Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Envenenamiento por plomo

Por Gerald F. O’Malley, DO, Associate Professor of Emergency Medicine, Thomas Jefferson University and Hospital ; Rika O’Malley, MD, Attending Physician, Department of Emergency Medicine, Einstein Medical Center

  • Algunas causas de la intoxicación por plomo son la ingestión de pintura con plomo y el hecho de comer o beber en ciertos objetos de cerámica con plomo mal esmaltados.

  • Niveles muy altos de plomo en la sangre pueden causar cambios de personalidad, dolores de cabeza, pérdida de sensibilidad, debilidad, sabor metálico en la boca, falta de coordinación al caminar, problemas digestivos y anemia.

  • El diagnóstico se realiza según los síntomas y los análisis de sangre.

  • Analizar el contenido de plomo del agua de casa, de los objetos de cerámica y de la pintura puede ayudar a identificar posibles fuentes de intoxicación por plomo.

  • El tratamiento consiste en detener la exposición al plomo y eliminar el que se ha acumulado en el cuerpo.

El envenenamiento por plomo es mucho menos frecuente ya que la pintura que contiene pigmento de plomo fue prohibida (en 1978 en los Estados Unidos) y el plomo fue eliminado de la gasolina de automoción (en el año 1986 en los Estados Unidos y en 2011 en todo el mundo desarrollado menos en 6 países). Sin embargo, el envenenamiento por plomo (saturnismo) sigue siendo un problema importante de salud pública en las ciudades de la costa este de los Estados Unidos.

Los trabajadores de las industrias que manipulan plomo tienen mayor riesgo de intoxicación por este metal, al igual que los niños que viven en casas antiguas que tienen pintura de plomo desconchada o tuberías de plomo. Durante la reforma de las casas, las personas pueden estar expuestas a cantidades significativas de plomo en forma de partículas procedentes del raspado o lijado durante la preparación de una superficie para pintarla. Los niños pequeños pueden ingerir partículas de desconchones de pintura suficientes, sobre todo durante la reforma, como para desarrollar síntomas de intoxicación por plomo. Algunos esmaltes cerámicos contienen plomo. Los objetos de cerámica, como jarras, tazas y platos, fabricados con estos esmaltes pueden desprender plomo, sobre todo cuando entra en contacto con sustancias ácidas (como frutas, bebidas de cola, tomates, vino y sidra). Entre las posibles causas están el whisky y algunos remedios populares, así como cuerpos extraños ocasionales de plomo en el estómago o en los tejidos (como balas o pesos para cortinas o plomos de pesca). Las balas alojadas en los tejidos blandos pueden aumentar los niveles de plomo en la sangre, pero ese proceso tarda años en aparecer. La exposición laboral puede producirse durante la fabricación y reciclaje de pilas, enchapado en bronce, fabricación de latón, fabricación de vidrio, cortado de tuberías, diferentes formas de soldar, esmaltar o trabajar con la cerámica o pigmentos. Ciertos productos cosméticos étnicos y otros procedentes de algunos países determinados y elaborados a base de plantas y hierbas medicinales contienen plomo y han causado brotes de intoxicaciones en ciertos grupos de población. Los vapores de la gasolina con plomo (en los países donde todavía está disponible) inhalados de forma recreativa por los efectos intoxicantes en el cerebro pueden causar envenenamiento por plomo.

El plomo afecta a muchas partes del organismo, como el cerebro, los nervios, los riñones, el hígado, la sangre, el aparato digestivo y los órganos sexuales. Los niños son especialmente vulnerables, porque el plomo provoca un daño mayor en los sistemas nerviosos que se encuentran aún en proceso de desarrollo.

Si la concentración de plomo en sangre es elevada durante días, suelen aparecer los síntomas de lesión cerebral aguda (encefalopatía). Una concentración más reducida de plomo en sangre que se mantenga durante periodos más prolongados de tiempo, a veces produce una deficiencia intelectual a largo plazo.

¿Sabías que...?

  • Los niños que viven en comunidades con casas viejas deben hacerse la prueba de intoxicación por plomo, independientemente de si presentan síntomas o no.

Síntomas y diagnóstico

La mayoría de las personas con una intoxicación leve por plomo no presentan síntomas. Los síntomas que sí se manifiestan suelen aparecer al cabo de varias semanas o más tiempo. En ocasiones, se presentan periódicamente.

