Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Mordeduras de serpiente

Por Robert A. Barish, MD, MBA, Louisiana State University Health Sciences Center at Shreveport ; Thomas Arnold, MD, Department of Emergency Medicine, LSU Health Sciences Center Shreveport

  • Las serpientes venenosas en los Estados Unidos son las víboras o crótalos (cascabel, mocasín y cabeza de cobre) y las serpientes de coral.

  • Los envenenamientos graves pueden causar daños en la extremidad mordida, hemorragia y daños en los órganos vitales.

  • En las mordeduras graves se administra un antídoto contra el veneno.

Las mordeduras de serpientes no venenosas no suelen causar problemas graves. Alrededor de 25 especies de serpientes venenosas son originarias de los Estados Unidos. Estas serpientes venenosas son los crótalos (cascabel, mocasín y cabeza de cobre) y las serpientes de coral.

En términos generales, de cada 45 000 mordeduras de serpiente que ocurren en los Estados Unidos, menos de 8000 son de serpientes venenosas y cerca de seis personas mueren por su causa. Las mordeduras de serpiente mortales son mucho más frecuentes fuera de los Estados Unidos.

En EE.UU., por ejemplo, en aproximadamente un 25% de las mordeduras de crótalos, el veneno no se inyecta. La mayor parte de las muertes se producen en niños, personas mayores y en las personas que no reciben tratamiento o son tratadas demasiado tarde o de forma inadecuada. Las mordeduras por serpiente cascabel son responsables de cerca del 70% de las mordeduras venenosas de serpientes en los Estados Unidos, y de la mayoría de las muertes producidas. La víbora cobriza o cabeza de cobre, y en menor medida la serpiente mocasín o de boca de algodón protagonizan la mayoría del resto de las mordeduras de serpientes venenosas. Son menos frecuentes las mordeduras de la serpiente coral y de otras serpientes introducidas en EE.UU.

El veneno de la serpiente de cascabel y de otros crótalos lesiona el tejido que rodea la mordedura. El veneno puede causar cambios en las células, impedir la coagulación de la sangre y lesionar los vasos sanguíneos, de modo que el líquido se filtra a través de los mismos. Estos cambios pueden provocar hemorragias internas e insuficiencia cardíaca, respiratoria y renal.

El veneno de la serpiente coral es neurotóxico, afecta al sistema nervioso, pero causa poco daño al tejido que rodea la mordedura. La mayoría de las mordeduras se producen en la mano o en el pie.

¿Sabías que...?

  • Las mordeduras de serpiente pueden ser aterradoras, pero solo causan la muerte en raras ocasiones en Estados Unidos.

Síntomas de la mordedura de una serpiente venenosa

Los síntomas de la mordedura de una serpiente venenosa varían en gran medida, en función de las siguientes circunstancias:

  • El tamaño y la especie de la serpiente

  • La cantidad y la toxicidad de veneno inoculado (según el tamaño y la especie de serpiente)

  • La localización de la picadura (cuanto más lejos de la cabeza y el tronco, menos peligrosa)

  • La edad de la persona (las personas mayores o muy jóvenes tienen más riesgo)

  • La presencia de problemas de salud subyacentes

Crótalos o víboras de foseta

Las mordeduras de la mayoría de los crótalos causan dolor rápidamente. No todas las picaduras inyectan veneno, pero si la herida supura probablemente sí que fue inyectado. Suele aparecer enrojecimiento e inflamación entre 30 y 60 minutos después de la mordedura, que pueden afectar la totalidad de la pierna o el brazo en pocas horas. Un envenenamiento por crótalo o víbora, sea moderado o grave, suele provocar hematomas de la piel entre 3 y 6 horas después de la mordedura. La piel que rodea la mordedura se tensa y cambia de color, y pueden formarse ampollas, a menudo llenas de sangre, en la zona de la mordedura. Sin tratamiento, el tejido que rodea la mordedura puede quedar destruido. Entre otros síntomas se incluyen fiebre, escalofríos, debilidad general, desvanecimiento, sudoración, ansiedad, confusión, náuseas, vómitos y diarrea. Algunos de estos síntomas pueden estar provocados por el pánico más que por el veneno. Se puede presentar hemorragia en las encías y aparecer sangre en el vómito, las heces y la orina. Puede aparecer dificultad respiratoria, en particular después de una mordedura de serpiente de cascabel de Mojave. Algunas personas pueden tener dolor torácico. Horas más tarde, la víctima puede presentar dolor de cabeza, vista borrosa, párpados caídos y sequedad de boca.

Entre otros síntomas se incluyen fiebre, escalofríos, debilidad general, desvanecimiento, sudoración, ansiedad, confusión, náuseas, vómitos y diarrea. Algunos de estos síntomas pueden estar provocados por el pánico más que por el veneno. Se puede presentar hemorragia en las encías y aparecer sangre en el vómito, las heces y la orina.

La persona mordida por una cascabel puede experimentar hormigueo y entumecimiento de los dedos de las manos o de los pies, o bien alrededor de la boca, y notar un sabor metálico o de goma en la boca.

