Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Congestión y secreción nasal

Por Marvin P. Fried, MD, The University Hospital for Albert Einstein College of Medicine;Department of Otorhinolaryngology, Head and Neck Surgery, Montefiore Medical Center

La congestión y la secreción nasal (goteo nasal, rinorrea) son problemas muy comunes que con frecuencia ocurren juntos, pero de vez en cuando se producen de forma independiente.

Causas

Causas frecuentes

Las causas más frecuentes (ver Algunas causas y características de la congestión y secreción nasal) son las siguientes:

  • Infecciones víricas de las vías respiratorias altas (resfriados, ver Resfriado común)

  • Reacciones alérgicas

Causas menos frecuentes

Las causas menos frecuentes son:

  • Infección de los senos paranasales (sinusitis)

  • Objeto extraño (cuerpo extraño) en la nariz

  • Utilización excesiva de aerosoles descongestionantes

La secreción a veces drena del seno infectado. Los niños a veces se introducen un objeto extraño en la nariz. Si los adultos no han visto cómo el niño introducía el objeto, el primer signo puede ser una secreción nasal maloliente debido a la infección y la irritación causada por el cuerpo extraño. En raras ocasiones, adultos con trastornos mentales pueden introducir objetos en su nariz.

Las personas que utilizan aerosoles descongestionantes nasales más de 1 o 2 días a menudo experimentan una importante congestión de rebote (la congestión es peor que la previa) cuando los efectos del fármaco desaparecen. Los afectados, entonces, continúan utilizando el descongestionante en un círculo vicioso persistente, lo que empeora la congestión. Esta situación (rinitis medicamentosa) puede persistir durante algún tiempo, y el paciente la puede malinterpretar como una continuación del problema original y no como una consecuencia del tratamiento.

Valoración

No todos los episodios de congestión y secreción nasal requieren una evaluación inmediata por un médico. La siguiente información puede ayudar a decidir si es necesaria la valoración de un médico y a saber qué esperar durante ésta.

Signos de alarma

En pacientes con congestión y secreción nasal, ciertos síntomas y características son motivo de preocupación. Entre estos factores se incluyen los siguientes:

  • Secreción por un solo lado de la nariz, especialmente si contiene pus o sangre

  • Dolor facial espontáneo, a la presión, o ambos

Cuándo acudir al médico

Los pacientes con signos de alarma y aquellos cuyos cuidadores consideran que el paciente pudo haberse introducido algún objeto en la nariz deben ver a un médico de inmediato. Los pacientes con congestión nasal y secreción, pero sin signos de alarma deben llamar a su médico. Es posible que no sea necesario que el médico les vea, sobre todo si tienen síntomas típicos de resfriado y, por lo demás, están sanos.

Actuación del médico

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico y, a continuación, realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren una causa de la congestión y secreción nasal y las pruebas que pueden ser necesarias realizar (ver Algunas causas y características de la congestión y secreción nasal).

Durante la historia clínica, el médico pregunta sobre:

  • La naturaleza de la secreción (por ejemplo, si es líquida, pegajosa, con pus o sangre) y si está presente la mayor parte o todo el tiempo (crónica) o es intermitente

  • Síntomas de posibles causas, incluyendo fiebre y dolor facial (sinusitis); escozor ocular o lagrimeo (alergias); dolor de garganta, malestar general, fiebre y tos (infección vírica de las vías respiratorias altas)

  • Si el paciente tiene alergia, diabetes o un sistema inmunitario debilitado y si ha estado utilizando aerosoles descongestionantes

Si la secreción es intermitente, el médico trata de determinar si está relacionada con el domicilio del paciente, la estación del año o la exposición a posibles desencadenantes (tales como mascotas o polvo).

Durante la exploración física, el médico observa lo siguiente:

  • La nariz y la zona situada sobre los senos paranasales

  • La cara del paciente, buscando zonas enrojecidas sobre los senos, justo por encima de las cejas (senos frontales) y de los pómulos (senos maxilares)

  • El color (rojo o pálido) y la inflamación de la membrana que recubre la nariz (mucosa nasal), el color y la naturaleza de la secreción, y (sobre todo en niños) si existe algún objeto extraño

También presiona con el dedo sobre los senos para ver si hay sensibilidad.

