Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Parálisis de las cuerdas vocales

Por Clarence T. Sasaki, MD, The Charles W. Ohse Professor of Surgery and Director, Yale Larynx Lab, Yale University School of Medicine

La parálisis de las cuerdas vocales es la incapacidad de mover los músculos que controlan las cuerdas vocales.

  • La parálisis puede estar causada por tumores, lesiones o daño nervioso producido por una infección o por toxinas.

  • Los síntomas característicos incluyen cambios en la voz y posiblemente dificultad para respirar.

  • El diagnóstico se basa en la exploración de la laringe, los bronquios o el esófago.

  • Diversas técnicas permiten evitar la obstrucción de las vías aéreas.

La parálisis puede afectar a una o ambas cuerdas vocales. Las mujeres la presentan más que los hombres.

La parálisis de una de las cuerdas vocales puede producirse como consecuencia de trastornos cerebrales, tales como tumores, accidente cerebrovascular y enfermedades desmielinizantes (como la esclerosis múltiple), o por lesiones en los nervios que llegan a la laringe. La lesión en el nervio puede estar causada por tumores no cancerosos (benignos) o cancerosos (malignos); lesión en el cuello; cirugía del cuello, como la extirpación quirúrgica de la glándula tiroidea o cirugía de la columna vertebral; una infección vírica de los nervios; la enfermedad de Lyme; neurotoxinas (sustancias que envenenan o destruyen el tejido nervioso) como el plomo, el mercurio y el arsénico; o las toxinas producidas en la difteria. En algunas personas, la causa es desconocida.

La parálisis de ambas cuerdas vocales es un trastorno que puede resultar mortal, causado por cirugía de la columna a través de la zona frontal del cuello, extirpación quirúrgica de la glándula tiroidea, inserción de un tubo de respiración en la tráquea (intubación traqueal), o lesiones y enfermedades que afectan a los nervios y músculos (como la miastenia grave).

Parálisis de las cuerdas vocales

La parálisis puede afectar una cuerda vocal (unilateral) o ambas (bilateral, no se muestra).

Síntomas

La parálisis de las cuerdas vocales impide que estas se abran y cierren, y puede afectar al habla, la respiración y la deglución. La parálisis favorece que los alimentos y los líquidos se inhalen (aspiren) hacia la tráquea y los pulmones.

Si se sufre parálisis en una sola cuerda vocal (parálisis unilateral), la voz es ronca y entrecortada. Por lo general, la vía respiratoria no resulta obstruida porque la cuerda no afectada del lado opuesto se abre lo suficiente.

Cuando ambas cuerdas vocales están paralizadas (parálisis bilateral), la potencia de la voz se reduce, pero por lo demás suena normal. No obstante, el espacio entre las cuerdas paralizadas es muy pequeño y la vía respiratoria no es adecuada, por lo que incluso un ejercicio moderado causa ahogo y un sonido agudo y estridente (estridor) en cada respiración.

Diagnóstico

  • Laringoscopia

  • Pruebas de diagnóstico por la imagen

El médico intentará descubrir la causa de la parálisis. Preguntará acerca de todas las causas posibles, incluyendo la exposición crónica a metales pesados (arsénico, plomo y mercurio), uso de los medicamentos fenitoína y vincristina, antecedentes de algún trastorno del tejido conjuntivo (como el síndrome de Marfan), enfermedad de Lyme (borreliosis), sarcoidosis, diabetes y alcoholismo.

Además de hacer preguntas sobre los antecedentes de la persona, los médicos basan el diagnóstico en la laringoscopia. La laringoscopia es una exploración de la laringe con un tubo de visualización delgado y flexible.

Las pruebas adicionales pueden incluir:

  • Resonancia magnética nuclear (RMN) o una tomografía computarizada (TC) de la cabeza, el cuello y el tórax

  • Diagnóstico por la imagen de la glándula tiroidea

  • Radiografías del esófago (papilla baritada)

Tratamiento

  • Cirugía

Si la parálisis afecta exclusivamente a un lado, puede realizarse una operación que lleve la cuerda vocal paralizada a la mejor posición para lograr un habla lo más normal posible. La operación puede requerir la instalación de una cámara espaciadora ajustable cerca de la cuerda paralizada, o la inyección de una sustancia en la cuerda paralizada para hacer que las cuerdas vocales se desplacen a una posición más cercana, mejorar la voz y evitar la aspiración.

Cuando ambos lados están paralizados, resulta difícil mantener adecuadamente abierta la vía respiratoria. Puede ser necesario practicar una traqueostomía (cirugía que crea una abertura en la tráquea mediante una incisión en la parte delantera del cuello). La abertura creada por la traqueostomía puede ser permanente o temporal, solo mientras la persona tenga una infección de las vías respiratorias altas.

En otro procedimiento, denominado aritenoidectomía, las cuerdas vocales quedan permanentemente separadas y, de ese modo, se ensancha la vía respiratoria. No obstante, este procedimiento puede empeorar la calidad de la voz.

La extirpación con láser de parte de una o de ambas cuerdas vocales es preferible a la aritenoidectomía y contribuye a ensanchar las vías respiratorias. Si se realiza correctamente, la extirpación con láser puede preservar de manera satisfactoria la calidad de la voz y eliminar la necesidad de una traqueostomía.

Recursos en este artículo