Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Perforación del tabique

Por Marvin P. Fried, MD, Professor and University Chairman, Department of Otorhinolaryngology-Head and Neck Surgery, Montefiore Medical Center, The University Hospital of Albert Einstein College of Medicine

En el interior de la nariz se encuentra la cavidad nasal, dividida en dos conductos por el tabique nasal. El tabique nasal está compuesto de hueso y de cartílago, y se extiende desde las fosas nasales hasta la parte posterior de la garganta.

Las úlceras (llagas) y los agujeros (perforaciones) del tabique nasal pueden ser consecuencia de:

  • Cirugía nasal

  • Lesiones repetidas (como las provocadas al hurgarse la nariz continuamente)

  • Perforaciones estéticas (piercing)

  • Exposición a agentes tóxicos (como ácidos, vapores de cromo, fósforo y cobre)

  • Uso frecuente de pulverizadores nasales (incluidos los corticoesteroides y algunos fármacos de venta sin receta, como los aerosoles de fenilefrina u oximetazolina)

  • El oxígeno puro inhalado por la nariz, cuando se distribuye a través de gafas nasales o una mascarilla nasal

  • Enfermedades como la tuberculosis, la lepra, la granulomatosis con poliangitis (antes llamada granulomatosis de Wegener) y la sífilis.

  • El consumo frecuente de cocaína aspirada por la nariz (ya que reduce la irrigación sanguínea)

Síntomas

Los síntomas pueden consistir en la formación de costras alrededor la úlcera o perforación, y en hemorragias nasales recurrentes. Al respirar, las personas con pequeñas perforaciones en el tabique emiten a veces un sonido similar a un silbido.

Diagnóstico

  • Evaluación médica

Los médicos examinan la parte frontal de la nariz e insertan un endoscopio para visualizar las perforaciones septales.

Tratamiento

  • Pomada medicada o aerosol nasal de solución salina para las úlceras

  • En raras ocasiones, tratamiento quirúrgico de las perforaciones

En caso de úlceras septales, las pomadas de bacitracina o de mupirocina reducen la formación de costras, como también puede hacerlo un aerosol nasal salino.

A veces las perforaciones septales pueden repararse quirúrgicamente utilizando tejido de la propia persona tomado de otra parte de la nariz, o mediante una membrana artificial compuesta por un plástico suave y flexible. La mayoría de las perforaciones no necesitan reparación, a menos que las hemorragias o las costras representen un problema importante.