Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Esguinces de rodilla y lesiones relacionadas

(Rotura del ligamento cruzado anterior; lesión del menisco; rotura del ligamento colateral medial; rotura del ligamento cruzado posterior)

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Los esguinces de rodilla se producen cuando se rompen los ligamentos que unen el fémur con la tibia. Las almohadillas de cartílago (meniscos), que actúan como amortiguadores de la rodilla, también se pueden lesionar.

  • Los esguinces de rodilla suelen estar causados por la flexión o torsión de la rodilla cuando el pie está apoyado firmemente en el suelo.

  • La rodilla suele estar dolorida e hinchada.

  • El diagnóstico suele basarse en los resultados de la exploración física.

  • El reposo y mantener la inmovilidad de la rodilla a menudo es el único tratamiento necesario, pero a veces las lesiones graves deben ser reparadas quirúrgicamente.

Varios ligamentos ayudan a mantener la rodilla en su posición:

  • Ligamentos colaterales: Estos ligamentos, situados a ambos lados de la rodilla, impiden que la rodilla se desplace en exceso de lado a lado. El ligamento colateral medial se encuentra en la parte interna de la rodilla, y el ligamento colateral lateral se localiza en la parte externa (lateral) de la rodilla.

  • Ligamentos cruzados: Estos ligamentos evitan que la rodilla se desplace en exceso hacia adelante o hacia atrás. El ligamento cruzado anterior (LCA) cruza por delante del ligamento cruzado posterior (LCP) adoptando una forma de X.

Las almohadillas de cartílago (meniscos) rellenan el espacio existente entre el fémur y la tibia. Ayudan a estabilizar la articulación de la rodilla.

Mantener la rodilla unida

Dos ligamentos, uno a cada lado de la rodilla, impiden que la rodilla se mueva en exceso de lado a lado:

  • Ligamento colateral medial, que está en la cara interna de la rodilla

  • Ligamento colateral lateral, que está en la cara externa (lateral) de la rodilla

Dos ligamentos dentro de la articulación (los ligamentos cruzados) evitan que la rodilla se desplace en exceso hacia adelante o hacia atrás:

  • Ligamento cruzado anterior (LCA)

  • Ligamento cruzado posterior (LCP)

El LCA cruza por delante del LCP formando entre los dos una X.

Los meniscos son almohadillas de cartílago que actúan como amortiguadores entre el fémur y el hueso más grande de la pierna (tibia), que forman parte de la articulación de la rodilla.

Las estructuras que se lesionan con más frecuencia en la rodilla son:

  • El ligamento colateral medial

  • El ligamento cruzado anterior

La estructura lesionada depende de la dirección de la fuerza que actúa sobre la rodilla:

  • Ligamento colateral medial y ligamento cruzado anterior: Se puede romper uno o ambos ligamentos cuando se produce un traumatismo lateral sobre la rodilla mientras el sujeto está apoyado sobre el pie, como ocurre durante un partido de fútbol. Es más probable la lesión si además se produce una torsión de rodilla.

  • Ligamento colateral lateral y ligamento cruzado anterior: Estos ligamentos se pueden romper cuando la fuerza que actúa sobre la rodilla está dirigida hacia el exterior. Este tipo de lesión puede ocurrir cuando la pierna se empuja desde la zona interna.

  • Ligamentos cruzados anterior y posterior: Estos ligamentos se pueden lesionar cuando se extiende la rodilla con fuerza.

  • Meniscos: Los meniscos se pueden romper cuando el sujeto se apoya sobre el pie y gira la rodilla.

Síntomas

A veces, la persona afectada puede oír o notar un chasquido en la rodilla al producirse la lesión. Este sonido suele indicar el desgarro de un ligamento (en especial el ligamento cruzado anterior).

La rodilla es dolorosa, está hinchada, rígida, y a veces presenta hematomas. La zona de dolor depende de la estructura lesionada. La rodilla se puede sentir inestable, y con movimientos anómalos. El momento en que se desarrollen los síntomas y su gravedad dependen de la gravedad de la lesión:

  • Leve: Aparece una inflamación durante las primeras horas, pero puede tardar más de un día en desarrollarse. El dolor suele ser leve o moderado.

  • Moderado: El dolor es moderado o severo, sobre todo cuando el paciente mueve o flexiona la rodilla.

  • Grave: El dolor puede ser intenso, moderado o leve, y algunos pacientes son incapaces de caminar sin ayuda.

A veces, una rotura de menisco impide que la rodilla se flexione o se extienda (lo que se denomina bloqueo).

A veces, el traumatismo que ocasiona el esguince de rodilla también produce una fractura.

Diagnóstico

  • Prueba de estrés

  • En algunas ocasiones, resonancia magnética nuclear

El médico sospecha un esguince de rodilla cuando el paciente presenta los síntomas típicos (como hinchazón) y ha sufrido una lesión en la que sea probable que se produzca un esguince.

A continuación el médico comprueba la rotura de los ligamentos de la rodilla al mover la pierna de cierta manera (lo que se denominan maniobras de exploración o pruebas de estrés). Si las pruebas de estrés son demasiado dolorosas, el médico puede inyectar un anestésico local en la articulación o administrar al paciente un sedante y/o un analgésico. O pueden esperar unos días hasta que el dolor y la hinchazón disminuyen. Si la rodilla si es muy dolorosa o rígida, se puede solicitar radiografías antes de las pruebas de estrés para descartar que existan fracturas.

Algunas veces es necesario realizar una resonancia magnética nuclear (RMN).

Tratamiento

  • A veces, drenaje del líquido articular

  • Protección, reposo, hielo, compresión y elevación

  • Una férula o un inmovilizador (ortesis) de rodilla y muletas

Si se ha producido un derrame significativo de líquido en la rodilla, en algunas ocasiones el médico puede drenarlo para aliviar el dolor.

La mayoría de las lesiones leves o moderadas se pueden tratar inicialmente con protección, reposo, hielo, compresión, elevación (PRICE, por sus siglas en inglés) e inmovilización de la rodilla con una férula o con un dispositivo que proporcione apoyo a la rodilla y evite que se doble (inmovilizador de rodilla).

Si el esguince es grave, algunos sujetos necesitan usar un inmovilizador de rodilla durante 4 a 6 semanas o más. Algunas lesiones graves de ligamentos o meniscos requieren una reparación quirúrgica. Este procedimiento generalmente se realiza a través de una pequeña incisión utilizando un pequeño tubo flexible (lo que se denomina cirugía artroscópica) (ver Cirugía mínimamente invasiva).

En personas con lesiones leves o moderadas se pueden recomendar ejercicios para fortalecer la rodilla (ver Dolor en la parte anterior de la rodilla : Tratamiento). Si las lesiones son graves, los ejercicios de fortalecimiento se posponen hasta después de la cirugía.

Recursos en este artículo