Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Inflamación de la órbita

(Seudotumor inflamatorio orbitario)

Por James Garrity, MD, Mayo Clinic

Cualquiera de las estructuras del interior de la órbita (o todas ellas) se pueden inflamar debido a un trastorno inflamatorio sistémico o a un trastorno inflamatorio que afecta sólo el ojo.

Afecta por igual a todas las edades. La inflamación puede ser breve o de larga duración y puede reaparecer.

Causas

La inflamación de la órbita puede ser el resultado de un trastorno inflamatorio de todo el organismo (sistémico). A veces, la inflamación afecta únicamente a los ojos.

Los trastornos sistémicos inflamatorios con afectación ocular incluyen la granulomatosis con poliangitis (anteriormente conocida como granulomatosis de Wegener), en la que existe una inflamación generalizada de los vasos sanguíneos (denominada vasculitis, ver Granulomatosis con poliangitis).

Los trastornos inflamatorios que afectan exclusivamente los ojos incluyen la escleritis, en la cual se inflama el revestimiento blanco del ojo (esclerótica). Los trastornos del párpado con inflamación se describen en otro capítulo (ver Trastornos de los párpados y de las lágrimas). La inflamación que afecta a la glándula lagrimal, situada en el borde superior lateral de la órbita (ver figura Origen de las lágrimas), se denomina dacrioadenitis inflamatoria. La inflamación que afecta alguno de los músculos que mueven el ojo se llama miositis, y si la inflamación afecta toda la órbita y su contenido se denomina seudotumor inflamatorio orbitario (que no es realmente un tumor y no es un cáncer) o inflamación orbitaria inespecífica.

Síntomas

Los síntomas varían según las estructuras que estén realmente inflamadas. En general, los síntomas empiezan de forma bastante súbita, en pocos días. Se produce dolor y enrojecimiento del globo ocular o de los párpados. En algunos momentos el dolor puede ser intenso e incapacitante. Pueden aparecer una protrusión anómala de los ojos (proptosis, un abultamiento también conocido como exoftalmos), visión doble y pérdida de visión.

Diagnóstico

Se realiza una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (RMN). Para determinar la causa, el médico toma una muestra del tejido inflamado (biopsia) y la analiza al microscopio.

Tratamiento

Muchos trastornos que causan inflamación se tratan con un corticoesteroide, que puede administrarse por vía oral. Si la inflamación es grave, los corticoesteroides pueden administrarse por vía intravenosa. A veces es posible utilizar radioterapia o fármacos y tratamientos que cambien la respuesta inmunitaria del organismo (por ejemplo, metotrexato o ciclofosfamida). Con menos frecuencia se utilizan otros medicamentos más nuevos (como infliximab y rituximab).