Entre los síntomas característicos de intoxicación por plomo se encuentran cambios de personalidad, cefaleas, pérdida de sensibilidad, debilidad, sabor metálico en la boca, inestabilidad al caminar, falta de apetito, vómitos, estreñimiento, retortijones dolorosos del abdomen, dolores óseos o articulares, hipertensión y anemia (ver Introducción a la anemia). A menudo aparece una lesión renal sin síntomas.

En el transcurso de varias semanas los niños pequeños se vuelven irritables, disminuye su capacidad de atención y las ganas de jugar. En ese momento puede iniciarse una encefalopatía de forma aguda y agravarse en el curso de los días siguientes. El resultado es un vómito persistente e intenso, mala coordinación y dificultad para caminar; confusión, adormilamiento y, finalmente, convulsiones y coma. La intoxicación crónica en los niños puede producir trastorno intelectual, convulsiones, comportamiento agresivo, retraso en el desarrollo, dolor abdominal crónico y anemia.

Los adultos que están expuestos al plomo en el trabajo suelen desarrollar síntomas típicos (por ejemplo, cambios de personalidad, dolores de cabeza, dolor abdominal y el daño neural) a lo largo de varias semanas o más tiempo. Los adultos pueden experimentar una pérdida del apetito sexual, infertilidad y, en los varones, disfunción eréctil (impotencia). Rara vez aparece encefalopatía en los adultos.

Los niños y adultos pueden experimentar anemia. Los niños y adultos que inhalan los vapores de la gasolina con plomo pueden desarrollar síntomas de psicosis, además de los síntomas típicos de la intoxicación por plomo.

Algunos síntomas pueden disminuir si se interrumpe la exposición al plomo y empeorar nuevamente si esta se reanuda.

La intoxicación por plomo se diagnostica según los síntomas y el análisis de sangre. Es preciso realizar análisis de sangre frecuentes a los adultos cuyo trabajo consista en la manipulación de plomo. También debe hacerse análisis de sangre para detectar el plomo a los niños que vivan en comunidades con muchas casas antiguas, en las que sea común el desprendimiento de pintura de base plomada. Las radiografías de huesos y abdomen en los niños muestran a menudo indicios de intoxicación por plomo.

Prevención

Debe comprobarse el contenido en plomo mediante kits comerciales en la pintura para el hogar (excepto en casas construidas después de 1978), la cerámica fabricadas fuera de los Estados Unidos y el suministro de agua. Las medidas para reducir el riesgo de intoxicación en el hogar comprenden lavarse las manos de forma regular, lavar los juguetes de los niños, así como los chupetes, y limpieza regular de las superficies de la casa. La limpieza semanal del polvo de las repisas de las ventanas utilizando un trapo húmedo elimina parte del polvo que pudiera contener plomo procedente de la pintura. Deben repararse las zonas de pintura con plomo que se hayan desprendido. Las grandes obras de rehabilitación en las que se extrae la pintura plomada pueden liberar grandes cantidades de plomo en la casa y deben ser realizadas por profesionales. Los filtros para grifería que se comercializan pueden eliminar la mayor parte del plomo del agua que bebemos.

Los adultos expuestos a polvo de plomo en el trabajo deben utilizar un equipo de protección individual adecuado, cambiarse de ropa y calzado antes de ir a casa y ducharse antes de irse a la cama.

Tratamiento

El tratamiento consiste en detener la exposición al plomo y eliminar el que se ha acumulado en el cuerpo. Si una radiografía abdominal muestra partículas de plomo, se administra una solución especial de glicol de polietileno vía oral o a través de una sonda gástrica para lavar el contenido del estómago e intestino (una técnica denominada irrigación intestinal total).

El plomo se elimina del organismo mediante la administración de fármacos que se unen al mismo (tratamiento quelante), haciendo que este pase a la orina. Todos los fármacos que eliminan el plomo actúan lentamente y pueden producir graves efectos secundarios.

Las personas con una intoxicación leve por plomo reciben succimero por vía oral. Las personas con una intoxicación por plomo más grave reciben tratamiento hospitalario con inyecciones de fármacos quelantes, como dimercaprol, succimero y edetato disódico cálcico. Puesto que los fármacos quelantes también pueden eliminar del organismo minerales beneficiosos como el cinc, el cobre y el hierro, también se suelen administrar suplementos de estos minerales.

Incluso después de un tratamiento adecuado, muchos niños con encefalopatía presentan algún grado de lesión cerebral permanente. De igual modo, el daño renal a veces es permanente.

Recursos en este artículo