Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Queratoconjuntivitis flictenular

(Conjuntivitis flictenular; Flictenulosis)

Por Melvin I. Roat, MD, FACS, Clinical Associate Professor of Ophthalmology;Cornea Service, Sidney Kimmel Medical College at Thomas Jefferson University;Wills Eye Hospital

La queratoconjuntivitis flictenular es un trastorno ocular que implica una reacción inmune de la córnea (la capa transparente situada delante del iris y la pupila) y la conjuntiva (la membrana que recubre los párpados y cubre la parte blanca del ojo) a las bacterias.

Localización de la córnea

La queratoconjuntivitis flictenular no es una infección. Es una reacción inmunitaria a las bacterias que se encuentran en o alrededor de los ojos. Algunas de las bacterias que provocan este trastorno son los estafilococos, la tuberculosis y las Chlamydia. Este trastorno es más frecuente en los niños. Muchas personas también tienen inflamación, enrojecimiento o hinchazón en los bordes de los párpados (blefaritis).

Síntomas

Aparecen unas protuberancias pequeñas, de color amarillo con tonos grises (llamadas flicténulas) en el limbo (el área donde la conjuntiva se adhiere a la córnea), en la córnea o en la conjuntiva. Las protuberancias duran entre varios días y 2 semanas. En la conjuntiva, estas protuberancias se convierten en llagas abiertas (úlceras), pero se curan sin cicatriz. Cuando la córnea resulta afectada, pueden hacerse patentes un desgarre severo, fotofobia (dolor al enfocar una luz en el ojo), visión borrosa, dolor y la sensación de tener un objeto extraño en el ojo (sensación de cuerpo extraño).

Las personas con recidivas frecuentes pueden desarrollar opacidad de la córnea, y en la superficie de ésta pueden crecer pequeños vasos sanguíneos. La visión puede deteriorarse.

Diagnóstico

  • Evaluación médica de los ojos

El diagnóstico de la queratoconjuntivitis flictenular se basa en el aspecto característico de los ojos.

Los médicos pueden hacer análisis en algunas personas para detectar la tuberculosis.

Tratamiento

  • Colirios con corticoesteroides o antibióticos

  • Para la blefaritis seborreica, friegas en los párpados

A las personas que no tienen tuberculosis se les administran colirios que contienen una combinación de corticosteroides y antibióticos.

Las personas que sufren blefaritis como consecuencia de un trastorno de la piel denominado dermatitis seborreica (blefaritis seborreica) pueden darse friegas suaves en los bordes de los párpados para ayudar a prevenir una nueva aparición de la enfermedad (véase Tratamiento de la blefaritis).

Recursos en este artículo