Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Otitis media (crónica)

Por Richard T. Miyamoto, MD, MS, Arilla Spence DeVault Professor Emeritus and Past-Chairman, Department of Otolarynology - Head and Neck Surgery, Indiana University School of Medicine

La otitis media crónica es una perforación del tímpano con supuración persistente, de larga duración.

  • La otitis media aguda y la obstrucción de una trompa de Eustaquio se encuentran entre las causas de la otitis media crónica.

  • Puede producirse un brote después de un resfriado, de una infección en el oído o de la entrada de agua en el oído medio.

  • Suele aparecer pérdida de audición y secreción persistente por el oído.

  • Los médicos limpian el canal auditivo y prescriben gotas óticas.

  • Pueden utilizarse antibióticos y cirugía para los casos graves.

La otitis media crónica suele estar causada por otitis media aguda, bloqueo de la la trompa de Eustaquio (que conecta el oído medio y la parte posterior de la nariz), una lesión en el oído o lesiones por explosión.

La otitis media crónica puede exacerbarse después de una infección de nariz y garganta, como el resfriado común, o tras haber entrado agua en el oído medio, a través de un agujero (perforación) en el tímpano durante el baño o la natación. Por lo general, estas exacerbaciones producen una secreción de pus indolora, que puede ser fétida, procedente del oído. Las exacerbaciones persistentes pueden provocar la formación de unas protuberancias llamadas pólipos, que se extienden desde el oído medio, atraviesan la perforación y llegan hasta el canal auditivo. La infección persistente puede destruir partes de los huesecillos (los huesos diminutos en el oído medio que conectan el tímpano con el oído interno y que conducen los sonidos desde el oído externo hasta el oído interno) y causar una pérdida auditiva de conducción (pérdida auditiva que aparece cuando el sonido resulta bloqueado y no puede alcanzar las estructuras sensoriales en el oído interno).

Algunas personas con otitis media crónica desarrollan un colesteatoma en el oído medio. Un colesteatoma es una protuberancia no cancerosa (benigna) de una sustancia blanca parecida a la piel. Un colesteatoma, que destruye el hueso, incrementa en gran medida la posibilidad de presentar otras complicaciones graves, como la inflamación del oído medio, parálisis facial e infecciones del cerebro.

Diagnóstico

  • Evaluación médica

El médico diagnostica la otitis media crónica cuando en un orificio o en un saco en el tímpano se acumula pus o material similar a la piel que a menudo supura. Para identificar las bacterias causantes de la infección, los médicos toman muestras de la secreción del oído.

Si se sospecha la presencia de un colesteatoma, se realizan pruebas mediante tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética nuclear (RMN).

Tratamiento

  • Gotas antibióticas para los oídos

  • En algunas ocasiones, antibióticos por vía oral

Cuando se produce un brote de otitis media crónica, los médicos prescriben gotas antibióticas para los oídos. A las personas con brotes graves también se les administran antibióticos por vía oral. En caso de perforación, debe evitarse el contacto con agua y la penetración de esta en el oído.

Por lo general, es posible reparar la perforación del tímpano mediante un procedimiento conocido como timpanoplastia. Si se ha producido una lesión en la cadena de huesecillos, pueden repararse al realizar la timpanoplastia. Los colesteatomas requieren extirpación quirúrgica, ya que de lo contrario pueden aparecer complicaciones graves.