Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Pólipos, nódulos y granulomas de las cuerdas vocales

Por Clarence T. Sasaki, MD, American Laryngological Association;Dysphagia;Yale University School of Medicine

Los pólipos, nódulos y granulomas en las cuerdas vocales son excrecencias no cancerosas (benignas) que producen ronquera y voz susurrante.

Los pólipos de las cuerdas vocales suelen ser resultado de una lesión aguda (por ejemplo, cuando se grita en un partido de fútbol) y por lo general afectan únicamente a una cuerda vocal. Los pólipos pueden tener otras causas, como el reflujo gastroesofágico o la inhalación crónica de irritantes (por ejemplo, humos industriales o humo de cigarrillo). Los pólipos, que tienden a ser más grandes y protuberantes que los nódulos, son frecuentes en los adultos.

Los nódulos de las cuerdas vocales se producen en ambas cuerdas vocales y suelen deberse a un uso excesivo crónico de la voz (gritar, cantar o chillar de manera habitual, así como hacerlo a una frecuencia por debajo de lo normal). Los nódulos pueden aparecer en niños.

Los granulomas de las cuerdas vocales suelen ser resultado de una lesión de las cuerdas vocales debida a un reflujo gastroesofágico no controlado (ver Reflujo gastroesofágico (ERGE)) o a daños durante una intubación endotraqueal (inserción de un tubo de respiración a través de la boca hasta la tráquea). Los granulomas son habituales en los adultos.

Problemas en las cuerdas vocales

En estado de reposo, las cuerdas vocales suelen formar una abertura en forma de V que permite que el aire pase libremente a través de la tráquea. Las cuerdas se abren al pasar el flujo de aire hacia los pulmones (inspiración) y se cierran durante la deglución y al hablar.

Colocando un espejo en la parte posterior de la boca del paciente, un médico con formación específica puede observar las cuerdas vocales y comprobar si existe algún tipo de trastorno, como úlceras de contacto, pólipos, nódulos, granulomas (no se muestran), parálisis o cáncer. Todos estos trastornos afectan a la voz. La parálisis puede afectar una cuerda vocal (unilateral) o ambas (bilateral, no se muestra).

Síntomas

Los síntomas incluyen ronquera crónica y voz entrecortada que tienden a desarrollarse en un periodo de días o semanas.

Diagnóstico

Para establecer el diagnóstico, el médico explora las cuerdas vocales con un espejo o con un tubo delgado y flexible de visualización (laringoscopia). A veces, el médico extrae una pequeña porción de tejido para su examen al microscopio (biopsia) con el fin de asegurarse de que el crecimiento no es canceroso (maligno).

Tratamiento

El tratamiento consiste en evitar aquello que puede estar provocando la irritación de la laringe, y en descansar la voz. Si la causa es un abuso de la voz, puede hacer falta una terapia vocal dirigida por un logopeda (terapeuta del habla) para enseñar a la persona a hablar o cantar sin forzar las cuerdas vocales. La mayoría de los nódulos y granulomas desaparecen con este tratamiento. Los granulomas que no desaparecen pueden extirparse quirúrgicamente, pero tienden a reaparecer.

La mayoría de los pólipos deben ser extirpados quirúrgicamente para restaurar la voz normal de la persona.

Recursos en este artículo