Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Intoxicación alimentaria por sustancias químicas

Por Gerald F. O’Malley, DO, Associate Professor of Emergency Medicine, Thomas Jefferson University and Hospital ; Rika O’Malley, MD, Attending Physician, Department of Emergency Medicine, Einstein Medical Center

La intoxicación alimentaria por sustancias químicas se produce por la ingestión de plantas o animales que contienen una toxina.

  • La intoxicación se produce después de ingerir especies de setas o plantas venenosas o pescado o marisco contaminados.

  • Los síntomas más frecuentes son diarrea, náuseas y vómitos y a veces convulsiones y parálisis.

  • El diagnóstico se basa en los síntomas y en el examen de la sustancia ingerida.

  • El riesgo de intoxicación se reduce, evitando las setas y las plantas silvestres desconocidas y el pescado contaminado.

  • La mejor forma de tratamiento consiste en reemplazar el líquido perdido y eliminar la sustancia tóxica del estómago, pero algunas sustancias son mortales.

Muchos trastornos causan vómitos y diarrea repentinos debido a la inflamación del tubo digestivo (gastroenteritis, ver Gastroenteritis). A veces la gente se refiere vagamente a todos estos trastornos como «intoxicación alimentaria». Sin embargo, la mayoría de los vómitos y la diarrea derivan de una infección del tubo digestivo por un virus o una bacteria. Solo se trata de una intoxicación alimentaria en el caso de la gastroenteritis causada por la ingestión de una toxina. Por ejemplo, las bacterias en los alimentos contaminados pueden producir este tipo de toxinas (ver Intoxicación alimentaria por estafilococos). Además, aunque muchas plantas venenosas, setas, pescados y mariscos causan síntomas digestivos, algunos afectan otros órganos.

Intoxicación por setas (setas venenosas)

Muchas especies de setas son venenosas. El potencial de la intoxicación puede variar dentro de las mismas especies, según la estación del año y según la forma de cocinarlas. Es difícil diferenciar las setas silvestres venenosas de las no venenosas, incluso para personas muy experimentadas. Las reglas populares no son fiables.

Todas las setas venenosas causan vómitos y dolor abdominal. Los otros síntomas varían mucho dependiendo del tipo de seta. Por lo general las setas que causan síntomas precoces (en unas 2 horas) tras la ingestión son menos peligrosas que las que causan síntomas tardíos (generalmente después de 6 horas).

Las setas que causan síntomas gastrointestinales tempranos (como Chlorophyllum molybdates y la pequeña seta marrón que suele crecer en el césped) provocan vómitos y diarrea. La diarrea es ocasionalmente con sangre. Algunas personas tienen dolor de cabeza o dolor corporal. Los síntomas suelen desaparecer en 24 horas.

Entre las setas que causan síntomas de aparición temprana y que afectan al cerebro y la médula espinal se incluyen las setas alucinógenas, que contienen el alcaloide alucinógeno psilocibina. Los más comunes son miembros del género Psilocybe, pero algunas otras setas contienen psilocibina. Los síntomas empiezan en 15 o 30 minutos después de la ingestión e incluyen euforia, aumento de la imaginación y alucinaciones. A menudo, se produce una aceleración del ritmo cardíaco y un aumento de la presión arterial y, en algunos niños, fiebre. No obstante, estos síntomas remiten sin tratamiento y las consecuencias graves son raras por lo que no suele necesitarse tratamiento específico. Sin embargo, si la persona está muy inquieta, el médico puede darle un sedante (como el lorazepam).

En la intoxicación causada por varias especies de Inocybe y algunas especies de Clitocybe, la sustancia tóxica es la muscarina. Los síntomas, que se inician a los 30 minutos de la ingestión, incluyen aumento del lagrimeo y de la salivación, constricción de las pupilas, sudoración, vómitos, retortijones, diarrea, mareo, tirones musculares (fasciculaciones), confusión, coma y, en algunos casos, convulsiones. Los síntomas son normalmente leves y suelen desaparecer en 12 horas. Los médicos administran atropina por vena (vía intravenosa) en personas con síntomas graves, y casi todas las personas se recuperan en 24 horas. Sin tratamiento, la muerte puede sobrevenir en pocas horas con una intoxicación grave.