Serpiente de coral

Las mordeduras de serpiente de coral no suelen causar dolor ni inflamación de forma inmediata. Los síntomas más graves tardan varias horas en manifestarse. La víctima experimenta hormigueo en la zona que rodea la mordedura y debilidad en los músculos cercanos. A continuación, puede presentar e incoordinación muscular y debilitamiento general. Otros síntomas característicos incluyen visión doble y borrosa, confusión, somnolencia y una mayor producción de saliva, con dificultades para hablar y tragar. Finalmente, pueden manifestarse problemas respiratorios, que pueden ser extremadamente graves.

¿Es un crótalo?

Los crótalos o víboras tienen ciertas características que los distinguen de las serpientes no venenosas:

  • Pupilas con hendidura vertical

  • Fosas termoceptoras entre los ojos y la nariz

  • Colmillos retraíbles

  • Filas de escamas únicas a lo largo de toda la parte inferior de la cola

  • Cabeza triangular (como una punta de flecha)

Las serpientes no venenosas suelen tener:

  • Cabezas redondeadas

  • Pupilas redondas

  • No tienen fosas termoceptoras

  • Carecen de colmillos

  • Filas de escamas dobles a lo largo de la parte inferior de la cola

Si se ve una serpiente sin colmillos, no se debe creer que no es venenosa, porque los colmillos pueden estar retraídos.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

  • Hospitalización para la observación de las mordeduras con envenenamiento

El personal médico de urgencias debe tratar de determinar si se trataba de una serpiente venenosa, de qué especie, y si esta inyectó el veneno.

Las marcas de mordedura sugieren, a veces, si se trataba de una serpiente venenosa. Los colmillos de una serpiente venenosa por lo general producen una o dos punciones grandes, mientras que los dientes de serpientes no venenosas suelen dejar muchas hileras pequeñas de rasguños. Sin una descripción detallada de la serpiente, el médico puede tener dificultades para determinar el tipo de especie que causó la mordedura.

El envenenamiento se reconoce por sus síntomas característicos. Las personas mordidas por una serpiente venenosa suelen permanecer en el hospital de 6 a 8 horas en observación por si aparecen síntomas. Para evaluar los efectos del veneno se realizan diversas pruebas.

Tratamiento

  • La extremidad que ha recibido la mordedura se coloca por debajo del nivel del corazón, se inmoviliza, y se retira la ropa o los adornos que puedan crear un efecto constrictivo

  • Antídoto

Los primeros auxilios pueden ser útiles hasta que llegue la ayuda médica. Cualquier persona afectada por la mordedura de una serpiente venenosa debe ser alejada de la distancia de alcance de la serpiente, mantenerla tan relajada y quieta como sea posible y trasladarla de inmediato al centro médico más cercano.

Debe inmovilizarse la extremidad mordida sin apretarla demasiado y mantenerla a una altura un poco inferior al corazón. Se deben retirar anillos, relojes de pulsera y la ropa apretada de la zona de la mordedura. Conviene evitar el alcohol y la cafeína. Se desaconsejan, por peligrosos, los torniquetes, las bolsas de hielo y abrir la zona de la mordedura con un corte. Succionar para eliminar el veneno no funciona.

Si no hubiese inoculación de veneno, el tratamiento es el mismo que para cualquier herida punzante.

El antídoto contra el veneno (suero antiofídico) es la parte más importante del tratamiento, si se inoculó veneno y si los síntomas indican una mordedura grave, El antídoto contra el veneno contiene anticuerpos que neutralizan los efectos tóxicos del mismo. La efectividad del antídoto depende de la rapidez de su administración. El antídoto contra el veneno es más eficaz cuando se administra poco después de la mordedura. Se administra por vía intravenosa.

En los Estados Unidos hay antídotos para todos venenos de serpientes originarias de allí.

El tratamiento en cuidados intensivos es necesario para las personas con envenenamiento grave. La persona requiere monitorización intensiva para tratar las complicaciones del envenenamiento. A las personas con hipotensión se les administran líquidos por vía intravenosa. Si el afectado presenta problemas de coagulación sanguínea, puede ser necesario administrar más cantidad de antídoto, plasma congelado o factores de coagulación concentrados (crioprecipitado) o bien se deben realizar transfusiones de plaquetas.

El pronóstico depende de la edad de la persona y de su estado general de salud, así como de la localización y la cantidad de veneno tras la mordedura. Casi todas las personas mordidas por una serpiente venenosa sobreviven si se tratan a tiempo con cantidades adecuadas de suero antiofídico.

Enfermedad del suero

Los antídotos de crótalo se hacen a partir de suero de oveja que ha sido inmunizada con veneno de serpiente. La administración en personas de proteínas ajenas al ser humano, como los anticuerpos de suero de oveja, provoca en algunas ocasiones una reacción inmunitaria conocida como enfermedad del suero.

Dicha enfermedad provoca fiebre, erupción cutánea y dolor en las articulaciones aproximadamente entre 1 y 3 semanas después de recibir el medicamento. A veces se produce daño renal.

La enfermedad del suero es mucho menos frecuente con antídotos obtenidos a partir de ovejas que con los antiguos antídotos obtenidos a partir de caballos, pero aún se presenta en aproximadamente 1 de cada 6 personas.

Los médicos tratan la enfermedad del suero con antihistamínicos, como la difenhidramina, y corticoesteroides.

Recursos en este artículo