Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Fracturas de los dedos

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Las fracturas frecuentes del dedo incluyen:

  • Fracturas por avulsión

  • Fracturas por aplastamiento de las yemas de los dedos de las manos

La fractura por avulsión se produce cuando un tendón o ligamento arranca un pequeño fragmento óseo.

Síntomas

Las fracturas de las yemas de los dedos (también denominadas fracturas de la falange distal) se producen generalmente como consecuencia de una lesión por aplastamiento, por ejemplo, por el golpe de un martillo. Por lo general, la sangre se acumula debajo de la uña (lo que se denomina hematoma subungueal). La uña adquiere un aspecto negro azulado y puede levantarse. El lecho de la uña, que se encuentra debajo de la uña, puede desgarrarse. Esta lesión produce mucho dolor. El dedo está hinchado y duele.

Después de una fractura grave del dedo, a veces aumenta la sensibilidad en la zona (lo que se denomina hiperestesia) y permanece aumentada mucho después de que la fractura se haya curado. La zona afectada puede resultar muy dolorosa a la palpación.

Diagnóstico

  • Radiografía

Si un sujeto cree que puede haberse fracturado un dedo, debe acudir al médico.

Para diagnosticar este tipo de fracturas, se realizan radiografías desde varios ángulos diferentes.

Tratamiento

  • Un sistema de protección

  • Si existe un gran hematoma subungueal, posiblemente sea necesario drenar la sangre acumulada debajo de la uña

  • En las fracturas graves, cirugía

  • A veces la terapia de desensibilización

En la mayoría de las fracturas del extremo del dedo, el médico envuelve la yema del dedo con un sistema de protección (como una férula de aluminio y espuma). El paciente usa este sistema de protección durante unas 2 semanas.

Si aparece un gran hematoma subungueal, el médico puede practicar un pequeño orificio en la uña del dedo con una aguja o con un electrodo caliente (aparato de electrocauterización) y drenar la sangre (trepanación). Si la uña está gravemente dañada, a menudo permanece deforme.

En las fracturas graves de los dedos, se realiza cirugía para realinear los fragmentos separados del hueso roto.

Si la uña está gravemente dañada se extirpa. Entonces se pueden reparar las roturas del lecho ungueal. Sin embargo, en la mayoría de las fracturas de los dedos no es necesario extirpar la uña.

Terapia de desensibilización

Si la yema del dedo sigue siendo muy sensible después de que la fractura ha consolidado, puede ser necesario un tratamiento para disminuir la sensibilidad (terapia de desensibilización).

La persona debe empezar a hacer ejercicios de desensibilización en cuanto su médico lo recomiende, por lo general, tan pronto como sea posible después de que la lesión ha cicatrizado. Si la herida está abierta, el paciente puede usar un guante de látex o vinilo sobre la mano para evitar la contaminación mientras hace los ejercicios. Estos ejercicios incluyen:

  • Arrastrar suavemente los dedos sobre diversos materiales como arroz seco, maíz, arena, gránulos, o judías

  • Una vez cicatrizada la herida, frotar la punta del dedo con materiales como el velcro, algodón o tela vaquera durante varios minutos a lo largo del día

  • Golpear suavemente el área sensible durante unos minutos, hasta que la zona se nota menos sensible o se entumece

Para ser eficaces, estos ejercicios pueden tener que hacerse durante un largo período de tiempo.