Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Epitrocleítis

(Codo de golfista)

Por Paul L. Liebert, MD, Tomah Memorial Hospital, Tomah, WI

La epitrocleítis (epicondilitis humeral interna, epicondilitis medial o codo de golfista) es una inflamación de los tendones de los músculos que flexionan o doblan la palma de la mano hacia la muñeca, y causa dolor en la cara interna del codo y del antebrazo.

  • La causa más frecuente suele ser la flexión de la muñeca hacia la palma con fuerza excesiva.

  • El reposo, el hielo y los analgésicos ayudan a aliviar el dolor.

  • Cuando el dolor cede, realizar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento ayuda a prevenir su reaparición.

Esta lesión se produce al doblar la muñeca forzándola hacia la palma de forma repetida (ver figura Cuando duele el codo). Los movimientos que producen este tipo de fuerzas incluyen el saque con gran fuerza en el tenis; golpear bolas por encima del nivel de la cabeza; golpear pelotas mojadas o pesadas; utilizar una raqueta demasiado pesada o con una empuñadura demasiado pequeña o con un cordaje demasiado tenso; lanzar una pelota de béisbol; y lanzar una jabalina. Una mala técnica cuando se golpea la pelota de golf puede provocar esta inflamación, de ahí el nombre de «codo de golfista». La lesión aparece cuando «se pega desde arriba» y básicamente se baja el palo con fuerza con el brazo derecho (en los golfistas diestros) desde lo alto del swing, poniendo mucha tensión en los músculos flexores del codo derecho, en lugar de bajar el palo con el brazo izquierdo y el cuerpo. Las actividades no deportivas que pueden provocar esta lesión son, entre otras, colocar ladrillos, trabajar con martillos y usar un teclado.

El dolor se localiza en la parte interna del codo y en el antebrazo. Se acentúa cuando se flexiona la palma hacia la muñeca.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

El médico realiza el diagnóstico basándose en los síntomas y los resultados de la exploración. La persona se sienta y apoya el brazo lesionado sobre una mesa, con la palma de la mano hacia arriba. Se le sujeta la muñeca y se le pide que levante la mano doblando la muñeca. Las personas que padecen este trastorno notan dolor en la cara interna del codo.

Tratamiento

  • Reposo

  • Rehabilitación

El tratamiento inicial consiste en evitar cualquier actividad que cause dolor cuando se flexiona la muñeca hacia la palma. La aplicación de hielo y antiinflamatorios no esteroideos (AINE) en la zona dolorosa contribuye a aliviar el dolor. Tras la disminución del dolor, se puede realizar un programa de ejercicios que fortalezcan los músculos de la muñeca y del hombro. La cirugía no suele ser necesaria.

Recursos en este artículo