Las setas que causan síntomas gastrointestinales tardíos incluyen Amanita phalloides y tipos relacionados (miembros de los géneros Amanita, Gyromitra y Cortinarius). La seta de la especie Amanita phalloides causa el 95% de las muertes por intoxicación con setas. Los vómitos y la diarrea empiezan entre 6 y 12 horas después de la ingestión. Algunas veces, se produce un peligroso descenso del nivel de azúcar en sangre. Los síntomas remiten en unos pocos días, pero entonces la persona desarrolla insuficiencia hepática y, a veces, renal. La insuficiencia hepática provoca un tinte amarillo de la piel (ictericia). En las personas con insuficiencia renal puede disminuir o interrumpirse la micción. A veces los síntomas desaparecen por sí solos, pero en torno a la mitad de las personas que sufren este tipo de intoxicación mueren en unos 5 u 8 días. Las personas con insuficiencia hepática pueden sobrevivir con un trasplante de hígado.

Las setas de la especie Amanita smithiana tienden a causar retraso en el vómito y la diarrea (entre 6 y 12 horas después de ser ingeridas). Puede producirse una insuficiencia renal de 1 a 2 semanas después de la ingestión de las setas y suele necesitarse hemodiálisis temporal (ver Hemodiálisis).

Las setas del género Gyromitra también causan vómitos y diarrea tardíos, así como un descenso del nivel de azúcar en sangre. Otras consecuencias son toxicidad cerebral (como convulsiones) y, al cabo de pocos días, insuficiencia hepática y renal.

La mayoría de las setas Cortinarius son originarias de Europa. Los vómitos y la diarrea pueden durar 3 días. Entre 3 y 20 días después de la ingestión puede producirse insuficiencia renal, con síntomas de dolor en el costado y disminución de la cantidad de orina. A menudo la insuficiencia renal se resuelve espontáneamente.

Intoxicación por plantas y arbustos

Unas pocas plantas de crecimiento frecuente son tóxicas. Entre las plantas muy tóxicas y potencialmente mortales se encuentran las semillas de ricino, las semillas de regaliz americano, la cicuta y la cicuta acuática, así como también la adelfa y la dedalera, que contienen glucósidos digitálicos. Pocas intoxicaciones por plantas pueden curarse con antídotos específicos.

Las semillas de ricino contienen un veneno extremadamente concentrado. El ricino se ha usado en intentos de asesinato. La semilla de ricino tiene una cáscara muy dura, por lo que tiene que ser masticada para liberar el veneno. Las semillas de regaliz americano contienen una toxina potente, la abrina, y pueden provocar la muerte después de su ingestión. Los niños pueden morir con solo masticar una semilla. La intoxicación por semillas de ricino o de regaliz americano produce vómitos graves y diarrea (a menudo sanguinolenta) al cabo de un tiempo de la ingestión. Después, las personas tienen delirios y convulsiones. Pueden entrar en coma y morir. Los médicos, a veces, intentan eliminar las semillas del estómago y del intestino antes de que sean absorbidas.

El envenenamiento por cicuta puede causar síntomas en los siguientes 15 minutos. Las personas tienen sequedad de boca y, más tarde, una aceleración del ritmo cardíaco, temblores, sudoración, convulsiones y debilidad muscular. La cicuta acuática puede provocar vómitos y diarrea, delirio, convulsiones y coma.

