Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Terapia de recompresión

(Oxigenoterapia hiperbárica)

Por Alfred A. Bove, MD, PhD, Professor (Emeritus) of Medicine, Lewis Katz School of Medicine, Temple University

La terapia de recompresión consiste en administrar oxígeno al 100% durante varias horas en una cámara sellada a presiones superiores a 1 atmósfera.

La terapia de recompresión ejerce cuatro efectos en la sangre que pueden ser útiles para el tratamiento de lesiones por buceo:

  • El aumento de la concentración de oxígeno

  • La disminución de la concentración de nitrógeno

  • La disminución de la concentración de monóxido de carbono

  • La disminución del tamaño de las burbujas de gas

Entre los buceadores, la terapia hiperbárica se utiliza con mayor frecuencia en caso de enfermedad de descompresión y embolismo gaseoso arterial, pero, en ocasiones, también se usa para tratar el envenenamiento por monóxido de carbono.

El tratamiento en una cámara hiperbárica de recompresión con terapia de oxígeno suele conocerse como oxigenoterapia hiperbárica cuando esta se usa principalmente para administrar altas concentraciones de oxígeno en lugar de para tratar la enfermedad de descompresión o la embolia arterial gaseosa. La oxigenoterapia hiperbárica se utiliza para diversos trastornos relacionados con el buceo. Todavía se está estudiando si es eficaz para todos estos trastornos.

Cuanto antes se inicie la terapia de recompresión, mayores serán las probabilidades de obtener un mejor resultado. Sin embargo, la recompresión puede ser útil incluso si se inició 48 horas después de salir a la superficie. Las cámaras tienen capacidad para una o varias personas. Los tratamientos se aplican generalmente 1 o 2 veces al día y duran entre 45 y 300 minutos. Normalmente, se administra oxígeno al 100%, a una presión de entre 2,5 y 3 atmósferas.

La terapia de recompresión es relativamente segura, pero los médicos tratan de evitar emplearla en personas que sufran cualquiera de los siguientes trastornos:

  • Colapso pulmonar (neumotórax)

  • Enfermedad pulmonar crónica

  • Problemas sinusales o resfriados

  • Insuficiencia cardíaca grave

  • Trastornos convulsivos

  • Claustrofobia

  • Cirugía de tórax reciente

  • Cirugía o lesión reciente del oído

  • Fiebre

La terapia de recompresión suele evitarse durante el embarazo, a menos que la vida de la madre esté en peligro, dados los posibles efectos nocivos de las altas concentraciones de oxígeno en el feto. La terapia de recompresión puede causar problemas similares a los que se producen por barotrauma. También puede causar miopía temporal, niveles bajos de azúcar en sangre (hipoglucemia) o, con menor frecuencia, efectos tóxicos en los pulmones o convulsiones.

La mayoría de los buceadores deben conocer toda la información sobre la ubicación de la cámara de recompresión más cercana, la manera más rápida de llegar a ella y la fuente más conveniente para consultar por teléfono. En Estados Unidos, esta información también está disponible las 24 horas del día en la red de alerta para buceadores Divers Alert Network (www.diversalertnetwork.org; teléfono 919-684-9111). La Sociedad de medicina hiperbárica y submarina (membership.uhms.org/) es otra valiosa fuente de información.

Recursos en este artículo