Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Dolor de garganta

Por Marvin P. Fried, MD, The University Hospital for Albert Einstein College of Medicine;Department of Otorhinolaryngology, Head and Neck Surgery, Montefiore Medical Center

El dolor de garganta es el dolor en la parte posterior de la faringe. El dolor puede ser intenso y, por lo general, empeora al tragar. Muchos pacientes con dolor de garganta se niegan a comer o beber. A veces el dolor también se siente en el oído (los nervios de la parte posterior de la garganta pasan muy cerca de los nervios del oído).

Causas

Un dolor de garganta suele ser el resultado de una infección (ver Algunas causas y características del dolor de garganta). La infección más común es:

  • Faringoamigdalitis

Causas de dolor de garganta mucho menos comunes pero más graves son:

  • Absceso

  • Infección de la epiglotis (epiglotitis)

El absceso faríngeo y la epiglotitis son motivo de especial preocupación, ya que pueden obstruir las vías respiratorias.

Faringoamigdalitis

La faringoamigdalitis es la infección de las amígdalas (áreas de tejido linfoide localizadas en la parte posterior de la garganta) y la garganta (faringe). Los médicos pueden utilizar el término amigdalitis cuando las amígdalas están especialmente inflamadas o el término faringitis cuando las amígdalas no están especialmente inflamadas o cuando la persona afectada que carece de amígdalas presenta dolor de garganta.

La faringoamigdalitis suele estar producida por un virus, por lo general uno de los virus que causan el resfriado común. La mayoría de los resfriados comunes comienzan con un leve dolor de garganta. Una causa vírica menos común es la mononucleosis aguda (causada por el virus Epstein-Barr), que se presenta principalmente en niños y adultos jóvenes. En ocasiones más raras, el dolor de garganta puede ser parte de la infección inicial por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Alrededor del 10% de los dolores de garganta en adultos (y un porcentaje un poco más alto en los niños) son causados por la bacteria Streptococcus (estreptococos). Esta infección se denomina a menudo faringoamigdalitis estreptocócica. La faringoamigdalitis estreptocócica es poco frecuente en niños menores de 2 años de edad.

Otras causas bacterianas poco comunes incluyen la gonorrea y la difteria (en países con bajas tasas de vacunación).

Absceso

Se puede formar una acumulación de pus (absceso) por debajo o cerca de una de las amígdalas (absceso periamigdalino). La causa más común es una infección por estreptococos que se ha extendido desde las amígdalas hacia los tejidos más profundos. En los niños pequeños, se puede formar un absceso en el tejido situado en la parte posterior de la garganta (absceso retrofaríngeo).

Epiglotitis

La epiglotis es una pequeña lengüeta de tejido que cierra la entrada a la laringe y a la tráquea durante la deglución. La epiglotis se puede infectar por ciertas bacterias. La infección produce intenso dolor e inflamación. La inflamación puede cerrar la tráquea, sobre todo en bebés y niños. La epiglotitis solía ocurrir principalmente en niños y por lo general estaba ocasionada por la bacteria Haemophilus influenzae tipo B (Hib). Ahora que la mayoría de los niños se vacunan frente al Hib, la epiglotitis es muy poco frecuente en niños, y la mayoría de los casos se producen en adultos.

Valoración

No todos los dolores de garganta requieren ser valorados por un médico de forma inmediata. La siguiente información puede ayudar a decidir si es necesaria la evaluación de un médico y a saber qué esperar durante ésta.

Signos de alarma

En los pacientes con dolor de garganta, ciertos síntomas y características son motivo de preocupación. Entre estos factores se incluyen los siguientes:

  • Un sonido chirriante al inspirar (estridor)

  • Cualquier signo de dificultad respiratoria (en particular cuando el niño adopta la posición de trípode, sentado en posición vertical, inclinado hacia adelante, con el cuello inclinado hacia atrás y la mandíbula desplazada hacia adelante)

  • Babeo

  • Voz apagada, en «patata caliente» (hablando como si se tuviese un objeto caliente en la boca)

  • Protuberancia visible en la parte posterior de la garganta

Cuándo acudir al médico

Las personas con signos de alarma deben acudir al hospital de inmediato.

Los pacientes con dolor de garganta, pero sin signos de alarma deben llamar a su médico. A los pacientes con síntomas típicos de resfriado y malestar leve se les recomienda permanecer en casa y tratar sus síntomas con medicamentos sin receta médica (ver Dolor de garganta : Tratamiento). Los pacientes con dolor intenso y/u otros síntomas (como fiebre, fatiga extrema, o una tos productiva) por lo general deben ser valorados en uno o dos días.

Actuación del médico

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico y, a continuación, realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física ayudan al médico a decidir si son necesarias las pruebas complementarias y cuáles (ver Algunas causas y características del dolor de garganta).