La adelfa, la dedalera y el lirio de los valles, una planta similar a las anteriores pero menos tóxica, pueden producir vómitos y diarrea, confusión, arritmia y niveles altos de potasio en sangre. Estas plantas contienen una sustancia muy similar a la digoxina, un fármaco usado en cardiopatías. Los médicos a veces tratan a las personas intoxicadas con estas plantas con un fármaco que se utiliza para tratar la sobredosis de digoxina.

Muchas otras plantas producen efectos tóxicos menos graves.

Plantas moderadamente venenosas

Plantas

Síntomas

Tratamiento

Aloe y plantas relacionadas

Gastroenteritis (ver Gastroenteritis), inflamación renal e irritación en la piel

Tratamiento sintomático* si se ha ingerido la planta y limpieza (irrigación) con agua y jabón si la piel está irritada

Albaricoque, cereza, los huesos de melocotón y manzana y otras semillas (especies Prunus y Malus), normalmente solo si se han masticado y tragado muchas semillas

Síntomas de falta de oxígeno, como náuseas, mareos, dificultad para concentrarse, dolor de cabeza, vómitos, somnolencia y falta de coordinación (similares a los de la intoxicación por monóxido de carbono)

Para la intoxicaciones graves, se administra hidroxocobalamina por vena y se usa un juego de antídotos para el cianuro (incluido el nitrato de amilo dado por inhalación y el nitrito de sodio y el tiosulfato de sodio por vía intravenosa)

Plantas del género Aristolochia (también llamados aristoloquias o pipevines)

Formación de tejido cicatrizal en los riñones

Tratamiento sintomático*

Azalea

Síntomas colinérgicos

Tratamiento sintomático* y atropina

Plantas del género Caladium (también llamado oreja de elefante o alas de ángel) y plantas relacionadas

Irritación en la boca debido a los cristales de oxalato cálcico de las hojas

Tratamiento sintomático* y disolución del factor irritante con ayuda de leche o helado

Cápsico y plantas relacionadas (pimientos picantes)

Irritación de la piel y de las membranas mucosas

Tratamiento sintomático* sumergir la zona afectada en agua para lavar la sustancia de distancia (irrigación)

Colquicina (cólchico, crocus de otoño u otoñal, azafrán de la pradera o silvestre)

Gastroenteritis tardía y disfunción (insuficiencia) de muchos sistemas orgánicos

Interferencia con la capacidad de la médula ósea para producir células sanguíneas y las plaquetas, lo que puede causar anemia, infección y/o sangrado

Tratamiento sintomático*

Belladona

Síntomas anticolinérgicos, temperatura corporal alta, convulsiones y alucinaciones

Tratamiento sintomático*

En caso de temperatura corporal muy alta o convulsiones, posiblemente fisostigmina

Amoena, lotería (dieffenbachia)

Lesiones en la boca debido al oxalato cálcico de las hojas

Cuidados generales*y disolución de los cristales con ayuda de leche o helado

Habas

En personas con deficiencia de la enzima G6PD (que protege los eritrocitos), gastroenteritis, fiebre, dolor de cabeza y anemia hemolítica

Tratamiento sintomático*

En la anemia y envenenamiento graves, se considera la eliminación y el reemplazo gradual de sangre con volúmenes iguales de sangre fresca de donante (exanguinotransfusión)

Patatas verdes y brotes de patata

Gastroenteritis, alucinaciones y delirio

Tratamiento sintomático*

Bayas de acebo

Gastroenteritis

Tratamiento sintomático*

Estramonio

Síntomas anticolinérgicos, temperatura corporal alta, convulsiones y alucinaciones

Tratamiento sintomático*

En caso de temperatura corporal muy alta o convulsiones, posiblemente fisostigmina

Regaliz (planta fresca)

Demasiado poco potasio en sangre, presión arterial alta y de la hinchazón debido a la retención de líquidos (edema)

Tratamiento sintomático*

Lagrimas de Salomón o lirios del valle

Exceso de potasio en sangre y ritmos cardíacos anormales (arritmias)

