Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trombosis del seno cavernoso

Por James Garrity, MD, Mayo Clinic

La trombosis del seno cavernoso es un trastorno muy poco frecuente en el cual se forma un coágulo de sangre (trombo) en el seno cavernoso (una vena grande en la base del cráneo).

  • Suele estar causada por la propagación de bacterias a partir de infecciones faciales (incluyendo la piel de la nariz) o de los senos paranasales.

  • Los síntomas incluyen cefalea y dolor facial, alteraciones visuales, ojos saltones y fiebre alta.

  • El diagnóstico se basa en los síntomas y los resultados de la resonancia magnética nuclear o de la tomografía computarizada.

  • Incluso con tratamiento, el trastorno puede dar lugar a efectos secundarios graves o ser mortal.

  • Para eliminar la infección se administran dosis altas de antibióticos.

El seno cavernoso es una vena grande en la base del cráneo, detrás de los ojos; que drena la sangre procedente de las venas en la cara; no es uno de los senos llenos de aire alrededor de la nariz (senos paranasales).

Causas

La trombosis del seno cavernoso (TSC) suele estar causada por la propagación de bacterias (generalmente Staphylococcus aureus) procedentes de una infección en la cara, los dientes o los senos paranasales. Puede producirse por infecciones faciales frecuentes, como pequeños furúnculos nasales alrededor de los folículos pilosos o sinusitis de los senos paranasales esfenoidales o etmoidales. La razón por la que se forma el coágulo no se conoce del todo. Puesto que la trombosis del seno cavernoso es una posible complicación de las infecciones mencionadas, los médicos siempre consideran importantes las infecciones situadas en el área entre la nariz y los ojos. La trombosis del seno cavernoso puede afectar los nervios craneales (ver Introducción a los pares craneales) próximos al seno cavernoso encargados del movimiento ocular y de la sensibilidad facial, y también puede producir una infección del encéfalo y del líquido alrededor de las meninges (meningoencefalitis), un absceso cerebral, un accidente cerebrovascular (ictus), ceguera e hipopituitarismo (ver Hipopituitarismo (insuficiencia hipofisaria)).

Síntomas

La trombosis del seno cavernoso causa síntomas tales como ojos anormalmente saltones (proptosis), hinchazón de los párpados, cefalea intensa, dolor o adormecimiento facial, deterioro de los movimientos oculares (oftalmoplejia) junto con visión doble, pérdida de visión, somnolencia, fiebre alta y pupilas dilatadas en exceso o desiguales. Si las bacterias se propagan al cerebro, pueden aparecer somnolencia más intensa, convulsiones, coma y sensaciones anómalas o debilidad muscular en ciertas áreas.

Diagnóstico

Suele realizarse una resonancia magnética nuclear (RMN) o una tomografía computarizada (TC) de los senos paranasales, los ojos y el encéfalo. Para identificar las bacterias, se envían muestras de sangre y muestras de fluido, moco o pus de la garganta y la nariz al laboratorio para su cultivo. También puede hacerse una punción lumbar (ver Diagnóstico de las enfermedades cerebrales, medulares y nerviosas : Punción lumbar).

Pronóstico

Incluso con tratamiento, la trombosis del seno cavernoso puede causar la muerte. Alrededor del 30% de todas las personas afectadas y alrededor del 50% de las personas afectadas que también tienen sinusitis de los senos esfenoidales mueren. Otro 30% desarrollan efectos secundarios graves (como movimientos oculares deficientes y visión doble, ceguera, discapacidad causada por un accidente cerebrovascular e hipopituitarismo), que pueden ser permanentes.

Tratamiento

Se administran altas dosis de antibióticos por vía intravenosa de forma inmediata. El seno paranasal infectado puede drenarse quirúrgicamente, sobre todo si la persona no mejora después de 24 horas de tratamiento antibiótico. En ocasiones se administran corticoesteroides si los nervios craneales están afectados. En caso de hipopituarismo, se administran corticoesteroides y otras hormonas suplementarias.