Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

La oftalmía simpática

Por Emmett T. Cunningham, Jr., MD, PhD, MPH, Professor of Ophthalmology;Director, Stanford University;The Uveitis Service, California Pacific Medical Center and Clinic

La oftalmía simpática es la inflamación del conducto uveal que se produce en un ojo después de una lesión o cirugía en el otro ojo.

La oftalmía simpática es un tipo infrecuente de uveítis que provoca la formación de pequeños nódulos de células (granulomas). Este trastorno se produce en el ojo no lesionado después de una lesión penetrante (por ejemplo, cuando un lápiz, bolígrafo o palo perfora el ojo) o un procedimiento quirúrgico en el ojo lesionado. Con el tiempo, el conducto uveal en el ojo no lesionado se inflama. Aunque la causa de la oftalmía simpática no se conoce por completo, muchos médicos creen que se debe a una disfunción del sistema inmunitario que hace que el propio cuerpo ataque a la úvea. La uveítis aparece al cabo de 2 a 12 semanas después de una lesión o procedimiento quirúrgico en el 80% de las personas afectadas. En muy raras ocasiones, la oftalmía simpática ocurre al cabo de solo 1 semana, o incluso después de 30 años, de la lesión o el procedimiento quirúrgico inicial.

Síntomas

Los síntomas suelen incluir moscas volantes y disminución de la visión. Es posible que se desprenda la retina.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

Los médicos basan el diagnóstico en una exploración ocular, en si la persona ha sufrido una lesión en el ojo o se ha sometido a cirugía recientemente, y en si existe inflamación en ambos ojos.

Tratamiento

  • Corticoesteroides e inmunosupresores

  • A veces, extirpación del ojo

El tratamiento de la oftalmía simpática suele requerir corticoesteroides orales, más otro tipo de medicamento inhibidor del sistema inmunitario (inmunosupresor), que se toma a largo plazo.

A veces los médicos extirpan un ojo gravemente lesionado en las 2 semanas siguientes a la pérdida de visión para reducir al mínimo el riesgo de desarrollo de oftalmía simpática en el ojo ileso. Sin embargo, el procedimiento de extracción se realiza solo cuando hay una pérdida completa de la visión en el ojo lesionado, y no existe la posibilidad de que la visión se recupere.