Tratamiento sintomático* y anticuerpos contra la digitalis

Muérdago

Gastroenteritis

Tratamiento sintomático*

Acónito

Frecuencia cardíaca baja, ritmo cardíaco anómalo, entumecimiento y hormigueo, así como debilidad

Tratamiento sintomático*

A veces de bicarbonato de sodio por vía intravenosa

Ortiga

Escozor y ardor en la piel

Tratamiento sintomático*

Solanáceas, herbáceas o leñosas

Gastroenteritis, alucinaciones y delirio

Tratamiento sintomático*

Belladona

Síntomas anticolinérgicos, temperatura corporal alta, convulsiones y alucinaciones

Tratamiento sintomático*

En caso de temperatura corporal muy alta o convulsiones, posiblemente fisostigmina

Poleo menta

Lesión hepática (que cuando es grave, causa ictericia, confusión y una tendencia a sangrar)

Acetilcisteína

Filodendro y plantas relacionadas

Lesiones en la boca debido al oxalato cálcico de las hojas

Cuidados generales*y disolución de los cristales con ayuda de leche o helado

Poinsettia o flor de Pascua

Irritación leve si toca las membranas mucosas de la boca, las fosas nasales, la vagina o la uretra

No es necesario

Hiedra venenosa

Inflamación de la piel

Hierba carmín (Phytolacca americana)

Gastroenteritis

Irritación si toca las membranas mucosas de la boca, las fosas nasales, la vagina o la uretra

Tratamiento sintomático*

Potus

Lesiones en la boca debido al oxalato cálcico de las hojas

Cuidados generales*y disolución de los cristales con ayuda de leche o helado

Tejos

Gastroenteritis

Infrecuentemente, convulsiones, irregularidad en los latidos cardíacos y coma

Tratamiento sintomático*

*El tratamiento sintomático puede incluir la administración de líquidos por vena (vía intravenosa), tratamientos para mantener las funciones del cuerpo (como medicamentos para bajar la fiebre), medicamentos para incrementar la presión arterial si esta cae y un ventilador.

Los síntomas colinérgicos son: frecuencia cardíaca baja, contracción del corazón debilitada, presión arterial peligrosamente baja, dificultad para respirar (debido a la contracción de las vías respiratorias), sofocos, calambres abdominales, diarrea, aumento de la micción y la salivación, lagrimeo, aumento de la sudoración y calambres musculares.

Síntomas anticolinérgicos, como confusión mental, visión borrosa, estreñimiento, sequedad de boca, mareos, dificultad para la micción y pérdida del control de la vejiga.

G6PD = glucosa-6-fosfato-deshidrogenasa.

Envenenamiento por ingestión de marisco

La gastroenteritis puede ser causada por comer pescado o marisco. Existen tres tipos comunes de intoxicación causada por el consumo de pescado: la ciguatera, la tetrodotoxina y la escombroidosis.

Envenenamiento por ciguatera

Este tipo de intoxicación puede producirse después de comer cualquiera de las más de 400 especies de pescado de los arrecifes tropicales de Florida, las Antillas o del Pacífico. La toxina es producida por ciertos dinoflagelados, organismos marinos microscópicos que sirven de alimento a los peces. La toxina se acumula en su carne. Los peces más grandes y viejos son más tóxicos que los pequeños y jóvenes. El sabor del pescado no se altera. Los métodos de procesamiento habituales, incluyendo la cocción, no puede destruir la toxina. Los síntomas iniciales, retortijones abdominales, náuseas, vómitos y diarrea, pueden comenzar entre las 2 y 8 horas siguientes a la ingestión del pescado y durar de 6 a 17 horas. Los síntomas más tardíos pueden incluir prurito, sensación de hormigueo, dolor de cabeza, dolores musculares, inversión de las sensaciones de frío y calor y dolor facial. Al cabo de varios meses, las sensaciones pueden volverse incapacitantes. Los médicos, a veces, intentan el tratamiento de las personas afectadas con manitol intravenoso (un fármaco que reduce la inflamación y la presión) pero no se ha podido establecer si tiene algún beneficio. La toxina no puede ser identificada por cualquier kit de pruebas casero.

