Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Garganta

Por Debara L. Tucci, MD, MS, MBA , Professor, Head and Neck Surgery & Communication Sciences, Duke University Medical Center

La garganta (faringe) se localiza detrás de la boca, debajo de la cavidad nasal y encima del esófago y de la tráquea. Está formada por una zona superior (nasofaringe), una zona media (orofaringe) y una zona inferior (hipofaringe). La garganta es un paso muscular por el cual los alimentos son llevados al esófago y el aire llega a los pulmones. Al igual que la nariz y la boca, la garganta está revestida por una membrana mucosa compuesta por células que producen mucosidad y tienen cilios. Las partículas de polvo atrapadas en la mucosidad son transportadas por estos cilios hacia el esófago y se tragan.

Las amígdalas se encuentran a ambos lados de la parte posterior de la boca, y las vegetaciones están en la parte posterior de la cavidad nasal. Las amígdalas y las vegetaciones están formadas por tejido linfático y ayudan a combatir las infecciones; son de mayor tamaño durante la infancia y se van encogiendo gradualmente con el paso de los años. Si las amígdalas y las vegetaciones se extirpan quirúrgicamente, ya sea por apnea obstructiva del sueño (cuando la respiración queda temporalmente bloqueada durante el sueño, ver Apnea del sueño) o por infecciones repetidas (adenoamigdalitis), otros tejidos linfáticos, como los ganglios linfáticos en la cabeza y el cuello, asumen la función inmunitaria de los órganos extirpados.

La úvula es un pequeño colgajo de tejido visible en la parte posterior de la garganta, entre las amígdalas; es de longitud variable. La úvula, como parte del paladar blando, ayuda a evitar que los alimentos y líquidos entren en la cavidad nasal durante la deglución y colabora en la formación de ciertos sonidos durante el habla. Una úvula demasiado larga puede causar ronquidos y contribuye en algunos casos a la apnea del sueño.

En la parte superior de la tráquea se encuentra la laringe, que contiene las cuerdas vocales y es la principal encargada de producir el sonido de la voz. En estado de reposo, las cuerdas vocales forman una abertura similar a una «V» por la cual puede pasar libremente el aire. Cuando se contraen, vibran a medida que el aire procedente de los pulmones pasa por ellas, generando sonidos que pueden ser modificados por la lengua, la nariz y la boca para producir el habla.

La epiglotis es un colgajo rígido de cartílago situado por encima y por delante de la laringe. Al tragar, la epiglotis cierra la entrada hacia la laringe para evitar que los alimentos y los líquidos entren en la tráquea. De este modo, la epiglotis protege los pulmones.