Algunas causas y características de la congestión y secreción nasal

Causa

Características comunes*

Pruebas

Sinusitis aguda (infección en los senos que acaba de comenzar)

Secreción con moco y pus, a menudo de solo un lado de la nariz

A veces un sabor desagradable o metálico en la boca, dolor facial o dolor de cabeza, y enrojecimiento o sensibilidad en las mejillas o sobre las cejas

Ausencia de prurito, irritación ocular o inflamación de garganta

Exploración por un médico

Posiblemente TC si el paciente tiene diabetes, un sistema inmunitario debilitado, o signos de una enfermedad grave

Alergias

Secreción acuosa, estornudos y escozor ocular o lagrimeo

La membrana que recubre la nariz (mucosa nasal) aparece pálida, blanda e hinchada durante la exploración

Los síntomas suelen presentarse durante ciertas épocas del año o después de la exposición a los posibles factores desencadenantes

Exploración por un médico

Sobreuso de aerosoles descongestionantes

La congestión reaparece cuando se deja de utilizar el descongestionante (congestión de rebote)

Mucosa nasal pálida y muy hinchada

Ausencia de secreción

Exploración por un médico

Cuerpo extraño en la nariz, sobre todo en niños

A menudo secreción maloliente, a veces teñida de sangre por un lado de la nariz

Exploración por un médico

Rinitis vasomotora (ver Rinitis)

Secreción acuosa recurrente, estornudos y mucosa nasal roja e inflamada

Sin desencadenantes identificables

Exploración por un médico

Infecciones víricas de las vías respiratorias altas

Secreción acuosa o pegajosa, dolor de garganta, malestar general y enrojecimiento de la mucosa nasal

Exploración por un médico

*Las características incluyen los síntomas y los resultados de la exploración realizada por el médico. Las características que se mencionan son habituales, pero no siempre están presentes.

TC = tomografía computarizada;

Pruebas complementarias

Por lo general no es necesario realizar pruebas en caso de síntomas nasales agudos a menos que se sospeche una sinusitis grave en un paciente con diabetes o un sistema inmunitario debilitado. En estos pacientes por lo general se debe obtener una tomografía computarizada (TC).

Tratamiento

La mejor manera de tratar una congestión nasal con secreción es tratar el trastorno subyacente. Hay dos enfoques básicos para el alivio de los síntomas:

  • Los descongestionantes (aerosoles o comprimidos)

  • Los antihistamínicos (comprimidos)

Los aerosoles descongestionantes generalmente contienen oximetazolina. Los descongestionantes orales incluyen pseudoefedrina. Los aerosoles descongestionantes no se deben usar durante más de un día o dos para evitar el problema de la congestión de rebote.

Los antihistamínicos pueden administrarse ante síntomas debidos a una infección vírica y a reacciones alérgicas. El médico suele recomendar difenhidramina en pacientes resfriados. En los pacientes con alergia, se utilizan otros antihistamínicos que tienen menos efectos secundarios, tales como fexofenadina. Los aerosoles nasales con corticoesteroides (como la mometasona) también ayudan en trastornos alérgicos.

Los descongestionantes y los antihistamínicos no son recomendables en menores de 6 años de edad.

Aspectos esenciales para las personas mayores

El tratamiento es la principal causa de preocupación en ancianos. Los antihistamínicos pueden tener efectos sedantes y anticolinérgicos (por ejemplo, confusión, visión borrosa y pérdida del control de la vejiga). Estos efectos son más comunes y más problemáticos en personas mayores. Es conveniente evitar los antihistamínicos o utilizarlos en dosis más bajas. La pseudoefedrina, un descongestionante, aumenta la frecuencia cardíaca y la tensión arterial. En caso de que sea necesaria se debe utilizar a la dosis eficaz más baja.

Conceptos clave

  • La mayoría de las congestiones y secreciones nasales están causadas por una infección de las vías respiratorias altas o por alergias.

  • En los niños, se debe considerar la posibilidad de un cuerpo extraño en la nariz.

  • También se debe considerar la posibilidad de una congestión de rebote en los pacientes que abusan de aerosoles descongestionantes.

Recursos en este artículo