Intoxicación por tetrodotoxina

Los síntomas causados por la toxina del pez globo (fugu, una exquisitez del sushi), que se encuentra sobre todo en los mares que bañan las costas de Japón, son similares a los causados por el pescado en la intoxicación por ciguatera. Si se come una gran cantidad de la toxina, los músculos pueden quedar paralizados y la muerte pueden ser el resultado de la parálisis de los músculos que regulan la respiración. La toxina no puede ser destruida por la cocción o la congelación.

Escombroidosis

Los tejidos de algunos peces, como la caballa, el atún, el bonito, el bonito rayado y el mahi mahi, una vez pescados empiezan a descomponerse y producen altos valores de histamina. Cuando se ingieren, la histamina provoca un enrojecimiento facial inmediato. También puede producir náuseas, vómitos, dolor de estómago y urticaria pocos minutos después de haber comido el pescado. Los síntomas, frecuentemente confundidos con alergia al marisco, generalmente duran menos de 24 horas. El pescado puede tener sabor picante o amargo. A diferencia de otras intoxicaciones por pescado, esta puede prevenirse con un buen almacenamiento del pescado después de la captura. Puede ser útil el tratamiento con antihistamínicos como la difenhidramina y la ranitidina.

Intoxicación por mariscos

La intoxicación por mariscos puede producirse desde junio hasta octubre, especialmente en el Pacífico y en las costas de Nueva Inglaterra. Los mariscos como los mejillones, almejas, ostras y vieiras pueden ingerir determinados dinoflagelados venenosos en ciertos momentos en los que el agua adquiere un aspecto rojizo, conocido como marea roja. Los dinoflagelados producen una toxina que afecta a los nervios (estas toxinas se conocen como neurotoxinas). La toxina, saxitoxina, que produce la intoxicación paralítica por mariscos sigue activa incluso después de haberse cocinado los alimentos. El primer síntoma, una sensación de hormigueo alrededor de la boca, comienza entre 5 y 30 minutos después de comer. Luego se producen náuseas, vómitos y retortijones, seguidos por debilidad muscular. A veces, la debilidad evoluciona hacia una parálisis de brazos y piernas. La debilidad de los músculos puede ser muy grave y tener un desenlace mortal. Las personas que sobreviven suelen recuperarse totalmente.

Intoxicación por contaminantes

La gastroenteritis puede afectar a personas que han ingerido lo siguiente: frutas y verduras sin lavar, que hayan sido rociadas con arsénico, plomo o insecticidas orgánicos; líquidos ácidos servidos en cerámica cubierta de plomo; alimentos almacenados en contenedores recubiertos de cadmio.

Tratamiento

La mayoría de las personas con intoxicación alimentaria por sustancias químicas se recuperan completa y rápidamente solo con la reposición de líquidos y electrólitos. En cuanto se inician los síntomas, la persona debe tratar de consumir grandes cantidades de líquidos. Si no se toleran los líquidos, la persona necesita ir a urgencias para reponer los líquidos por vía intravenosa.

Si es posible, es bueno liberar el estómago de las sustancias tóxicas tan rápidamente como se pueda. Para la mayoría de las personas, el vómito cumple esta función. Guardar una pequeña muestra del primer vómito puede ser útil si se necesitan pruebas de laboratorio más adelante. Si una persona no puede vomitar adecuadamente y los síntomas son graves, el médico puede vaciar el estómago introduciendo una pequeña sonda por la nariz o la boca hasta el estómago. Un laxante ayuda a eliminar las toxinas del intestino más rápidamente.

En los casos en que se conoce la toxina, se proporciona tratamiento específico.

Recursos en este artículo