Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Hipotermia

Por Daniel F. Danzl, MD, Professor and Chair, Department of Emergency Medicine, University of Louisville School of Medicine

La hipotermia consiste en una temperatura corporal peligrosamente baja.

  • Estar en un ambiente demasiado frío, presentar ciertos trastornos, ser incapaz de moverse, o una combinación de estos factores, pueden originar que la temperatura corporal alcance valores demasiado bajos.

  • La persona tiene escalofríos, pero posteriormente puede llegar a presentar confusión y pérdida de consciencia.

  • Se puede llegar a recuperar si se calienta y se seca, a menos que la temperatura corporal sea demasiado baja.

  • Si la temperatura corporal es demasiado baja, se puede calentar a la persona con oxígeno caliente y fluidos calientes, por vía intravenosa o pasándolos a través de la vejiga, el estómago, la cavidad abdominal o torácica mediante catéteres. Los médicos también proporcionan calor al exterior del cuerpo.

En Estados Unidos, la hipotermia causa unas 600 muertes cada año. La hipotermia también aumenta el riesgo de muerte en las personas con trastornos en el corazón, en los vasos sanguíneos y en los nervios.

La hipotermia se produce cuando el organismo pierde más calor del que puede producir al aumentar la cantidad de calor producida por el cuerpo debida al ejercicio o al aumentar el calentamiento a partir de fuentes externas, como hacer un fuego o el sol. El viento aumenta la pérdida de calor y lo mismo ocurre al sentarse o tumbarse sobre una superficie fría o al estar sumergido en agua. Una inmersión rápida en aguas muy frías puede causar hipotermia mortal entre 5 y 15 minutos. Sin embargo, algunas personas, en su mayoría bebés y niños pequeños, han sobrevivido hasta una hora completamente sumergidos en agua helada. El choque puede bloquear todos los sistemas, protegiendo así esencialmente el organismo. La hipotermia puede también sobrevenir después de una exposición prolongada a agua moderadamente fría.

El mayor riesgo lo sufren las personas que permanecen tumbadas inmóviles en un ambiente frío, por ejemplo después de haber tenido un accidente cerebrovascular o convulsiones; que han quedado inconscientes debido a una intoxicación; personas con un nivel bajo de azúcar (glucosa) en sangre o que han padecido una lesión. Dado que no se mueven, estas personas generan menos calor y también son incapaces de abandonar el ambiente frío. Estas personas están en riesgo de hipotermia, incluso cuando la temperatura ambiente no es excesivamente baja, de unos 13 a 16 °C. Los niños pequeños y los ancianos están sometidos a un riesgo especial. Las personas de estos grupos de edad, a menudo no tienen un mecanismo de compensación para el frío tan eficaz como los adultos jóvenes y dependen de otros para prever sus necesidades y mantenerlos calientes. Es bastante frecuente que las personas de edad muy avanzada sufran hipotermia incluso en el interior, si permanecen sentadas inmóviles en una habitación fría durante horas. Los lactantes pierden rápidamente el calor corporal y son particularmente propensos a la hipotermia. Algunas veces un trastorno como una infección generalizada o hipoactividad de la glándula tiroidea (hipotiroidismo) causan o contribuyen a la hipotermia.

Síntomas

Los síntomas iniciales incluyen escalofríos intensos y rechinamiento de dientes. A medida que desciende más la temperatura corporal, los escalofríos cesan y los movimientos se vuelven lentos y torpes, se prolonga el tiempo de reacción, el pensamiento está nublado y el juicio se altera. Estos síntomas pueden desarrollarse tan gradualmente que las personas, incluyendo a los compañeros del afectado, no perciben lo que está sucediendo. La persona puede caerse, deambular sin rumbo o simplemente tumbarse para descansar. Cuando cesan los escalofríos, la persona se vuelve más inactiva y cae en estado de coma. Las frecuencias cardíaca y respiratoria se vuelven más lentas y débiles. Si son muy lentas, puede parecer que el sujeto no tiene signos de vida (ausencia de latido cardíaco o de movimientos respiratorios) a pesar de que el corazón continúa latiendo muy débilmente. Finalmente, el corazón se detiene.

Cuanto menor sea la temperatura corporal, mayor será el riesgo de muerte. La muerte puede producirse a temperaturas corporales inferiores a 31 °C, pero es más probable que ocurra por debajo de 28 °C.

Diagnóstico

Se diagnostica una hipotermia al medir la temperatura corporal, habitualmente con un termómetro rectal. Los termómetros convencionales no registran temperaturas por debajo de, aproximadamente, 34 °C. Por lo tanto, se necesitan termómetros especiales para medir las temperaturas en la hipotermia grave. A veces se realizan análisis de sangre y otras pruebas para comprobar si la hipotermia puede estar causada por algún trastorno como una infección o hipotiroidismo. Si el sujeto no tiene signos vitales, el médico puede realizar una ecografía cardíaca para determinar si el corazón sigue latiendo.

Tratamiento

En las primeras fases, secar el cuerpo, ponerse ropa seca y caliente, cubrirse con mantas calientes e ingerir bebidas calientes pueden propiciar la recuperación. En las personas que se encuentran inconscientes, se evitará que sigan perdiendo calor cubriéndolas con una manta seca y que abrigue, y si es posible quitándoles la ropa húmeda y trasladándolas a un lugar cálido mientras se prepara su traslado inmediato a un hospital. No se recomienda la reanimación cardiopulmonar (RCP) fuera del hospital, sobre todo por parte de personas no entrenadas, si hay señales de vida, que pueden ser muy difíciles de detectar. Por ejemplo, puede ser difícil, en especial para personas sin formación médica específica, detectar respiraciones o latidos del corazón muy débiles. A menudo, aunque no se pueda sentir el pulso ni oír los latidos cardíacos, el corazón puede estar latiendo. Además, la persona con una hipotermia grave debe ser manipulada con suavidad, porque una sacudida brusca podría producirle un ritmo cardíaco irregular (arritmia) de consecuencias mortales.

En el hospital se calienta a la persona con oxígeno caliente inhalado y con líquidos calientes por vía intravenosa, o introducidos en la vejiga, en el estómago, en la cavidad abdominal o en la torácica a través de sondas de plástico que se insertan en dichas áreas. Además, es posible calentar la sangre mediante un proceso de hemodiálisis (en que se bombea la sangre hacia el exterior del cuerpo, se pasa por un filtro con un sistema de calentamiento y se vuelve de nuevo al cuerpo) o con una máquina cardiopulmonar (que bombea la sangre fuera del cuerpo, la calienta, le añade oxígeno y luego introduce de nuevo la sangre en el cuerpo).

Es posible que el médico deba ayudar a la persona a respirar introduciéndole un tubo respiratorio de plástico en la tráquea a través de la boca (intubación endotraqueal) y utilizando ventilación mecánica. Si se ha producido una parada cardíaca se realiza la RCP.

Dado que algunas personas con hipotermia se han recuperado a pesar de haber llegado al hospital sin signos de vida, los médicos prosiguen con los esfuerzos de reanimación hasta haber logrado calentar a la persona, aunque todavía no manifieste latido cardíaco u otros signos de vida.

Recursos en este artículo