Durante la historia clínica, el médico pregunta sobre:

  • Síntomas como goteo nasal, tos y dificultad para tragar, hablar o respirar

  • Si el paciente ha tenido alguna sensación de debilidad generalizada e intensa antes de que apareciese el dolor de garganta (sugiere mononucleosis)

  • Si el paciente ha presentado algún episodio previo de mononucleosis (rara vez se produce la mononucleosis en dos ocasiones).

  • Si el paciente tiene algún factor de riesgo para la gonorrea (como un contacto sexual oral-genital reciente) o para la infección por VIH (tales como el sexo sin protección, múltiples parejas sexuales, o el abuso de drogas por vía intravenosa)

Durante la exploración, el médico se centra en la nariz y la garganta. Sin embargo, si el médico sospecha una epiglotitis en niños (porque hay signos de alarma y no hay pruebas que sugieran un resfriado), no explora la garganta en la consulta porque la simple inserción de un depresor lingual puede causar un espasmo que provoque la obstrucción completa de la vía aérea.

Si no se sospecha una epiglotitis, el médico hace lo siguiente:

  • Inspecciona la boca para ver si la garganta y/o las amígdalas están enrojecidas, si hay manchas blancas (exudado) en las amígdalas, o si existen zonas abultadas, lo que sugiere un absceso

  • Explora el cuello en busca de ganglios linfáticos aumentados de tamaño y dolorosos a la palpación

  • Palpa el abdomen en busca de un aumento de volumen del bazo

Algunas causas y características del dolor de garganta

Causa

Características comunes*

Pruebas

Faringoamigdalitis viral (infección de las amígdalas y la garganta causada por un virus)

Dolor leve a moderado de garganta y poco o nada de fiebre

Por lo general, secreción nasal y/o tos

Garganta y amígdalas que pueden estar de ligeramente enrojecidas a poseer un color rojo intenso y cubiertas por una secreción blanquecina o purulenta

A veces 1 o 2 ganglios linfáticos engrosados y dolorosos en el cuello

Exploración por un médico

Faringoamigdalitis estreptocócica

Dolor de garganta a menudo intenso y fiebre

Rara vez secreción nasal o tos

A menudo, la garganta y las amígdalas están muy rojas y recubiertas con una secreción blanquecina o purulenta

Por lo general, uno o dos ganglios linfáticos cervicales aumentados de volumen y dolorosos a la palpación

Prueba de una muestra tomada de la garganta con un hisopo

Mononucleosis (causada por el virus de Epstein-Barr)

Dolor de garganta moderado a intenso, fiebre alta, y fatiga constante, pero ausencia de síntomas de resfriado

Por lo general, en adolescentes o adultos jóvenes que no han tenido mononucleosis

A menudo, la garganta y las amígdalas están muy rojas y recubiertas con una secreción blanquecina o purulenta

Normalmente muchos ganglios linfáticos agrandados a ambos lados del cuello y, a veces, un aumento del volumen del bazo detectado durante la exploración

Análisis de sangre en busca de anticuerpos contra el virus de Epstein-Barr

Absceso

Dolor intenso de garganta, a menudo fiebre, y ausencia de síntomas de resfriado

A veces voz apagada que suena como si se tuviese un objeto caliente en la boca (voz de «patata caliente»)

Garganta y amígdalas que pueden estar de ligeramente a muy rojas

De forma característica importante inflamación en un lado de la garganta detectada durante la exploración

Por lo general, la extracción del pus con una aguja (diagnóstico y tratamiento)

A veces TC del cuello

Epiglotitis (Infección de la epiglotis, la pequeña lengüeta de tejido que cubre la apertura de la laringe)

Dolor de garganta intenso y dificultad para tragar que comienzan abruptamente

En los niños, a menudo babeo y signos de enfermedad grave (como poco o ningún contacto ocular, no reconocimiento de los padres e irritabilidad)

A veces (con más frecuencia en los niños) síntomas respiratorios, incluyendo

  • Respiración rápida (taquipnea)

  • Chirrido al inspirar (estridor)

  • Niño sentado en posición vertical e inclinado hacia adelante, con el cuello inclinado hacia atrás y desplazando la mandíbula hacia adelante (para tratar de aumentar la cantidad de aire que llega a los pulmones)

La garganta de forma característica aparece normal durante la exploración (aunque no es aconsejable explorarla)

Para la mayoría de los niños y para los adultos que aparentan estar gravemente enfermos, se realiza en quirófano una laringoscopia con un endoscopio de fibra óptica (se introduce un tubo delgado y flexible en la garganta para ver directamente la epiglotis, es decir ser realiza fibrolaringoscopia flexible)

A veces en los pacientes que no presentan todos los síntomas de la epiglotitis y que no parecen estar graves, una radiografía del cuello

*Las características incluyen los síntomas y los resultados de la exploración realizada por el médico. Las características que se mencionan son habituales, pero no siempre están presentes.

