Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Supuración del oído

Por Debara L. Tucci, MD, MS, MBA , Professor, Head and Neck Surgery & Communication Sciences, Duke University Medical Center

La supuración del oído (otorrea) es la salida de líquido del oído. La secreción puede ser acuosa (serosa), sanguinolenta, o espesa y blanquecina, como pus (purulenta). Dependiendo de la causa de la supuración, la persona afectada también puede presentar dolor de oído, fiebre, prurito, vértigo (ver Mareo y vértigo), zumbido de oído (tinitus o acúfenos, ver Zumbidos o pitidos en los oídos), y/o pérdida de la audición (ver Pérdida de audición (hipoacusia, sordera parcial)). Los síntomas varían desde la secreción repentina e intensa a una secreción leve que se desarrolla lentamente.

Causas

La secreción se puede originar en el conducto auditivo externo, en el oído medio, o rara vez, desde el interior del cráneo.

En general, las causas más frecuentes son:

  • Infección aguda (repentina y grave) del oído medio (otitis media) con perforación del tímpano

  • Otitis media crónica (con perforación del tímpano, colesteatoma, o ambos)

  • Infección del oído externo (otitis externa)

En algunos pacientes con otitis media (generalmente niños), el tímpano se rompe, liberando el material infectado acumulado detrás del tímpano. La perforación del tímpano casi siempre cicatriza, aunque a veces queda una pequeña perforación permanente. También se puede producir una perforación timpánica como resultado de un traumatismo o de una cirugía sobre el tímpano. Cuando existe una perforación, el paciente tiene riesgo de desarrollar infecciones crónicas del oído medio, que pueden causar supuración del oído.

Las causas graves aunque poco frecuentes incluyen:

  • Tumores malignos del conducto auditivo externo

  • Fractura de la base del cráneo

  • Otitis externa necrotizante

  • Colesteatoma

El conducto auditivo externo pasa a través de la base del cráneo. Si una fractura de cráneo (resultado de un traumatismo craneoencefálico grave) afecta a esta zona del cráneo, se puede producir la salida de sangre y/o líquido cefalorraquídeo a través del oído.

La otitis externa necrotizante, o maligna, es una forma particularmente grave de infección del oído externo que normalmente se produce solo en pacientes diabéticos o en pacientes con un sistema inmunitario debilitado (debido a infección por VIH o quimioterapia para el cáncer).

Algunos pacientes con otitis media crónica desarrollan un crecimiento benigno (no canceroso) de las células de la piel hacia el oído medio (colesteatoma), que puede causar secreción. Aunque el colesteatoma no es una lesión maligna puede causar importantes lesiones en el oído y en las estructuras próximas. En casos graves, el colesteatoma puede producir sordera, debilidad o parálisis facial y complicaciones en el cerebro, como un absceso u otras infecciones.

Valoración

La siguiente información puede ayudar a decidir si es necesaria la valoración de un médico y a saber qué esperar durante la evaluación.

Signos de alarma

En pacientes que presenten supuración por el oído, ciertos síntomas y características son motivo de preocupación:

  • Traumatismo craneoencefálico grave reciente

  • Cualquier síntoma neurológico (como vértigo o dificultad para ver, hablar, tragar y/o hablar)

  • Pérdida de audición en el oído afectado

  • Fiebre

  • Enrojecimiento y/o inflamación en el oído o alrededor de la oreja

  • Diabetes o inmunodepresión

Cuándo acudir al médico

Las personas con signos de alarma deben acudir al médico de inmediato. Si no existen signos de alarma se debe consultar con un médico en unos días y, mientras tanto, evitar que penetre agua en el oído.

Actuación del médico

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico. A continuación, realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa de la supuración del oído y las pruebas que pueden ser necesarias ( Algunas causas y características de la supuración del oído).

Durante la historia clínica, el médico pregunta sobre:

  • Actividades que pueden afectar al conducto auditivo externo o al tímpano (por ejemplo, la natación, la introducción de objetos, incluyendo bastoncillos de algodón, y el uso de gotas para los oídos)

  • Si el paciente ha presentado infecciones de oído de repetición

  • Cualquier traumatismo craneoencefálico grave

Durante la exploración, el médico se centra en el examen de los oídos, la nariz, la garganta y el sistema nervioso. Tras la exploración del conducto auditivo con una fuente de iluminación, generalmente se pueden diagnosticar perforación del tímpano, otitis externa, presencia de un objeto extraño, y otras causas frecuentes de secreción por el oído. Otros hallazgos ( Algunas causas y características de la supuración del oído) pueden sugerir el diagnóstico.

