Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Esguinces del pulgar

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Los esguinces del pulgar son roturas de los ligamentos que unen el pulgar a la mano.

  • Cuando se produce un esguince del pulgar, el paciente tiene dificultad para agarrar objetos entre el pulgar y el dedo índice, el pulgar es doloroso y está hinchado.

  • El médico diagnostica un esguince del pulgar explorando el dedo, a veces después de inyectar un anestésico en el pulgar para que el examen sea menos doloroso.

  • La mayoría de los esguinces del pulgar se inmovilizan con una férula que incluye el pulgar, pero a veces es necesario el tratamiento quirúrgico.

La mayoría de los esguinces del pulgar afectan al ligamento principal en la base del pulgar en la parte interna del dedo (ver figura Lesiones comunes de la mano). Este ligamento a menudo se lesiona cuando el sujeto se cae sobre la mano mientras sostiene un bastón de esquí. Por lo tanto, esta lesión a menudo se denomina pulgar del esquiador. Este ligamento también puede lesionarse cuando el pulgar queda atrapado y se desplaza hacia atrás sobre una superficie dura al caer o al ser golpeado durante una captura de una bola de béisbol. El estiramiento excesivo repetido de la articulación también puede desgarrar el ligamento, como ocurría antiguamente cuando los guardabosques ingleses rompían el cuello de los conejos con su mano. Por lo tanto, esta lesión a veces se denomina pulgar de guardabosques.

Esguince del pulgar: Pulgar de guardabosques o pulgar de esquiador

A veces, cuando se rompe el ligamento, arranca un pequeño fragmento de hueso de la base de la primera falange del pulgar (lo que se denomina fractura por avulsión).

Síntomas

Tras la torsión del pulgar, el sujeto tiene dificultad para agarrar objetos entre el pulgar y el índice. El pulgar duele, se hincha y en ocasiones aparecen hematomas. El pulgar puede quedar debilitado e inestable después de la lesión.

Diagnóstico

  • Exploración física

  • Radiografías para detectar fracturas

Para determinar si el ligamento está roto, y determinar la gravedad de la rotura, el médico pide a la persona afectada que mueva el pulgar lesionado de varias maneras. A continuación realiza varias maniobras de exploración. A veces, antes de explorar el pulgar, inyecta un anestésico local cerca del pulgar lesionado para que el examen sea menos doloroso. También puede examinar el pulgar sano para compararlo con el pulgar lesionado.

Se toman radiografías desde distintos ángulos para detectar fracturas. Las radiografías se pueden hacer a la vez que el médico aplica presión sobre el pulgar lesionado (técnica denominada radiografía de estrés).

Tratamiento

  • Por lo general, una férula de inmovilización del pulgar

  • Ejercicios de fortalecimiento

  • A veces, intervención quirúrgica

En la mayoría de esguinces, se inmoviliza el pulgar con una férula espica del pulgar. La férula se usa durante varias semanas hasta que cicatrizan los ligamentos. Después de unas semanas, se puede retirar la férula para realizar ejercicios de fortalecimiento y, a continuación, se vuelve a colocar de nuevo la férula. El sujeto debe seguir este plan de tratamiento durante 2 a 3 semanas.

Férula de inmovilización del pulgar

Puede ser necesaria la cirugía si el ligamento está totalmente roto o si existe un fragmento de hueso que necesita ser reducido a su posición. También es necesaria la cirugía si el ligamento no cicatriza después de haber estado inmovilizado durante varias semanas. Después de la cirugía, el paciente tiene que llevar un yeso o una férula inmovilizando el antebrazo durante 6 a 8 semanas.

Recursos en este artículo