Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Bacteriuria asintomática

Por Talha H. Imam, MD, Assistant Clinical Professor in Internal Medicine and Nephrology;Attending Physician, Departmnet of Nephrology, University of Riverside School of Medicine;Kaiser Permanente

La bacteriuria asintomática es un trastorno en el que las bacterias están presentes en la orina en cantidades superiores a las normales, pero no se producen síntomas.

La bacteriuria asintomática es frecuente en ciertos grupos de personas, como las que tienen un catéter insertado en la vejiga durante un período prolongado. La bacteriuria asintomática no suele tratarse, porque la erradicación de la bacteria puede ser difícil y, porque en general las complicaciones son poco frecuentes. Además, la administración de antibióticos altera el equilibrio de las bacterias en el organismo, permitiendo en algunos casos que proliferen y sean más difíciles de eliminar.

¿Sabías que...?

  • La mayoría de las personas con una proliferación bacteriana excesiva en la orina y asintomáticas no deben recibir tratamiento.

Constituye una excepción el caso en que una persona padece un trastorno o una situación personal que aumenta el riesgo en caso de que se produzca una infección del tracto urinario. Estas circunstancias pueden incluir:

  • Embarazo

  • Un riñón trasplantado

  • La toma de fármacos que inhiban el sistema inmunitario

  • Sufrir una enfermedad que inhiba el sistema inmunitario (por ejemplo el sida, ciertos tipos de cáncer o un número bajo de glóbulos blancos)

  • Niños pequeños con reflujo importante de orina desde la vejiga hacia los uréteres

  • Antes de ciertos procedimientos invasivos que pueden causar sangrado en el tracto urinario (por ejemplo, la resección transuretral de la próstata)

Por ejemplo, una infección de la vejiga (cistitis) puede complicar gravemente un embarazo ascendiendo a los riñones y provocando una infección renal (pielonefritis), lo que conduce a un parto prematuro. Además, la infección de las vías urinarias puede dañar un riñón trasplantado. Una infección de las vías urinarias puede provocar una infección potencialmente mortal del torrente sanguíneo en personas cuyo sistema inmunitario está inhibido por un medicamento o por una enfermedad. A veces, el sistema inmunitario resulta inhibido después de la quimioterapia contra el cáncer. La bacteriuria asintomática a veces también se trata en personas con ciertos tipos de cálculos renales que no se pueden eliminar (y que por consiguiente causan infecciones repetidas de las vías urinarias) y en personas a las que ya se haya asignado una intervención quirúrgica en las vías urinarias.

Debido a que la bacteriuria asintomática no se suele tratar, los médicos no suelen hacer pruebas para identificarla a menos que la persona sufra una enfermedad que justifique el tratamiento. La bacteriuria puede confirmarse mediante un cultivo de orina, que consiste en el crecimiento, en el laboratorio, de las bacterias presentes en una muestra de orina, para identificar la cantidad y tipo de éstas. Cuando el tratamiento está justificado, se administra terapia antibiótica.

Recursos en este artículo