Algunas causas y características de la supuración del oído

Causa

Características comunes*

Pruebas

Supuración aguda (de menos de 6 semanas)

Otitis media aguda con perforación del tímpano

Dolor intenso de oído que se alivia en gran medida cuando empieza a supurar un líquido espeso y blanquecino

Exploración por un médico

Otitis media crónica (reagudizada)

Antecedentes de perforación del tímpano y/o colesteatoma (un crecimiento benigno de células de la piel hacia el oído medio) con episodios previos de secreción

Durante la exploración se aprecian alteraciones en el tímpano

Exploración por un médico

En ocasiones una tomografía computarizada de alta resolución del hueso temporal

Fuga de líquido cefalorraquídeo causada por un traumatismo craneoencefálico grave o un procedimiento neuroquirúrgico reciente

Traumatismo craneoencefálico o procedimiento neuroquirúrgico obvio reciente

La secreción varía desde un líquido cristalino hasta sangre

TC de cabeza, que incluya la base del cráneo

Otitis externa (infecciosa o alérgica)

Infecciosa: a menudo, después de nadar o tras un traumatismo; dolor intenso, que empeora al tirar de la oreja

Alérgica: a menudo, después de utilizar gotas para los oídos; más prurito y enrojecimiento, y menos dolor que en la otitis infecciosa

Normalmente una erupción sobre el lóbulo de la oreja, por donde escurrieron las gotas fuera del conducto auditivo

Ambas: conducto auditivo muy enrojecido, hinchado y lleno de detritus; el tímpano tiene una apariencia normal

Exploración por un médico

Secreción crónica (más de 6 semanas)

Tumor maligno del conducto auditivo

Secreción a menudo sanguinolenta, dolor leve

A veces, es evidente una excrecencia en el conducto auditivo

Por lo general en pacientes ancianos

Extirpación y análisis (biopsia) de tejido del oído

Por lo general, TC o RMN

Otitis media crónica

Antecedentes de infecciones de oído y generalmente, perforación del tímpano y/o colesteatoma

Menos dolor que en la otitis externa

Durante la exploración se aprecian alteraciones en el tímpano

Exploración por un médico

Por lo general, examen y cultivo de una muestra de la secreción del oído

Cuerpo extraño

En general, en niños

Secreción purulenta con mal olor

El cuerpo extraño a menudo es visible durante la exploración a menos que la visibilidad esté bloqueada por la inflamación y/o las secreciones

Exploración por un médico

Mastoiditis

Suele haber fiebre, antecedentes de otitis media no tratada o no resuelta

Eritema, dolor a la palpación sobre la apófisis mastoides

Exploración por un médico

A veces, TC

Otitis externa necrotizante

Por lo general, el paciente tiene el sistema inmunitario debilitado o diabetes

Dolor intenso crónico

Inflamación y dolor a la palpación alrededor de la oreja con tejido anormal en el conducto auditivo

A veces, debilidad de los músculos faciales en el lado afectado

TC o RMN

*Las características incluyen síntomas y los resultados de la exploración realizada por el médico. Las características que se mencionan son habituales, pero no siempre están presentes.

TC = tomografía computarizada; RMN = resonancia magnética nuclear.

Pruebas complementarias

Muchas causas son evidentes después de la exploración clínica. Entre las pruebas que pueden realizarse se encuentran:

  • Audiometría

  • TC o RMN

Si la causa no está clara, los médicos suelen hacer una prueba de audición (audiometría, ver Pruebas complementarias) y una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética nuclear (RMN) con gadolinio. Si se encuentra un tejido anormal en el conducto auditivo, se puede tomar una muestra (biopsia). A veces se toman y se cultivan muestras de la secreción para identificar la infección.

Tratamiento

El tratamiento se dirige a la causa. Si existe una gran perforación del tímpano, se debe evitar que penetre agua en el oído. Las personas afectadas pueden evitar que entre agua en el oído mientras se duchan o lavan el pelo, empapando una bola de algodón con vaselina que se introduce en la apertura del conducto auditivo. El médico también puede fabricar tapones de silicona y colocarlos en el conducto. Estos tapones son cuidadosamente dimensionados y conformados de manera que no queden alojados con demasiada profundidad en el conducto auditivo y no se puedan extraer. Si existe una pequeña perforación, como la causada por un tubo de drenaje, se debe preguntar al médico si es necesario o no evitar que penetre el agua en el conducto auditivo externo. El colesteatoma se trata de forma quirúrgica.

Conceptos clave

  • Por lo general, una supuración aguda en pacientes sin problemas de oído de larga evolución o un sistema inmunitario debilitado no es peligrosa y suele estar ocasionada por una infección del oído externo o una perforación del tímpano debida a una infección del oído medio.

  • Los pacientes con síntomas crónicos de oído o cualquier otro síntoma además de la secreción (especialmente si existen síntomas neurológicos) deben ser evaluados por un especialista.

Recursos en este artículo