por herpes simple o un herpes zóster ocular)Herpes zóster no se requiere tratamiento y la recuperación suele producirse al cabo de 3 semanas.

Cuando la causa es una infección bacteriana o el uso prolongado de lentes de contacto se recurre a los antibióticos y, temporalmente, se prescinde de las lentes de contacto.

Si la causa es la xeroftalmía (ojo seco), son efectivas las pomadas y las lágrimas artificiales; estas últimas son colirios preparados con sustancias similares a las lágrimas reales o con otras sustancias que, unidas a las propias lágrimas de la persona, humedecen el ojo.

Si la causa del trastorno es la exposición a los rayos ultravioleta, las pomadas con antibiótico y las gotas que dilatan la pupila pueden proporcionar alivio.

En caso de que la causa del trastorno sea la reacción a un fármaco o la irritación provocada por una alergia a los colirios, deben suspenderse el fármaco o las gotas para los ojos.

Recursos en este artículo