Causas infrecuentes.

TC = tomografía computarizada.

Pruebas complementarias

La necesidad de pruebas complementarias depende de lo que el médico encuentre durante el estudio de los antecedentes clínicos y la exploración física, en particular, si existen signos de alarma.

Entre las pruebas que pueden realizarse se encuentran:

  • Fibrolaringoscopia flexible

  • Radiografías del cuello

  • Detección rápida del antígeno estreptocócico (en niños)

  • Cultivo de garganta (en adultos)

La primera preocupación del médico es reconocer qué pacientes podrían tener una epiglotitis. El estridor y el babeo son signos de alarma, sobre todo en pacientes que parecen graves o que presentan dificultad para respirar. En tales casos, no se deben obtener radiografías. En su lugar, el médico explora la garganta con un endoscopio de fibra óptica delgado y flexible que se introduce por la nariz (fibrolaringoscopia). Dado que los niños son más propensos a presentar un bloqueo repentino y completo de las vías respiratorias cuando se examina la garganta, el médico minimiza el riesgo practicando esta exploración solo en el quirófano, donde se dispone del equipo y el personal para el manejo avanzado de la vía aérea. En los adultos que no parecen graves y que no tienen síntomas respiratorios se pueden obtener radiografías del cuello para detectar una epiglotis inflamada o bien realizar una fibrolaringoscopia en el servicio de urgencias o en la consulta del especialista.

Un absceso es a menudo evidente durante la exploración clínica. El médico puede diagnosticar y tratar el absceso al mismo tiempo que introduce una pequeña aguja en la zona inflamada después de aplicar un aerosol anestésico en la garganta. Si sale pus, se confirma el absceso, debiéndose extraer la mayor cantidad de pus posible. Si la ubicación y extensión de un absceso no están claras, se realiza una tomografía computarizada (TC) del cuello.

A pesar de lo que muchos piensan, es difícil para los médicos distinguir solo por el aspecto una faringoamigdalitis estreptocócica de un dolor de garganta causado por un virus. Ambos cuadros pueden causar una garganta muy enrojecida con manchas blancas. Por lo tanto, a menos que la persona afectada tenga claramente un simple resfriado, se suelen hacer pruebas para diagnosticar la faringoamigdalitis estreptocócica. Hay dos tipos de prueba, la detección rápida del antígeno estreptocócico y el cultivo de muestras de la garganta. Ambas se llevan a cabo en una muestra tomada de la parte posterior de la garganta con un hisopo. La determinación rápida del antígeno estreptocócico puede hacerse en la consulta en unos 20 minutos. Generalmente únicamente se hace en niños. Si los resultados son positivos, se trata al niño con antibióticos contra la faringoamigdalitis estreptocócica. Si los resultados son negativos, se envía al laboratorio otra muestra para su cultivo (se cultivan en un gel especial de modo que permita identificar los microorganismos). Si los adultos necesitan pruebas para la faringoamigdalitis estreptocócica, se suele hacer solo un cultivo porque pueden tener otra infección bacteriana que no sería identificada por la prueba de determinación rápida de antígeno estreptocócico.

El médico únicamente hace análisis de sangre para la mononucleosis o el VIH cuando sospecha que el paciente podría presentar alguna de estas infecciones.

Tratamiento

El médico trata cualquier trastorno concreto o enfermedad subyacente. Por ejemplo, se administran antibióticos a los pacientes con faringoamigdalitis estreptocócica u otras infecciones bacterianas.

Es importante aliviar el dolor de garganta de manera que el paciente pueda comer y beber. Ibuprofeno o paracetamol (acetaminofeno) ayudan a aliviar el dolor y la fiebre. Los pacientes con dolor intenso pueden necesitar utilizar a corto plazo opiáceos (como oxicodona o hidrocodona). Hacer gárgaras de agua caliente con sal y utilizar aerosoles o medicamentos para la garganta (como los que contienen benzocaína, lidocaína o diclonina) pueden ayudar de forma temporal a aliviar el dolor. Dar al niño sopa es un buen método para mantenerle bien hidratado y nutrido cuando la deglución es dolorosa y antes de que recupere el apetito.

Conceptos clave

  • La mayoría de los dolores de garganta son causados por una faringoamigdalitis vírica y se resuelven sin tratamiento.

  • En ocasiones, el dolor de garganta está producido por ciertas bacterias (particularmente estreptococos) ocasionando una faringoamigdalitis estreptocócica.

  • Es difícil para los médicos, sin utilizar pruebas complementarias, distinguir la faringoamigdalitis vírica de la bacteriana.

  • Los abscesos y la epiglotitis son causas raras pero graves.

Recursos en este artículo