Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Luxación de rótula

(Luxación de rótula)

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

La luxación de rótula ocurre cuando la rótula y los ligamentos que la sujetan en su lugar se deslizan hacia la parte exterior de la rodilla.

  • La rótula puede deslizarse fuera de lugar cuando la persona afectada, por lo general una joven adolescente con una anomalía de rodilla de base, de repente trata de cambiar de dirección.

  • La rótula parece fuera de lugar, y la afectada siente dolor por debajo de la rótula y no puede enderezar la rodilla.

  • El médico puede diagnosticar una luxación de la rótula mediante la exploración de la rodilla.

  • Se vuelve a colocar con suavidad la rótula en su lugar, a continuación, se aplica un inmovilizador de rodilla o un dispositivo ortopédico con bisagras, aunque a veces es necesario realizar un tratamiento quirúrgico posterior.

Las luxaciones de rótula difieren de las luxaciones de rodilla (que son mucho más graves, ver Luxación de rodilla).

La luxación de rótula es un proceso frecuente. A menudo se produce en chicas adolescentes que tienen una anomalía anatómica de la articulación de la rodilla, como los ligamentos elásticos o una alteración leve en la alineación ósea.

Por lo general, la rótula se desliza fuera de lugar cuando la persona de repente trata de realizar un cambio de dirección. Las luxaciones de rótula pueden ocurrir en deportes que implican cambios bruscos de dirección y/o de impacto (como el fútbol, la gimnasia, el béisbol y el hockey sobre hielo). También pueden ocurrir tras una caída cuando el sujeto se escurre.

A veces la fuerza que causó la luxación fractura el cartílago de la parte posterior de la rótula o provoca una pequeña fractura del extremo del fémur.

Síntomas

La rótula parece fuera de lugar. La persona afectada siente dolor debajo de la rótula. La articulación duele y, a menudo, está hinchada. El sujeto no puede enderezar la rodilla y, a menudo, puede desplazar la rótula de lado a lado. Puede ser incapaz de andar.

A veces, si se fractura el cartílago de la rótula con el tiempo se desarrolla una artrosis. Además, se puede volver a producir una luxación de rótula, sobre todo en aquellos que tienen una articulación no del todo normal.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

  • En ocasiones radiografías para verificar si hay fracturas

La rótula puede volver a su posición de forma espontánea antes de que el sujeto sea visto por un médico. Aunque esto suceda es necesario consultar con un médico, ya que puede existir una lesión interna de la rodilla.

¿Sabías que...?

  • Si se luxa la rótula es necesario consultar con un médico, independientemente de que la rótula vuelva a colocarse en su posición de forma espontánea.

El médico puede diagnosticar una luxación de la rótula mediante la exploración de la rodilla. Si la rótula ya se ha reducido a su posición, puede ser capaz de diagnosticar la luxación al encontrar sangre dentro de la articulación y porque la articulación es dolorosa.

Se pueden obtener radiografías desde varios ángulos para comprobar si hay fracturas.

Tratamiento

  • Manipulación para volver a poner la rótula en su lugar

  • Un inmovilizador de rodilla o una ortesis

  • Si la rodilla sigue siendo inestable, cirugía

El médico desplaza suavemente la rótula hasta su posición (lo que se denomina reducción). A continuación, se coloca un inmovilizador de rodilla (un dispositivo que sujeta la rodilla y evita que se flexione) o se aplica un dispositivo ortopédico con bisagras. Este se utiliza durante varias semanas. Después de retirar el inmovilizador o el dispositivo ortopédico, se necesita fisioterapia para recuperar la fuerza muscular y mejorar el rango de movimiento de la rodilla.

Si la rodilla sigue siendo inestable después de este tratamiento o si existe un fragmento óseo, puede ser necesaria la reparación quirúrgica de la articulación para prevenir futuras luxaciones. La cirugía puede llevarse a cabo utilizando un pequeño tubo de visualización que se introduce en la articulación a través de una pequeña incisión (cirugía artroscópica, ver Cirugía mínimamente invasiva), o mediante cirugía abierta (que requiere una incisión más grande).

Recursos en este artículo